domingo, junio 23, 2024

Opinión: Arriba Chile querido

¿Qué educación y formación cívica o valórica  habrán recibido las personas que desde hace un tiempo, y en particular los últimos días en Valparaíso y Puerto Montt,  han ofendido a los chilenos ultrajando nuestro emblema patrio en la forma más bestial imaginable?

Debe leer

De muy pequeño, a los seis años, en un sencillo colegio ubicado en ese entonces, en la Alameda Bernardo O’Higgins, cerca de la calle García Reyes, donde vivía mi familia, me enseñaron a amar y respetar nuestros símbolos patrios: La Bandera Nacional y el Himno Nacional, fundamentalmente.   Cada lunes en el pequeño patio del colegio, se izaba nuestra bandera cantada con emoción por todos los alumnos.

 Hoy, al recordar esos momentos de mi infancia, me pregunto como muchos: ¿Qué educación y formación cívica o valórica  habrán recibido las personas que desde hace un tiempo, y en particular los últimos días en Valparaíso y Puerto Montt,  han ofendido a los chilenos ultrajando nuestro emblema patrio en la forma más bestial imaginable? ¿Por qué ese odio hacia símbolos para muchos sagrados, que nos identifican como nación libre y soberana,  que debieran estar por sobre ideologías y  constituir un motivo de verdadera unión y respeto de todos?

No  soy la persona indicada para determinar las causas de lo que estamos observando ya tan a menudo en nuestra sociedad. Es responsabilidad particularmente de quienes gobiernan, pero pareciera que entre otras, estarían la mala educación básica formativa y la odiosidad hacia  todo lo que represente los valores y tradiciones propias de nuestra cultura chilena.  Existe un “cáncer” que nos afecta desde hace un tiempo y que nuestras autoridades políticas no han querido o no han sabido “atacar”, permitiendo su avance imparable y visibilizando  su peor  cara  a través del terrorismo cada vez más activo en el sur, el aumento  de la delincuencia principalmente en el centro y norte, la migración permanente e incontrolada  y actualmente el clima de descalificaciones y desencuentros producto de un mal proceso constituyente que entre otros efectos, ha polarizado al país.

Dios quiera, que la nación chilena  toda, y principalmente las instituciones fundamentales de la República, estén a la altura de la gravedad de la crisis  que vivimos y entreguen sus mejores esfuerzos con abnegación, honestidad y patriotismo, por sobre cualquier   otro mezquino interés partidista, para sortear los escollos y salir airosos, por nuestra Patria y el futuro de nuestros hijos.

*Enrique Slater Escanilla, es GDB (R.) y presidente del Centro de Generales del Ejército en Retiro.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
- Publicidad -spot_img

Lo más reciente

SANFIC20 anuncia películas de sección EDUCA en el marco de los 20 años del festival

La sección, parte del festival que se realizará entre el 18 y el 25 de agosto, incluye producciones...

Los destacados del día