El Papa visita Chipre con el foco puesto en “el drama de la migración”, que calificó como “la guerra” de nuestros días

"No podemos quedarnos callados y mirar para otro lado en esta cultura de la indiferencia”, sostuvo, recalcando que "tenemos que ir contra este vicio de acostumbrase a estas tragedias que leemos en los periódicos".

0
666

El Papa Francisco afirmó este viernes que el drama de la migración hacia Europa es “la guerra” de nuestros días y que los migrantes son los esclavos actuales.

“Pienso en muchos que tuvieron que volver porque los rechazaron y terminaron en campos de concentración, verdaderos campos de concentración, donde las mujeres son vendidas, los hombres torturados, esclavizados”, expresó el sumo pontífice en una ceremonia con refugiados en Chipre, donde llegó ayer jueves para una visita de dos días.

Nos recuerda la historia del siglo pasado, de los nazis, de Stalin, y nos preguntamos cómo pudo ocurrir. Pero lo que ocurrió en el pasado está ocurriendo hoy en las costas vecinas“, lamentó el Sumo Pontífice.

“Es la guerra de este momento, es el sufrimiento de hermanos y hermanas que no podemos callar”, agregó, a la vez que llamó a no guardar silencio ante la situación.  “No podemos quedarnos callados y mirar para otro lado en esta cultura de la indiferencia”, sentenció.

Acostumbrarse es una enfermedad grave”, continuó Francisco, “y no hay antibiótico para esta enfermedad”. Por ello, pidió acción. “Tenemos que ir contra este vicio de acostumbrase a estas tragedias que leemos en los periódicos”.

Visita a Chipre

El Papa Francisco llegó ayer jueves a Chipre haciendo un llamamiento a la “unidad”, en plena crisis migratoria en Europa y en una isla dividida en dos (con el norte ocupado por los turcos), durante la primera etapa de un viaje de cinco días que incluirá también a Grecia.

Se trata de la segunda visita de un papa a Chipre, una isla poblada especialmente por cristianos ortodoxos, tras la realizada por Benedicto XVI en 2010.

El avión del pontífice, de 84 años, aterrizó en el aeropuerto de Larnaca, al sur de la isla, entre cánticos de “le queremos, papa Francisco”, de un grupo de niños.

A su llegada al aeropuerto, las autoridades chipriotas recibieron al Papa con una banda de música y la alfombra roja desplegada bajo un sol resplandeciente.

El sumo pontífice se dirigió justo después a la catedral maronita de Nuestra Señora de la Gracia, en Nicosia, donde se reunió con el patriarca de esta iglesia católica oriental (que representa a menos del 1% de la población chipriota, pero está presente en Siria y Líbano), el cardenal Béchara Rai.

Para construir un futuro digno para el ser humano hay que trabajar juntos, superar las divisiones, tirar los muros y cultivar el sueño de la unidad“, declaró el papa en la catedral.

(Con información de Deutsche Welle)

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí