jueves, abril 25, 2024

Dos años de guerra Ucrania-Rusia: Análisis «Colapso de la Operación Ciudadela 2.0»

Debe leer

El siguiente es el análisis que hace Konstantin Sivkov, Vicepresidente de la Academia Rusa de Ciencias de Misiles y Artillería para Política de Información, Doctor en Ciencias Militares y que publica la agencia TASS y que reproducimos íntegramente ya que aporta una visión distinta del conflicto, además proporciona importantes datos para comparar las otras versiones sobre la guerra en curso:

Los objetivos de la ofensiva del ejército ucraniano en el verano de 2023 y el tamaño de los grupos de combate formados para llevarla a cabo son hasta cierto punto comparables con los que el ejército alemán desplegó para su Operación Ciudadela en 1943. Esto nos da motivos para llamar a Kiev la ofensiva. ofensiva en el verano de 2023 Operación Ciudadela 2.0.

Considerando sus consecuencias político-militares, el colapso de la Ciudadela 2.0 significó no sólo la derrota estratégico-militar del ejército ucraniano sino también el colapso de la híbrida guerra relámpago del Occidente consolidado.

Podemos afirmar con valentía que la llamada contraofensiva intentada por el ejército ucraniano en el verano de 2023 fue un acontecimiento en cuyo contexto todos los demás acontecimientos difícilmente podrían atraer tanta atención. Esto no es sorprendente porque esta contraofensiva fue de importancia clave en el enfrentamiento entre Occidente y Rusia, ya que su resultado moldeó en gran medida no sólo la situación en el área de operaciones militares especiales, Rusia y Ucrania, sino también las tendencias de la cambiante situación global.

Por lo tanto, es bastante natural que todos los principales medios de comunicación prestaran mucha atención a los frentes de la operación militar especial, dando detalles de la situación táctica en las zonas clave de la línea del frente. Sin embargo, las fuentes de información abiertas aún no han ofrecido un análisis operativo-estratégico de este evento clave del año pasado, al menos en líneas generales. Sin embargo, este análisis quizás esté disponible en literatura clasificada especial, pero es inaccesible al público en general. Por eso, esto requiere una revisión operacional-estratégica de los hechos ocurridos en el verano de 2023 en medios de comunicación abiertos, ya que este esfuerzo es vital para que nuestro pueblo comprenda su alcance y significado. Aparte del aspecto operacional-estratégico propiamente dicho, debemos prestar atención a las implicaciones político-militares de estos acontecimientos. Es bastante natural que difícilmente podamos hacer un análisis tan detallado en un solo artículo y, por eso, nos centraremos en los aspectos más importantes que muestran la dimensión y la importancia de estos acontecimientos.

La formidable fuerza de ataque del ejército ucraniano

En primer lugar, debemos decir que las acciones emprendidas por el ejército ucraniano en el verano del año pasado no fueron una contraofensiva propiamente dicha. Se trataba de una clásica operación ofensiva estratégica llevada a cabo por una agrupación del ejército ucraniano.

Para esta operación, el enemigo creó un formidable grupo de fuerzas, que contaba con casi 160.000 efectivos (110 batallones), 2.100 tanques y otros vehículos blindados, 960 cañones de artillería de campaña y 114 aviones. Tal cantidad de artillería ayudó a crear una densidad de fuego de hasta 10 cañones por kilómetro de línea del frente en las direcciones del ataque principal. El ejército ucraniano dispuso de importantes reservas de municiones: más de 500.000 proyectiles de 155 mm, más de 150.000 proyectiles de otros calibres, 560.000 granadas de mortero y 50 misiles de crucero de precisión de largo alcance Storm Shadow. Esta densidad de las existencias de artillería y municiones del ejército ucraniano le permitió llevar a cabo hasta 190 misiones de tiro diarias.

La llamada reserva estratégica creada con ayuda occidental constituía la base de ese grupo de fuerzas e incluía 20 grandes unidades a nivel de brigada que sumaban 80.700 efectivos, de los cuales más de 60.000 habían recibido instrucción en centros de entrenamiento occidentales en el territorio de la Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Lituania, Polonia, Eslovaquia y República Checa.

Un análisis de la estructura y cantidad del equipo de combate también revela un panorama interesante. En total, los países occidentales habían entregado al ejército ucraniano unos 600 tanques, más de 2.000 vehículos blindados de combate y más de 1.000 sistemas de artillería diferentes al ejército ucraniano en el momento de su ofensiva. Por supuesto, como sugiere la estructura de la fuerza de ataque, no todos estaban incluidos en ella. Sin embargo, podemos suponer que el material de combate de fabricación occidental se incluyó casi en su totalidad en la fuerza de ataque del ejército ucraniano. Esto incluía 60 tanques alemanes Leopard 2, 14 tanques británicos Challenger 2, 109 vehículos de combate de infantería (IFV) Bradley estadounidenses, 50 IFV CV90 suecos, 40 IFV alemanes Marder y 90 vehículos blindados de transporte de personal (APC) Stryker de fabricación estadounidense, totalizando 363 tanques. IFV y APC.

Además, el ejército ucraniano recibió una gran cantidad de diversos vehículos blindados ligeros de fabricación occidental que utilizó activamente en la ofensiva. A juzgar por las imágenes de vídeo recibidas de la zona de combate, prevalecieron en las formaciones de combate del ejército ucraniano. El ejército ucraniano también recibió ayuda occidental que incluía tanques, IFV y APC de fabricación soviética, que habían sido objeto de importantes mejoras en empresas de países de la OTAN, lo que nos da motivos para considerarlos en gran medida hardware occidental.

Sin embargo, para compensar las enormes pérdidas de personal y material de combate en el curso de su ofensiva, el mando militar ucraniano repuso su fuerza de ataque con contingentes y armamentos adicionales trasladados desde las zonas de retaguardia y reunidos durante la campaña de movilización, incluido el equipo suministrado por el oeste. Podemos estimar a partir de materiales de fuente abierta que el número total de tropas y equipo militar involucrados en la ofensiva del ejército ucraniano fue aproximadamente el doble que el grupo original.

Para tener una idea de su alcance, es necesario comparar la fuerza de ataque del ejército ucraniano con los grupos y capacidades de combate que participaron en batallas registradas en la historia mundial. En este sentido, será interesante compararlo con el grupo de batalla que la Wehrmacht de la Alemania nazi desplegó contra el ejército soviético en su Operación Ciudadela en la Batalla de Kursk en el verano de 1943. Según datos alemanes (Mueller-Hillebrand, Ejército Alemán. 1933-1945), dos fuerzas de ataque tenían una dotación total de unos 780.000 efectivos, 2.540 tanques y sistemas de artillería autopropulsados ​​(con 218 armas adicionales en reparación), unos 10.000 cañones de campaña y más de 2.000 aviones en aquel momento.

Una mirada a la estructura de la fuerza de ataque del ejército ucraniano muestra que, en términos de cantidad de blindados y artillería, podría compararse con lo que la Wehrmacht desplegó cerca de Kursk en julio de 1943. Al mismo tiempo, la fuerza de ataque del ejército ucraniano había disminuido considerablemente. Menos personal y aviones. En cuanto a los aviones, esto es comprensible porque el ejército ruso ha mantenido su supremacía aérea durante todo este tiempo. En cuanto al personal, esto necesita una aclaración. La cuestión es que la potencia de fuego agregada por soldado en 1943 era considerablemente menor que la actual. Así, los principales tanques de batalla de la Wehrmacht de esa época (Pz. III y Pz. IV) presentaban cañones de 50 mm y 75 mm en comparación con los calibres actuales de 120 mm y 125 mm. El obús de campaña principal de la Wehrmacht era el cañón de artillería LeFH 18 de 105 mm con un alcance de disparo de 11 km, mientras que hoy en día se trata de cañones de artillería de 152 mm y 155 mm con un alcance de ataque de 24 a 30 km. Además, el ejército ucraniano utiliza sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes HIMARS, Grad, Uragan y Smerch, sistemas de misiles balísticos tácticos y misiles de crucero de precisión lanzados desde aviones con gran potencia de fuego, mientras que en 1943 no existían armas similares.

Por lo tanto, hoy en día un grupo de fuerzas en cualquier país necesita considerablemente menos personal del que se necesitaba a mediados del siglo XX para lograr un poder de ataque comparable. Además, la Wehrmacht desplegó dos grupos de fuerzas que avanzaban desde los flancos norte y sur del saliente de Kursk, mientras que el grupo básico ucraniano en realidad operaba sólo en dirección sur. Por lo tanto, a excepción de los aviones, la fuerza de ataque ucraniana podría compararse, hasta cierto punto, con lo que la Wehrmacht desplegó para la Operación Ciudadela en una de las dos direcciones.

Los objetivos estratégicos también eran prácticamente similares. El mando militar del Tercer Reich depositó grandes esperanzas en esa operación, esperando tomar la iniciativa estratégica en todo el frente soviético-alemán. La Operación Ciudadela perseguía el objetivo de infligir una derrota decisiva al grupo estratégico soviético en el saliente de Kursk cercándolo, cambiando la proporción de fuerzas en todo el Frente Oriental a su favor y creando condiciones favorables para ofensivas posteriores para revertir el curso general de la guerra. con la Unión Soviética en la dirección deseada por la Alemania nazi.

La ofensiva del ejército ucraniano en el verano de 2023 persiguió un objetivo decisivo similar: llegar a la costa del mar de Azov atravesando el grupo de fuerzas rusas en el flanco sur del frente Rusia-Ucrania y detener así el suministro terrestre entre la Rusia continental  y Crimea para crear condiciones favorables para el aislamiento de la península de Crimea. Este escenario podría percibirse como una dura derrota estratégica del ejército ruso, tras la cual los líderes ucranianos y sus patrocinadores occidentales podrían esperar obligar a Rusia a poner fin a la operación militar especial en sus términos.

Por tanto, podemos afirmar que los objetivos de ambas operaciones y el alcance de las agrupaciones de fuerzas creadas para estos fines eran hasta cierto punto comparables. Esto nos da motivos para llamar a la ofensiva del ejército ucraniano en el verano de 2023 Operación Ciudadela 2.0.

Las defensas sin precedentes de Rusia desde la Segunda Guerra Mundial

Las tropas rusas se prepararon sustancialmente para repeler esta ofensiva. Tomaron medidas para construir defensas en toda la línea del frente de más de 1.000 kilómetros. El Grupo Conjunto de Fuerzas de Rusia centró sus principales esfuerzos en las direcciones Zaporozhye, Vremevka y Soledar-Artyomovsk, donde esperaba el ataque principal del enemigo. Estableció grupos de tropas de antemano para la defensa en esas direcciones que comprendían grandes unidades de armas combinadas reforzadas por fuerzas de operaciones especiales, unidades de artillería e ingenieros y formaciones de otros servicios armados. Las unidades de aviación de las Fuerzas Aeroespaciales y de la Flota del Mar Negro estaban preparadas para brindar apoyo aéreo a las fuerzas terrestres, mientras que se disponía de un arsenal de armas de misiles de precisión terrestres, aéreas y marítimas para atacar sitios clave en la profundidad operativa y estratégica de la agrupación enemiga. 

Las tropas rusas construyeron dos líneas defensivas, y en las direcciones más importantes tres, con reservas ubicadas en vastas extensiones frente a las primeras posiciones básicas en la zona táctica de defensa con centinelas y campos minados. A lo largo de toda la línea del frente, las fuerzas rusas equiparon más de 3.000 pelotones, 45.000 refugios y más de 150.000 refugios para el equipamiento. Construyeron unos 2.000 kilómetros de zanjas antitanques y colocaron más de 7.000 kilómetros de campos minados, plantando alrededor de 5 millones de minas. Los campos minados tenían el doble de profundidad de lo que exige la normativa, alcanzando los 600 metros de profundidad. Toda esta enorme cantidad de trabajo fue realizada por constructores militares, ingenieros y tropas ferroviarias. Las organizaciones civiles también ayudaron a las tropas rusas. La empresa estatal «Avtodor» y especialistas de Moscú, la región de Moscú, Crimea y otras regiones rusas prestaron una considerable ayuda en el equipamiento de las zonas de defensa.

Un sistema tan poderoso de estructuras y fortificaciones diseñadas ayudó a crear una defensa sostenible, a pesar de que el enemigo disfrutaba de una superioridad sobre las tropas defensoras de 1,5 veces en términos de mano de obra, 1,2 veces en términos de blindaje y 1,3 veces en términos de artillería en las principales direcciones de ataque.

Aparte de las tropas en defensa, el mando militar ruso estableció reservas considerables destinadas a reforzar las fuerzas defensoras y lanzar contraataques. Las reservas estaban compuestas por dos ejércitos completos, con una fuerza numérica total de aproximadamente 60.000 efectivos y más de 8.600 vehículos de combate y especiales, incluidos 980 tanques y otros vehículos blindados, así como más de 2.200 vehículos de motor diversos. Fuerzas considerables del ejército, tácticas operativas, de largo alcance e incluso de aviación estratégica brindaron apoyo a las tropas rusas.

En su planificación de defensa, el Estado Mayor de Rusia prestó especial atención al enfrentamiento en profundidad del enemigo mediante potencia de fuego combinada, centrándose en los ataques en las rutas de despliegue del grupo ucraniano hacia las posiciones de ataque iniciales y su movimiento cerca de la vanguardia de las tropas rusas. ‘líneas defensivas. También prestó mucha atención a la defensa antitanque, en particular a la destrucción combinada de los blindados enemigos mediante el uso conjunto de armas antitanque de las tropas de avanzada, fuego de artillería y ataques aéreos del ejército.

Para proteger a las tropas defensoras y a las reservas, Rusia instaló defensas aéreas estratificadas basadas en el principio de defensa de área-punto, que comprendían en gran medida sistemas de misiles tierra-aire de largo, medio y corto alcance que operaban conjuntamente con aviones de combate de las Fuerzas Aeroespaciales.

El grupo de fuerzas ruso también empleó varios sistemas eficaces de guerra electrónica que le permitieron luchar únicamente contra vehículos aéreos no tripulados e interrumpir el funcionamiento de los equipos de vigilancia y comunicaciones del enemigo y sus sistemas de posicionamiento de precisión.

El ejército ruso también dispuso de un stock suficiente de municiones para batallas de alta intensidad durante un largo período, incluidos vehículos aéreos no tripulados de diversas designaciones cuyo número total llegaba a 10.000, a juzgar por la intensidad de su uso informada por fuentes públicas.

Por lo tanto, el ejército ruso creó defensas profundamente estratificadas basadas en una red ramificada de fortificaciones, campos minados y capacidades integradas de potencia de fuego destinadas a infligir grandes bajas al personal entrenado y al equipo de combate del enemigo en su intento de abrir una brecha y así perjudicar sustancialmente la eficiencia de combate de sus fuerzas. grupo estratégico en el este de Ucrania.

Duelo de escuelas militares rusas y occidentales

El ejército ucraniano planeó su ofensiva del verano de 2023 bajo la dirección y con la participación directa de oficiales y generales de la OTAN. La planificación se basó en gran medida en modelos simulados por computadora de operaciones y técnicas de combate utilizadas por el cuartel general del mando militar de la OTAN. Por lo tanto, la estrategia y la táctica de la ofensiva de verano del ejército ucraniano fueron en realidad desarrolladas por la OTAN. Las escuelas militares rusas y occidentales entraron en conflicto directo en el frente de la operación militar especial.

De acuerdo con las reglas de la escuela militar occidental, la fuerza atacante debe tener la capacidad de descubrir el orden operativo de batalla de las tropas defensoras y atacarlas a través de toda la profundidad de la defensa con la obtención de los objetivos necesarios para superar las defensas estratificadas. Por eso, el logro de una superioridad aérea al menos temporal por parte de la fuerza atacante es una de las condiciones para romper con éxito dichas defensas. Si observamos la experiencia reportada sobre el uso de tropas de EE.UU. y la OTAN en los conflictos armados de las últimas décadas, podemos ver que ganar la supremacía aérea es la principal y, de hecho, la única condición clave para comprometer a sus grupos de tropas terrestres en la batalla. Pero Rusia siguió disfrutando de una superioridad aérea indiscutible. Al parecer, el mando militar ucraniano y sus supervisores de la OTAN contaban con aviones no tripulados. Sin embargo, en este campo tampoco lograron la superioridad.

