La (IN)seguridad nuestra de cada día: en las últimas dos semanas han asesinado con alto poder de fuego y extrema crueldad a más de una treintena de personas

Asesinatos, baleos, portonazos y encerronas marcan el día a día en el país y como lo advierte el presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Soto, que la crisis de seguridad pública es la “más grave de nuestra historia”, afirmando que mientras la violencia y el narcotráfico sigan “ganando la batalla en los barrios de Chile” no existirá posibilidad alguna de desarrollo ni menos disfrutar de los derechos sociales.

0
1279

Chile no estaba habituado a la cantidad de brutales y crueles crímenes que se vienen sucediendo desde la administración Piñera y que se han intensificado en este Gobierno. Hasta antes del tsunami migratorio -otro legado Piñera- Chile tenía una criminalidad definida por asaltos, “cogoteos”, lanzazos y, de vez en cuando un asesinato por riña o pago de deudas entre delincuentes. Sin embargo, en el último tiempo los hechos de sangre han aumentado y junto a ellos el grado de violencia que los marcan, con un marcado “tono importado” que dan cuenta de la crueldad de sus autores con métodos usados en países como Venezuela, México o Colombia, puesto que se han encontrado cuerpos dentro de automóviles quemados, cuerpos acribillados al interior de tambores, otros que han sido dejados en la vía pública tras botarlos desde un automóvil, entre otros, lo cual marca un cambio en el paradigma de la delincuencia en Chile y cuyas policías no estaban preparadas para este tipo de criminalidad organizada, fuertemente armadas y que saben que Carabineros y la PDI están desprestigiadas y no cuentan con apoyo político,por lo tanto les ha sido fácil tomar control territorial de las zonas narco donde ellos -los criminales- ejercen el control. Pero la responsabilidad o mejor dicho la irresponsabilidad política es total; y parte con los rimbombantes e inútiles planes de Prevención del Delito que presentaba el gobierno de Piñera y que en la práctica solo fueron escenas para la tele pero que no dieron ningún resultado cuestión que heredó el actual gobierno que intenta retomar el control territorial.

Se apilan los muertos colombianos por ajustes de cuenta

Es así que la PDI reveló hace algunos meses un aumento en un 36,7% de los homicidios respecto a los registrados en la misma fecha de 2021, incluso el informe muestra que entre enero y mayo de este año se contabilizan 351 casos respecto a los 277 del año pasado.

Incluso ese estudio revela que la Región Metropolitana es la que encabeza el índice con 142 asesinatos hasta esa fecha, seguida por la región del Biobío con 48 y Valparaíso en tercer lugar con 34 homicidios.

Asimismo, el documento da cuenta que las víctimas extranjeras aumentaron de 26 a 36 en un año, siendo la mayoría de ellos -26 del total- de nacionalidad colombiana y una de las conclusiones a la que llega la policía civil es que el alza de los crímenes viene aparejado con el aumento de bandas criminales producto del narcotráfico y de las armas de fuego.

Además, también se demuestra un incremento en el uso de armas de fuego para cometer estos crímenes, pasando de 138 a 217 en solo un año, estableciéndose que 6 de cada 10 asesinatos fueron realizados por un arma de fuego.

A todo lo anterior se debe sumar los crímenes hechos por “sicarios”, asesinos a sueldo que matan por encargo, tal como en las películas, ya que en el último tiempo se ha visto más a menudo este tipo de hechos que dejan en evidencia un cambio en el tipo de crímenes.

Crímenes suben más que el dólar

Los crímenes durante este año se han incrementado, puesto que durante los primeros seis meses del año se registraron 413 homicidios, cifra que representa un 30% respecto a 2021, lo cual demostraría el aumento de los niveles de violencia en el país.

El 2022 se inició con el crimen de Byron Castillo, un camionero que murió tras ser lanzado desde un paso nivel en las cercanías de Antofagasta, hecho ocurrido en febrero y donde los cuatro implicados son de nacionalidad venezolana.

A este hecho le sigue la muerte de la periodista Francisca Sandoval, quien murió tras recibir un balazo mientras cubría la marcha en el Día del Trabajador, el cual fue percutado por un comerciante del barrio Meiggs.

Sin embargo, en las últimas dos semanas se puede apreciar un aumento en la cantidad de crímenes ocurridos en distintas partes del país, siendo uno de los más macabros el ocurrido en Valparaíso donde bajo el puente Las Cucharas de Viña del Mar, donde fue hallado un cadáver de un hombre de 32 años con impactos balísticos al interior de un tambor.

Otro que está siendo investigado por la PDI es lo ocurrido en Lo Prado, donde un cuerpo de hombre de 57 años fue descubierto al interior de un armario en su propia casa con heridas cortantes atribuibles a terceras personas.

Asimismo, en la misma comuna un ciudadano colombiano fue acribillado a balazos luego de una eventual riña.

En San Miguel, en tanto, un ciudadano colombiano que se encontraba en una vivienda fue abatido por desconocidos que llegaron premunidos de armas de fuego.

Otro crimen fue el ocurrido en Los Ángeles, Región del Biobío, donde un hombre adulto y una menor de edad fueron asesinados cuando circulaban en un automóvil particular.

También en Los Ángeles dos cuerpos de hombres fueron encontrados al interior de un vehículo abandonado en calle Ruiz Aldea.

En Santiago, por su parte, un hombre de nacionalidad peruana fue asesinado de un disparo en la cabeza en el barrio Yungay cuando compartía con su familia, luego que dos personas -un hombre y una mujer- llegaron al lugar y sacaron un arma de fuegos descerrajando dos tiros.

En Arica, sin embargo, es donde más se demuestra el aumento de crímenes, ya que un hombre de nacionalidad chilena murió tras recibir varios disparos, con lo cual la cifra de asesinatos en esa zona llega a 24 en lo que va corrido de año.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados y Diputadas, Raúl Soto, advirtió que la crisis de seguridad pública es la “más grave de nuestra historia”, afirmando que mientras la violencia y el narcotráfico sigan “ganando la batalla en los barrios de Chile” no existirá posibilidad alguna de desarrollo ni menos disfrutar de los derechos sociales.  Pero también hay que decirlo, el Parlamento en su conjunto no ha sido el más ayudador para enfrentar la crisis de inseguridad, porque más allá de vociferar y culpar al respectivo gobierno de turno poco y nada hacen.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí