jueves, febrero 29, 2024

Ad portas de polémico plebiscito, CIJ ordenó a Venezuela «abstenerse» de acciones que amenacen statu quo con Guyana

Debe leer

Los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenaron este viernes 1 de diciembre a Venezuela que se abstenga de emprender cualquier acción que pueda alterar la situación actual en un territorio potencialmente rico en petróleo que es objeto de una disputa fronteriza con Guyana, que controla la zona.

Venezuela celebrará un referéndum consultivo, no vinculante, con cinco preguntas que abarcan desde el rechazo específico al laudo de 1899 que fijó la frontera del país con Guyana hasta la creación de una provincia venezolana llamada «Guayana Esequiba», con lo que otorgaría la nacionalidad venezolana a sus habitantes.

El tribunal no prohibió expresamente a Venezuela celebrar el referéndum planeado para el 3 de diciembre sobre sus derechos sobre la región alrededor del río Esequibo, objeto de la larga disputa fronteriza, tal y como había solicitado Guyana, pero los jueces dejaron claro que se debía detener cualquier acción concreta para alterar el status quo.

Lo anterior luego que Guyana solicitara el pasado mes de noviembre a este tribunal internacional que emitiera medidas de emergencia para detener la votación del referéndum, a lo que Venezuela contestó que dicha demanda interfería con sus asuntos internos y su orden constitucional.

Tras esta resolución, la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez señaló que «estamos muy complacidos», comentando además: «¿Qué solicitó Guyana (a la CIJ) como medida provisional, una solicitud realmente inaudita, sin fundamento? Que Venezuela no haga el referendo consultivo en su forma actual (…). En conclusión, Guyana fue por lana y salió trasquilada».

En la declaración oficial que la autoridad presentó a continuación, se señaló que la decisión demostraría que Guyana «no es una víctima», a la vez que cuestionó la decisión de Guyana de otorgar «unilateralmente concesiones en el territorio terrestre y en las aguas pendientes por delimitar» y facilitar «su territorio para el despliegue militar en nuestra región de la principal potencia guerrerista del planeta».

Sin embargo, para el presidente guyanés, Irfaan Ali, la CIJ dice que «Venezuela tiene prohibido anexionarse o invadir territorio guyanés o emprender cualquier otra acción, independientemente del resultado del referéndum del 3 de diciembre».

¿Referéndum con rumbo de colisión?

Desde el gobierno de Georgetown se ha señalado que la vecina Venezuela está “en el lado equivocado de la historia”, ya que corre el riesgo de provocar un conflicto por una franja de selva tropical rica en petróleo y largamente disputada. Y es una advertencia que cada vez más se ha asentando, llevando las tensiones entre los dos países a niveles sin precedentes antes del polémico referéndum el domingo a través del cual el gobierno venezolano pretende destinado a aprobar el reclamo del país sobre la región de Esequibo.

Entre las cinco preguntas que el presidente Nicolás Maduro está haciendo a sus ciudadanos está si deberían convertir el área de 160.000 kilómetros cuadrados en un nuevo estado venezolano.

Aún no están claras cuáles serían las implicaciones legales o prácticas de un voto por el sí, y el referéndum es ampliamente visto como una manera para que el dictador profundamente impopular obtenga apoyo público antes de las elecciones presidenciales del próximo año. Pero existe una creciente preocupación de que Maduro pueda empujar al país a la guerra mientras utiliza la disputa centenaria para avivar el fervor patriótico por medio de un conflicto en el que Venezuela cuenta con una ventaja incontestable de parte de Guyana en todos los niveles.

«La gente en la región fronteriza está muy preocupada», dijo a The Guardian el ministro de Asuntos Exteriores de Guyana, Hugh Todd. «Maduro es un líder despótico, y los líderes despóticos son muy difíciles de predecir».

Venezuela ha reclamado el Esequibo desde que se independizó de España en 1811. Habitada por 120.000 de los 800.000 habitantes de Guyana, la región es en gran medida una jungla impenetrable pero tiene grandes reservas de petróleo, oro y cobre.

Alerta en Brasil

En medio de este complejo escenario, Brasil expresó «preocupación» por el «ambiente de tensión entre dos países vecinos y amigos» y anunció «una mayor presencia militar» en su frontera norte.

El ministro de Defensa brasileño, José Múcio, «ha estado siguiendo la situación. Las operaciones se han intensificado en la región fronteriza del norte del país, lo que ha llevado a una mayor presencia militar», se dio a conocer en un comunicado enviado a la AFP.

La secretaria de América Latina y el Caribe de la cancillería brasileña, Gisela Maria Figueiredo resaltó en paralelo la importancia de que «en un momento en que varias regiones del mundo tienen conflictos militares, América del Sur permanezca en un ambiente de paz y cooperación».

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Lo más reciente

Eleva tu Rendimiento Deportivo: El Impacto Revolucionario de la Creatina

Bienvenido a la era dorada del fitness, donde la ciencia de la suplementación ha cambiado las reglas del juego...

Los destacados del día