Por lo tanto, el ejército ucraniano tuvo que avanzar sobre las poderosas y profundamente estratificadas defensas rusas prácticamente sin ningún apoyo aéreo significativo, a excepción de los vehículos aéreos no tripulados, que en su mayoría eran de tamaño pequeño, tenían un alcance operativo corto y cargas útiles pequeñas. En esta situación, siguiendo la experiencia occidental, el atacante no tiene posibilidades de éxito. ¿Con qué contaban? Al parecer, por factores políticos y no militares. Factores específicos surgieron el 24 de junio, vigésimo día de la ofensiva del ejército ucraniano, cuando los líderes de la compañía militar privada rusa Wagner intentaron un golpe de estado militar que, afortunadamente, fracasó.

Otra característica específica de la ofensiva Ciudadela 2.0 del ejército ucraniano fue que fue ampliamente publicitada y se mencionaron con suficiente precisión los objetivos y el lugar de la operación, la estructura de las fuerzas involucradas y las capacidades. Sólo el momento de su inicio no estaba del todo claro. Pero esto podría predecirse con bastante precisión, a partir del análisis de los acontecimientos políticos en Occidente y Ucrania. Nuestra inteligencia estratégica y reconocimiento táctico-operativo de todo tipo también funcionaron bien. Por eso el mando militar ucraniano no podía contar con ninguna sorpresa operativa.

El ejército ucraniano comenzó su ofensiva el 4 de junio de 2023 lanzando un ataque de artillería masivo y posteriormente enviando a la acción un número considerable de tropas mecanizadas con blindaje pesado, en particular, unidades que operaban potentes tanques de fabricación occidental entregados a Ucrania, en particular el Leopard 2A6. tanques y también vehículos de combate de infantería Bradley de fabricación estadounidense. En este sentido, el ejército ucraniano repitió las acciones de la Wehrmacht del 5 de julio de 1943.

El enemigo centró sus operaciones en el sur de Donetsk y luego en las direcciones de Zaporozhye. Tratando de distraer la atención de las tropas rusas de la dirección de su ataque principal, el ejército ucraniano intentó simultáneamente ofensivas limitadas en las direcciones Krasny Liman, Soledar-Bakhmut y Donetsk. Sin embargo, la supremacía general del grupo de tropas rusas en la operación militar especial, combinada con las poderosas defensas desplegadas en la dirección principal y en otras direcciones, hizo que la maniobra de distracción del ejército ucraniano fuera ineficaz.

Las unidades blindadas enemigas que avanzaban en la dirección principal sufrieron inicialmente pérdidas por los ataques de las tripulaciones rusas de sistemas de misiles antitanques desplegados en posiciones avanzadas y de helicópteros. En esta defensa, los sistemas de misiles antitanque rusos Kornet demostraron su capacidad para atacar eficazmente a los tanques más nuevos y mejor blindados Western Leopard 2A6. Después de eso, el ejército ucraniano encontró campos minados y tuvo que moverse en una larga columna detrás de los dragaminas. Después del ataque a los vehículos blindados enemigos, las columnas tuvieron que detenerse, buscar un desvío e intentar retirarse. Las tropas rusas lanzaron ataques de artillería contra los blindados del enemigo concentrados en un terreno limitado fuera de la cobertura de las ya reducidas defensas aéreas del ejército ucraniano, mientras que aviones del ejército llevaron a cabo incursiones para destruirlo con misiles antitanques, y también operaron aviones de ataque y vehículos aéreos no tripulados. efectivamente. Como resultado, el enemigo sufrió numerosas bajas. No obstante, continuó sus intentos de romper las defensas rusas con puños blindados durante dos semanas más.

