domingo, julio 21, 2024

Para los que creen que la Pademia pasó: China, unidades de cuidados intensivos y crematorios abarrotados por el: COVID que se expande por todo el país

El gobierno chino ha informado solo siete muertes por COVID-19 desde que las restricciones se relajaron drásticamente el 7 de diciembre, lo que elevó el número total de muertos en el país a 5241. 

Debe leer

En Chile prácticamente la gente se olvidó del COVID, muy pocas personas con mascarilla, ya no hay alcoholgel en los supermercados, tampoco toallitas deinfectantes, el metro repleto, y si usted menciona la «usar mascarilla» lo más probable es que reciba una andanada de insultos e improperios, pero la pandemia no ha pasado y es cosa de ver como está la crítica situación en China, de hecho Fiancial Times publica: China estima que 250 millones de personas han contraído covid en 20 días. Las cifras presentadas en una reunión a puerta cerrada contrastan con el bajo recuento oficial de casos. El siguiente es el cabde la agencia norteamericana AP que da cuenta de la realidad de China hoy.

BAZHOU, China (AP) — Yao Ruyan caminaba frenéticamente afuera de la clínica de fiebre de un hospital de condado en la provincia industrial china de Hebei, 70 kilómetros (43 millas) al suroeste de Beijing. Su suegra tenía COVID-19 y necesitaba atención médica urgente, pero todos los hospitales cercanos estaban llenos.

“Dicen que aquí no hay camas”, ladró en su teléfono.

Mientras China lidia con su primera ola nacional de COVID-19 , las salas de emergencia en pequeñas ciudades y pueblos al suroeste de Beijing están abrumadas. Las unidades de cuidados intensivos rechazan las ambulancias, los familiares de los enfermos buscan camas abiertas y los pacientes están desplomados en los bancos de los pasillos de los hospitales y tirados en el suelo por falta de camas.

La anciana suegra de Yao se había enfermado hace una semana con el coronavirus. Primero fueron a un hospital local, donde las exploraciones pulmonares mostraron signos de neumonía. Pero el hospital no podía manejar los casos de COVID-19, le dijeron a Yao. Le dijeron que fuera a hospitales más grandes en condados adyacentes.

Mientras Yao y su esposo conducían de hospital en hospital, encontraron que todas las salas estaban llenas. El hospital de Zhuozhou, a una hora en auto de la ciudad natal de Yao, fue la última decepción.

Yao cargó hacia el mostrador de facturación, pasando sillas de ruedas que movían frenéticamente a pacientes ancianos. Una vez más, le dijeron que el hospital estaba lleno y que tendría que esperar.

“Estoy furiosa”, dijo Yao, llorando, mientras agarraba los escáneres pulmonares del hospital local. “No tengo muchas esperanzas. Hemos estado fuera por mucho tiempo y estoy aterrorizado porque ella está teniendo dificultad para respirar”.

Durante dos días, los periodistas de AP visitaron cinco hospitales y dos crematorios en pueblos y pequeñas ciudades de las prefecturas de Baoding y Langfang, en la provincia central de Hebei. El área fue el epicentro de uno de los primeros brotes de China después de que el estado aflojó los controles de COVID-19 en noviembre y diciembre. Durante semanas, la región permaneció en silencio, ya que la gente se enfermaba y se quedaba en casa.

Muchos ya se han recuperado. Hoy en día, los mercados están llenos de gente, los comensales llenan los restaurantes y los autos tocan la bocina en medio del tráfico, incluso cuando el virus se está propagando en otras partes de China. En los últimos días, los titulares de los medios estatales dijeron que el área está “ comenzando a reanudar la vida normal ”.

Los crematorios no dan abssto en China. (Foto: 22 diciembre AP)

El gobierno chino ha informado solo siete muertes por COVID-19 desde que las restricciones se relajaron drásticamente el 7 de diciembre, lo que elevó el número total de muertos en el país a 5241. El martes, un funcionario de salud chino dijo que China solo cuenta las muertes por neumonía o insuficiencia respiratoria en su número oficial de muertes por COVID-19, una definición limitada que excluye muchas muertes que se atribuirían a COVID-19 en otros lugares.

Pero la vida en las salas de emergencia y crematorios del centro de Hebei es cualquier cosa menos normal. A pesar de que los jóvenes vuelven a trabajar y las filas en las clínicas de fiebre se reducen, muchos de los ancianos de Hebei se encuentran en estado crítico. A medida que invaden las UCI y las funerarias, podría ser un presagio de lo que vendrá para el resto de China.

Los expertos han pronosticado entre un millón y 2 millones de muertes en China el próximo año, y la Organización Mundial de la Salud advirtió que la forma de contar de Beijing “subestimaría el verdadero número de muertos”.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Lo más reciente

Tras ser publicado en el Registro Federal de EEUU, entra a regir el Systems Approach para la uva de mesa chilena

El Federal Register de los EEUU, (el simil chileno del Diario Oficial) publicó el viernes, la notificación final de...

Los destacados del día