domingo, julio 21, 2024

No grite y refuerce positivamente: claves para enseñar dónde orinar a un cachorro

Debe leer

Médico veterinario recomienda definir un solo lugar donde realice sus necesidades. Hay aromas atrayentes y repelentes para entrenarlos.

Como parte del espíritu navideño, muchos integraron un perro a la familia. Luego de este momento mágico, hay que entrenar al cachorro en hábitos de higiene.

“Mientras un cachorro es amamantado, su madre lo lava con su lengua, limpiando sus heces y orina. Al ser separado de ella, queda desorientado y orinará en lugares que le sean más cómodos, como la alfombra cuya textura se asimila al ambiente abrigado donde estaba junto a su madre y hermanos”, explica María de los Ángeles Martínez, médico veterinario de Laboratorio Drag Pharma.

La desesperación de los tutores llega cuando encuentran orina en distintos lugares, como living, comedor y dormitorios, ya que el cachorro está acostumbrado a la compañía y buscará áreas donde se reúnen las personas.

“Por esto es clave entrenar en reglas de higiene al cachorro desde el minuto que se incorpora a su nueva familia. Si un perro adulto orina en cualquier lugar de la casa, es porque el tutor no lo educó de la manera correcta”, advierte la dra. Martínez.

Limpiar, desodorizar y paciencia

Para entrenar a un cachorro dónde hacer sus necesidades, la experta aconseja:

Baño listo: desde el momento de la adopción hay que tener un lugar preparado donde el cachorro pueda hacer sus necesidades sin generar malos olores ni manchar.

Generalmente es el balcón, cuando es departamento. De adulto querrá seguir orinando en el mismo sector donde lo educaron de cachorro.

Presentarle su sector: instalar alfombrillas sanitarias de entrenamiento en el sector asignado como “baño”. A estas sabanillas se puede agregar un educador sanitario en  gotas con aroma similar a la orina, como Pichichi, sólo perceptible para el desarrollado olfato del perro. Esto ayudará al cachorro a identificar “este es mi lugar, aquí puedo orinar”.

“No hay que colocar alfombrillas sanitarias en cada lugar de la casa donde hace sus necesidades, porque estaremos reforzando la mala conducta de orinar en distintos lugares”, advierte.

Limpiar y desodorizar: cada vez que el cachorro orine en un lugar indeseado, hay que limpiar perfectamente y luego desodorizar.

“Un lugar que dejó marcado con orina lo asociará a que puede orinar ahí nuevamente”, advierte la dra. Martínez.

Existen spray que eliminan malos olores provenientes de desechos orgánicos de las mascotas, como Quit Olor.

Repeler: también se puede aplicar repelentes para que el cachorro no se acerque al lugar donde no queremos que orine. Hay opciones con aroma a citronella (parecido al limón), como Pet Out.

Reforzar positivamente: al descubrir al cachorro orinando en un lugar indeseado, el principar error que comenten los tutores es gritar y asustarlo.

Hay que enfocarse en corregir, llevando inmediatamente al perro al lugar designado como baño, para que huela su sabanilla y la identifique con su “baño”. Se puede empapar su alfombrilla sanitaria con su propia orina, para hacerla más atractiva.

Cuando orina en su “baño”, hay que premiarlo con cariños o un snack blando.

Paciencia: entrenar a un cachorro implica actuar con paciencia y repetición. El resultado dará frutos, porque “cuando un perro es educado desde pequeño, al crecer mantendrá su hábito y sabrá que tiene un lugar para hacer sus necesidades”, concluye María de los Ángeles Martínez.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Lo más reciente

Tras ser publicado en el Registro Federal de EEUU, entra a regir el Systems Approach para la uva de mesa chilena

El Federal Register de los EEUU, (el simil chileno del Diario Oficial) publicó el viernes, la notificación final de...

Los destacados del día