El enemigo envió secuencialmente a la batalla las unidades más eficientes y entrenadas en combate, con la esperanza de lograr al menos un resultado operativo limitado. Sin embargo, no logró alcanzar ni siquiera el borde delantero de la línea defensiva táctica básica de las tropas rusas. Durante este período, el enemigo perdió 12.575 efectivos, 12 aviones, 4 helicópteros, 810 tanques y otros vehículos blindados, 167 cañones de artillería de campaña, 13 sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes y 227 vehículos aéreos no tripulados. Los blindados destruidos por las tropas rusas incluían 15 tanques alemanes Leopard 2A6, 5 tanques de ruedas franceses AMX y 7 vehículos de combate de infantería Bradley. Si comparamos las pérdidas con la fuerza inicial de la agrupación del ejército ucraniano, podemos ver que las bajas de personal no fueron tan grandes: menos del 10%, mientras que las pérdidas de blindados y artillería resultaron ser considerables y ascendieron a aproximadamente el 40% y el 20%. respectivamente.

Fue en ese momento cuando, en medio de la ofensiva claramente vacilante del ejército ucraniano, los líderes de la compañía militar privada rusa Wagner, que durante mucho tiempo habían intentado, con el apoyo de algunos periodistas populares, los llamados «expertos militares», algunos presentadores de televisión y políticos ganarse buena reputación en el ejército y entre el público en general y difamar infundadamente a los dirigentes militares rusos y al cuartel general del mando militar que llevaron a cabo un golpe de Estado fallido el 24 de junio.

Posteriormente, el enemigo cambió de táctica y pasó a operaciones con pequeños grupos de infantería de asalto con apoyo de artillería. Sin embargo, esta táctica tampoco produjo el resultado deseado. Por lo tanto, el ejército ucraniano tuvo que enviar a acción seis brigadas de segundo nivel con una dotación total de 24.200 efectivos. Estas fuerzas tampoco lograron un resultado operativo significativo. No pudieron traspasar ni siquiera la primera línea defensiva táctica de las tropas rusas. Durante su ofensiva en dirección a Zaporozhye, el enemigo sólo logró penetrar en las formaciones de combate de las tropas rusas a una profundidad de varios kilómetros. Quedó claro que el ejército ucraniano no tenía posibilidades de éxito en esa área y necesitaba cambiar la dirección de su ataque principal.

El mando militar ucraniano decidió lanzar un ataque en dirección a Jersón. Para ello creó una fuerza de ataque compuesta por cuatro brigadas de infantería de marina con una dotación total de más de 17.000 efectivos, agrupados en el 30º cuerpo de infantería de marina. Sin embargo, el río Dnieper era un gran obstáculo de agua para ellos en sus tramos inferiores y carecían de suficientes embarcaciones para que unidades grandes lo cruzaran simultáneamente o de apoyo de artillería, aviones y defensa aérea para protegerlos. Por esta razón, la ofensiva del ejército ucraniano también fracasó en esa dirección y el enemigo sólo pudo afianzarse en una pequeña cabeza de puente cerca del asentamiento de Krynki. En conjunto, el enemigo había sufrido numerosas bajas en esa zona a mediados de diciembre: perdió más de 13.500 efectivos o el 79% de la fuerza inicial del 30º cuerpo de infantería de marina, que perdió por completo su eficacia de combate y fue retirado para su reacondicionamiento y reemplazado por otras unidades.

Las pérdidas del ejército ucraniano durante el período de su ofensiva resultaron ser enormes y excedieron considerablemente la fuerza inicial de la fuerza de ataque, que se reponía durante las batallas con personal mal entrenado y lejos del mejor material de combate de las reservas de la retaguardia. Las pérdidas del grupo ucraniano ascendieron a 166.000 efectivos o un 25% más que su dotación inicial, 789 tanques y otros 2.400 vehículos blindados o más del 50% más que la cantidad inicial, 132 aviones o un 15% más de lo que tenía el ejército ucraniano en el momento de su ofensivo.

