¿Aislacionismo? Trump retira a los EEUU del Consejo de DDHH de la ONU

0
345

Estados Unidos anunció el martes que abandonaría el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y el embajador Nikki Haley lo llamó “una organización que no merece su nombre”. Fue el último retiro de la administración Trump de un institución internacional, señala un cable de AP.

Haley, la enviado de Trump a la ONU, dijo que Estados Unidos le había dado al organismo de derechos humanos “oportunidad tras oportunidad” para hacer cambios. Ella arremetió contra el consejo por “su prejuicio crónico contra Israel” y lamentó el hecho de que su membresía incluye acusados ​​de violar a los derechos humanos como China, Cuba, Venezuela y la República Democrática del Congo.

“Damos este paso porque nuestro compromiso no nos permite seguir siendo parte de una organización hipócrita y egoísta que se burla de los derechos humanos”, dijo Haley.

El secretario de Estado Mike Pompeo, dijo que no había dudas de que el consejo una vez tuvo una “visión noble”.

Pero hoy debemos ser honestos “, dijo Pompeo. “El Consejo de Derechos Humanos es un pobre defensor de los derechos humanos”.

El anuncio se produjo un día después de que el jefe de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra’ad al-Hussein, denunciara a la administración Trump por separar a los niños migrantes de sus padres. Pero Haley citó quejas de larga data de Estados Unidos de que el consejo de 47 miembros es parcial en contra de Israel. Ella había estado amenazando la retirada desde el año pasado a menos que el consejo hiciera cambios propugnados por los EE. UU.

“Lamentablemente, ahora está claro que nuestro llamado a la reforma no fue escuchado”, dijo Haley.

Aún así, sugirió que la decisión no tenía que ser permanente, y agregó que si el consejo adoptaba reformas, “nos complacería volver a unirnos”. Ella dijo que a pesar de la retirada, Estados Unidos continuaría defendiendo los derechos humanos en las Naciones Unidas.

La oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó la decisión de Estados Unidos como “valiente” y la llamó “una declaración inequívoca de que ya es suficiente”.

La medida extiende un patrón más amplio de la administración Trump de dar un paso atrás en los acuerdos y foros internacionales bajo la política del presidente “América Primero”. Aunque numerosos funcionarios han dicho en repetidas ocasiones que “América Primero no significa América sola”, la administración se ha retirado de múltiples acuerdos multilaterales y consensos desde que asumió el cargo.

Desde enero de 2017, anunció su retirada del acuerdo climático de París, abandonó la organización educativa y cultural de la ONU y se retiró del acuerdo nuclear de Irán. Otras medidas contenciosas han incluido abofetear los aranceles sobre el acero y el aluminio contra socios comerciales clave, reconociendo a Jerusalén como la capital de Israel y trasladando la embajada de Estados Unidos allí desde Tel Aviv.

La oposición a la decisión de los defensores de los derechos humanos fue rápida. Un grupo de 12 organizaciones como Save the Children, Freedom House y la Asociación de las Naciones Unidas-EE. UU. Dijeron que había “preocupaciones legítimas” sobre las deficiencias del consejo, pero que ninguna de ellas justificaba la salida de los EE. UU.

“Esta decisión es contraproducente para la seguridad nacional estadounidense y los intereses de política exterior y hará que sea más difícil avanzar en las prioridades de derechos humanos y ayudar a las víctimas de abuso en todo el mundo”, dijeron las organizaciones en un comunicado conjunto.

Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, agregó: “Todo lo que Trump parece preocuparse es la defensa de Israel”.

En Twitter, al-Hussein, jefe de derechos humanos de la ONU, dijo que era “decepcionante, si no realmente sorprendente, noticia”. Dado el estado de los #HumanRights en el mundo de hoy, EE. UU. Debería intensificar sus esfuerzos, no dar un paso atrás “.

Y Heritage Foundation, un grupo de expertos conservador cercano a la administración Trump, defendió la medida, llamando al consejo “notablemente incrédulo sobre la situación de los derechos humanos en algunos de los países más opresivos del mundo”. Brett Schaefer, investigador principal, señaló que Trump podría haberse retirado inmediatamente después de asumir el cargo, pero en cambio le dio al consejo 18 meses para hacer cambios.

Haley ha sido la fuerza impulsora detrás de retirarse del organismo de derechos humanos, sin precedentes en los 12 años de historia del consejo. Ningún país ha abandonado voluntariamente. Libia fue expulsado hace siete años.

La medida podría reforzar la percepción de que la administración Trump está buscando avanzar en la agenda de Israel en el escenario mundial, justo cuando se prepara para revelar su plan de paz israelí-palestino tan esperado a pesar de la indignación palestina por la reubicación de la embajada. El yerno y consejero principal de Trump, Jared Kushner, está visitando el Medio Oriente esta semana mientras la Casa Blanca trabaja para sentar las bases para develar el plan.

Israel es el único país del mundo cuyo registro de derechos se somete a debate en todas las sesiones del consejo, en el “Punto 7” de la agenda. El ítem 7 sobre “Israel y los Territorios Palestinos Ocupados” ha sido parte del negocio regular del Consejo casi tanto como ha existido.

El mandato actual de Estados Unidos en el consejo finaliza el próximo año. Aunque los EE. UU. Podrían haber seguido siendo un observador sin derecho a voto en el consejo, un funcionario estadounidense dijo que era una “retirada completa” y que Estados Unidos renunciaba a su puesto “con efecto inmediato”. El funcionario no estaba autorizado a hacer comentarios públicos y insistió en el anonimato.

La embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, habla con los periodistas en la sede de las Naciones Unidas. Haley dice que Estados Unidos se está retirando del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, calificándolo como “no digno de su nombre”. (Foto AP / Mary Altaffer, Archivo)

Eso significa que el consejo se quedará sin uno de sus defensores tradicionales de los derechos humanos. En los últimos meses, Estados Unidos ha participado en intentos de identificar violaciones de derechos en lugares como Sudán del Sur, Congo y Camboya.

La retirada de los EE. UU. Probablemente tenga efectos dominantes para al menos dos países en el consejo: China e Israel. Estados Unidos, como en otras organizaciones de la ONU, es el mayor defensor de Israel. En el Consejo de Derechos, Estados Unidos ha sido recientemente el crítico más desvergonzado de los abusos contra los derechos humanos en China, cuya creciente influencia económica y diplomática ha castigado a algunos otros aspirantes a ser críticos, dicen los defensores de los derechos humanos.

Hay 47 países en el Consejo de Derechos Humanos, elegidos por la Asamblea General de las Naciones Unidas con un número específico de escaños asignados para cada región del mundo. Los miembros sirven por períodos de tres años y solo pueden servir dos términos consecutivos.

Estados Unidos ha optado por permanecer fuera del Consejo de Derechos Humanos antes: La administración de George W. Bush optó por no buscar la membresía cuando se creó el consejo en 2006. Estados Unidos se unió al organismo solo en 2009 bajo el presidente Barack Obama.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí