jueves, junio 20, 2024

Reino Unido monitorea hallazgo ruso de petróleo en la Antártica: tema será abordado en reunión a fin de mes en India

Debe leer

Este martes causó preocupación en toda la prensa de Chile y Argentina el anuncio de que Rusia descubrió las mayores reservas de petróleo del mundo en la Antártica y justamente en el sector Isla Rey Jorge, Base Frei de Chile, pero la información no era nueva ya que dicha prospección data de 2020,  lo nuevo es que en Parlamento Británico fue tema la semana pasada y se lo hicieron ver al ministro de Ciencia y a la jefa del departamento de regiones polares del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El siguiente es el artículo completo que encendió la alarmas y que fue publicado por The Telegraph:

Cómo Rusia despertó temores de un acaparamiento de petróleo en territorio antártico británico

Las tensiones políticas amenazan con estallar tras el descubrimiento de vastas reservas de petróleo y gas.

El buque de investigación polar ruso Alexander Karpinsky llamó poca atención cuando atracó en Ciudad del Cabo en su regreso de la Antártida en febrero de 2020.

En ese momento, los gobiernos occidentales estaban consumidos por los informes sobre el mortal coronavirus que se estaba propagando desde China al resto del mundo.

Sin embargo, las noticias que llegaban a bordo del Karpinsky, de color azul y rojo, eran de naturaleza sísmica, tanto en sentido literal como figurado.

En una declaración posterior a la expedición del barco, la agencia geológica rusa Rosgeo dijo que los estudios habían identificado aproximadamente 70.000 millones de toneladas de petróleo y gas enterrados bajo la plataforma antártica.

Infografía The Telegraph

Eso equivale a más de 500 mil millones de barriles de petróleo crudo, suficiente para satisfacer la demanda mundial durante 14 años. Esto siguió a años de estudios detallados por parte de Rosgeo, incluidas empresas en zonas de la región reclamadas por Gran Bretaña.

«Los datos obtenidos durante la nueva expedición… permitirán aclarar sustancialmente nuestras expectativas sobre las perspectivas de petróleo y gas en los mares de la plataforma antártica», señaló Sergey Kozlov, geólogo jefe de PMGE, una filial de Rosgeo.

Sin embargo, cuatro años después, Occidente finalmente se está dando cuenta de este sorprendente descubrimiento y de sus posibles implicaciones para la geopolítica .

La semana pasada, los parlamentarios exigieron respuestas sobre las “preocupantes” actividades de Rusia en el extremo sur, interrogando a funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores y a un alto ministro del gobierno en una audiencia del comité.

Su intervención se produjo tras la preocupación de que los estudios geológicos de Moscú pudieran ser el preludio de una apropiación de recursos, en un momento en que el régimen de Vladimir Putin está siendo presionado económicamente por las sanciones occidentales.

La perforación en busca de recursos en la Antártica representaría una violación del tratado internacional que ha regido el territorio durante décadas, que prohíbe específicamente “toda actividad relacionada con los recursos minerales, excepto la investigación científica”.

Y aunque Rusia insiste en que los estudios son de naturaleza científica, los expertos están cada vez más preocupados de que representen sólo un ejemplo de las llamadas tácticas de zona gris empleadas por el Kremlin en todo el mundo, diseñadas para enturbiar las aguas de un comportamiento aceptable.

«Existe la preocupación de que Rusia esté recopilando datos sísmicos que podrían interpretarse como prospecciones en lugar de investigaciones científicas», dijo Klaus Dodds, experto en Antártica y profesor de geopolítica en el Royal Holloway College, en una presentación a los parlamentarios.

Dodds también ha señalado enfrentamientos entre Moscú y otros países, incluido el Reino Unido, incluidos los derechos de pesca , el bloqueo de las inspecciones de los campos base rusos y una disputa sobre la invasión de Ucrania durante una reunión anual de 2022.

Encajando en este patrón, los estudios de petróleo y gas de Rusia parecen ser “una decisión concienzuda para socavar las normas asociadas con la investigación de estudios sísmicos y, en última instancia, un precursor de la futura extracción de recursos”, ha escrito Dodds en otro lugar.

La Antártica, que abarca un área aproximadamente 56 veces la masa terrestre total del Reino Unido, actualmente no está gobernada por ningún país, lo que la convierte en una tierra de nadie gigante e inhóspita.

Esta situación se remonta al Tratado Antártico, firmado originalmente por 12 naciones en 1959 como parte de los esfuerzos para garantizar la cooperación científica.

Siete hicieron reclamos históricos sobre territorio (Argentina, Australia, Chile, Francia, Nueva Zelanda, Noruega y Gran Bretaña), mientras que Estados Unidos y Rusia (entonces la Unión Soviética) se reservaron el derecho de hacer reclamos en el futuro, sin reconocer los de otros.

El British Antártico Survey (BAS) es responsable de llevar a cabo las misiones científicas del Reino Unido y mantener una presencia permanente que incluye cinco estaciones de investigación.

Durante la temporada alta de actividad (horario de invierno en el Reino Unido, cuando hay luz diurna las 24 horas en la Antártica), el BAS también despliega el barco de investigación RSS Sir David Attenborough en la región, lo que permite a cientos de investigadores salir al campo.

Pero hoy hay más de 50 signatarios del Tratado Antártico, incluidas grandes potencias mundiales como China e India, que compiten para establecer su propia infraestructura.

Dodds y otros expertos sostienen que contener a Rusia requerirá cooperación con estos países, muchos de los cuales sienten que el sistema de tratados ha favorecido históricamente al Reino Unido y otros países de Europa occidental.

Algunos de estos miembros ya se han puesto del lado de Rusia durante las disputas. En una tumultuosa reunión de signatarios celebrada en Berlín en 2022, la delegación rusa fue denunciada por violar el derecho internacional al invadir Ucrania.

Pero China se negó a respaldar las críticas y advirtió a otros países como el Reino Unido que no “politizaran” la Antártica. 

Al mismo tiempo, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha sido acusado de complacencia en medio de afirmaciones de funcionarios de que no hay pruebas de intenciones malignas por parte de Rusia.

Los expertos sostienen que las actividades de los barcos de Rosgeo, como el Karpinsky –y otras infraestructuras establecidas por Rusia– presentan un dilema diplomático debido a su capacidad para fines civiles como militares.

Gráfica con las reclamaciones de los países publicada por The Telegraph este 14 de mayo de 2024.

El reclamo en la Cámara de los Comunes

Durante la sesión del comité de la semana pasada, los parlamentarios presionaron a Andrew Griffith, ministro de Ciencia, y a Jane Rumble, jefa del departamento de regiones polares del Ministerio de Asuntos Exteriores, por las “acusaciones extremadamente graves sobre negligencia rusa”.

Pero Rumble les dijo: “No hay ninguna evidencia que indique una violación del tratado. Necesitaría equipos diferentes entre la topografía y la explotación real.

«Pero sí, lo estamos observando muy de cerca y Rusia ha sido abordada sobre este tema antes y ha asegurado [a otros signatarios del Tratado Antártico] en múltiples ocasiones que se trata de un programa científico«.

También existen dudas sobre cuán realista sería una apropiación de recursos por parte de Rusia en la Antártida, dadas las condiciones generalmente hostiles.

Para furia de los activistas contra el cambio climático, el gigante petrolero Shell investigó en un momento si podía extraer recursos de la región ártica, también conocida como el Alto Norte.

Pero la compañía se retiró en 2015 después de concluir que sería demasiado costoso y arriesgado.

Sin embargo, Dodds cree que la amenaza que representa Rusia es preocupante debido a la naturaleza respaldada por el Estado de Rosgeo y la creciente percepción en Moscú de que la Antártida tiene un papel vital que desempeñar en la protección de sus intereses de seguridad.

Sugiere que Londres debe emplear una diplomacia hábil, incluidos esfuerzos para precisar de manera más concluyente qué tipo de actividades realmente califican como “investigación” cuando se trata de perforaciones exploratorias de petróleo y gas.

Dado que a finales de este mes se celebrará una reunión de los participantes en el tratado en la India, es casi seguro que la cuestión volverá a surgir.

C24: GRÁFICO ILUSTRATIVO DE LOS ESPACIOS MARÍTIMOS DE JURISDICCIÓN CHILENA. (SHOA ARMADA DE CHILE)
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Lo más reciente

Teatro: Mistral es retenida por feministas para cambiar el mundo

Vuelve “Mistral, Gabriela (1945)”, obra dirigida por Aliocha de la Sotta que imagina a la poeta secuestrada por...

Los destacados del día