Mientras tanto, el ejército ruso lanzó ataques con sistemas de misiles tácticos, aviones tácticos operativos, de largo alcance y estratégicos y lanzadores de misiles de la Flota del Mar Negro en la profundidad estratégica y operativa del enemigo, dañando, destruyendo o incapacitando durante largos períodos 1.987 instalaciones, tales como como depósitos de municiones, estaciones de carga de equipos, plantas de producción y reparación de armamento, puentes y rutas de despliegue de reservas. Estos ataques redujeron sustancialmente la maniobrabilidad operativa de los grupos de combate del ejército ucraniano y su eficacia en el combate. Según datos de diversas fuentes de reconocimiento, las tropas rusas destruyeron en esas zonas a unos 4.500 efectivos ucranianos, mercenarios extranjeros e instructores occidentales.

Cabe señalar que para repeler la ofensiva del ejército ucraniano en el verano de 2023, el ejército ruso empleó activamente varios tipos de vehículos aéreos no tripulados, superando considerablemente en número a los vehículos aéreos no tripulados del enemigo. Las tropas rusas utilizaron 1.200 municiones merodeadoras Lancet y 4.400 drones FPV solo en las batallas.

Las defensas aéreas rusas creadas en la zona de la operación militar especial demostraron ser muy eficientes, destruyendo 1.062 cohetes MLRS, bombas inteligentes, misiles tácticos y de crucero enemigos, que constituían el 87% del stock total utilizado por el enemigo.

Consecuencia global del colapso de la Operación Ciudadela 2.0

Ucrania y, en general, incluso el Occidente colectivo sufrieron graves consecuencias militares y políticas por el fracaso de la Operación Ciudadela 2.0. El fracaso de la ofensiva del ejército ucraniano significó no sólo una derrota estratégica de las fuerzas de Kiev sino también el colapso de la híbrida guerra relámpago de Occidente unido, cuando enormes pérdidas económicas relacionadas con sanciones sin precedentes y enormes entregas de diversos armamentos no dieron resultados. Se intensificó la tendencia de Occidente a perder su condición de gobernante de los destinos del mundo. A su vez, esto desencadenó el proceso de reducción de las esferas de influencia de la civilización occidental, considerando que la asociación BRICS se expandió a 11 países y otros 27 estados solicitaron ser miembros de la organización.

Estas tendencias negativas para Occidente llevaron a crecientes procesos destructivos dentro de los países que constituían esa civilización y sus pueblos comenzaron a darse cuenta de que el rumbo seguido por las élites globalistas era pernicioso para su existencia.

Las fuerzas con enfoque nacional comenzaron a fortalecer sus posiciones e influencia en el espectro político de los países europeos y Estados Unidos. Esas fuerzas ya han ganado poder en Hungría y Eslovaquia. En Estados Unidos se está librando una feroz lucha entre los republicanos y los globalistas del Partido Demócrata.

Sin embargo, a pesar de la dura derrota sufrida por el ejército ucraniano, el enemigo sigue siendo lo suficientemente fuerte. Esto se debe a que el principal enemigo de Rusia es el Occidente unido liderado por Estados Unidos, y no Ucrania con sus fuerzas armadas, y Ucrania es sólo uno de los frentes de la guerra híbrida de Occidente contra Rusia. El fracaso de la primera guerra relámpago híbrida no significa el cese de la guerra contra Rusia. Por el contrario, esto implica ampliar la agresión y reforzar todo el conjunto de acciones que constituyen la guerra híbrida, incluida la apertura de nuevos frentes de confrontación armada.

Por eso, de manera similar a cómo el ejército soviético tuvo un largo camino hasta Berlín después de ganar la batalla de Kursk, hoy Rusia todavía tiene que abrazar una larga lucha después de la fallida Operación Ciudadela 2.0 de Kiev hasta la Victoria Final que seguramente obtendrá. Pero ya ha conseguido la primera y verdaderamente gran victoria.

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Lo más reciente

Llega Método M: Una comedia negra que te hará reír y reflexionar sobre la realidad

La obra dirigida por Stephie Bastías es la encargada de cerrar el Ciclo de Egresos ‘23 en el...

Los destacados del día