Rusia obligada a reforzar el frente ante dura derrota en Kiev y estancamiento de varios frentes de ataque

Hasta ahora, Rusia no ha logrado conseguir ningún verdadero golpe de efecto real en su invasión a gran escala, mientras la defensa ucraniana parece aumentar cada vez más pese a la enorme desproporción de fuerza entre los combatientes.

0
1014

Los esfuerzos rusos de dar un fuerte golpe de efecto anoche fracasaron rotundamente, luego que el intenso ataque efectuado anoche contra la capital fuera rechazado por las fuerzas defensoras encabezadas personalmente por el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy.

La batalla por la capital implicó un duro varapalo a las fuerzas rusas, que avanzaron desde el norte en dos columnas más el apoyo de tropas aerotransportadas, Justamente la defensa antiaérea ucraniana derribó dos enormes aviones de transporte IL-76 en los que se estaban trasladando, de acuerdo a fuentes sin confirmar plenamente aun, más de 200 paracaidistas rusos. Además, la captura de una central eléctrica que alimenta a la ciudad también terminó en derrota, luego de que las fuerzas defensoras lograran recapturarla.

Ante el fracaso, las fuerzas militares rusas aparentemente estarían resignándose a solo rodear la urbe de casi 3 millones de habitantes y avanzar hacia el sur, en un aparente esfuerzo para combinarse con las fuerzas procedentes desde Crimea.

Sin embargo, la aparente maniobra (no confirmada aun) estaría fracasando ante la imposibilidad rusa de sostener el apoyo logístico, en especial combustible. A través de redes sociales se han masificado las imágenes y videos de unidades completas paradas en las carreteras y esperando la llegada de medios de abastecimiento.

Desde el sur, en tanto, la ofensiva rusa también ha sufrido un duro parón. Si bien lograron anotarse la captura de la primera ciudad de cierto tamaño e importancia (Melitopol, hacia el noreste de Crimea), el frente suroccidental se estancó. Los informes de captura de Kherson, luego de duros combates quedaron en nada luego de confirmarse una nueva contraofensiva ucraniana que aseguró (de momento) la posesión de la ciudad. Los intentos rusos de ignorar la ciudad luego de esto y encaminarse al occidente rumbo a los puerto de Odessa y Mykolaiv, también fracasaron, luego que las tropas ucranianas lograran destruir varios puentes y rechazar el asalto de fuerzas aerotransportadas e infantería de marina.

En el noreste, a su vez, las fuerzas militares rusas han sufrido sus mayores derrotas hasta el momento. Los sucesivos ataques a Jarkov desde el minuto 1 de la guerra se han saldado en sonados fracasos, con la pérdida de numeroso equipo militar, pese a que los rusos han utilizado masivamente ataques aéreos, bombardeos de misiles balísticos y artillería, junto al ataque de fuerzas mecanizadas. La cercana ciudad de Sunny, en tanto, parece haber cambiado varias veces de mano y aparenta estar en estos momentos (al menos parcialmente) aun en control ucraniano.

En el frente sureste, también arroja un fracaso parcial del ataque ruso. El puerto de Mariupol, junto al mar de Azov, ha sufrido un duro bombardeo. La posesión de la ciudad permitiría abrir la ruta costera y conectar directamente por tierra territorio ruso con Crimea, pero los ucranianos han concentrado en la ciudad y su perímetro algunas de sus mejores unidades, que han logrado hasta ahora contener los ataques, incluso una operación anfibia a sus espaldas.

Finalmente, desde el Donbás, el frente apenas ha sufrido cambios. Ello podría deberse a que los rusos han optado por mantener clavadas a las fuerzas ucranianas (algunas de ellas las más experimentadas de su ejército) o, al revés, a la imposibilidad de lograr romper el frente mas allá de avances muy localizados que han sufrido fuertes contraataques de los defensores.

Frente a este escenario, Rusia esta movilizando su segundo escalón, en especial, fuerzas de artillería pesada, lo que podría implicar lamentables consecuencias para los civiles atrapados en las ciudades ucranianas que resisten ante el avance. Además, la flota rusa ha redoblado el bloqueo de la costa ucraniana en el Mar Negro. Recordemos que hasta el momentos tres buques mercantes de banderas neutrales han sido atacados por fuerzas navales rusas, lo que ha dejado varios heridos.

El gobierno de Ucrania señala haber causado mas de 3 mil bajas a los invasores, mientras el Kremlin se niega a reconocer bajas e insiste en que se trata de una serie de ataques exclusivamente centrados en infraestructura militar, algo totalmente desmentido por las innumerables imágenes que saturan las redes sociales y los medios de comunicación.

Por otra parte, Moscú ha aumentado sus presiones para conseguir que algunos de sus aliados envíen fuerzas militares para colaborar en la invasión.

Sin embargo, Kazajistán rechazó anoche los pedidos, como también el reconocer a las republicas separatistas del Donbás, temiendo el antecedente que ello implica para su numerosa población étnicamente rusa.

El gobierno de Belarús, a su vez, intenta por todos los medios evitar el involucramiento de sus fuerzas, pese a que su territorio es el punto de partida de varios ataques rusos contra Ucrania. El Presidente Aleksandr Lukashenko pidió anoche un plazo de 72 horas para sumar sus fuerzas, apostando a que la guerra pueda acabar antes, algo que, en vista de lo ocurrido la última jornada parece cada vez más lejano, pese la enorme desproporción de fuerzas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí