Ojo con los lunares

0
372

La radiación ultravioleta del sol es la responsable directa en más del 90% de los casos de cáncer a la piel; por eso es importante ser responsables con el uso de protectores solares, cuidarnos del sol, y estar atentos a nuestros lunares.

Los lunares son pequeñas manchas que aparecen en la piel, y la mayoría de ellos se presentan desde el nacimiento y son benignos, pero hay otros que son adquiridos con el tiempo.“Para evitar la aparición de lunares a causa del sol, se deben usar foto protectores en las zonas expuestas, y evitar ponerse al sol entre las 10:00 y 16:00 horas, además de usar la ropa adecuada”, señala la Dra. Paula Giacaman, dermatóloga de Clínica INDISA.

Los que crecen producto de la exposición al sol pueden ser malignos, así como los que se originan en lesiones pigmentadas que ya existían y se conocen como melanoma, un tipo de cáncer de piel muy agresivo si no se detecta tempranamente, y que en su etapa inicial puede tener una apariencia similar a la de los lunares benignos.

Por esto, es muy importante hacerse un chequeo una vez al año para revisar todos los lunares del cuerpo.

  1. Examina el rostro, sin olvidar las orejas y el cuero el cabelludo. 
  2. Revisa la palma y el dorso de las manos, incluyendo uñas y antebrazos.
  3. Observa el cuello, pecho y vientre, poniendo atención a la zona bajo los senos.
  4. Frente a un espejo de cuerpo entero y con un espejo de mano, ve si hay alguna lesión sospechosa en la nuca, hombros o espalda.

Con la técnica del ABCDE puedes saber cuándo es mejor acudir a un especialista. Un lunar es sospechoso si cumple con uno o más de estos signos:

  • Asimetría.
  • Bordes irregulares.
  • Color no homogéneo.
  • Diámetro mayor a 6 mm. 
  • Evolución: cuando se produce alguna anomalía, como sangrado, inflamación, enrojecimiento, endurecimiento, picor, etc.

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí