Opinión: Aukus no socavará la postura de Australia contra las armas nucleares

0
775
Canciller de Australia, Penny Wong (Foto @SenatorWong dic 2022)

Por: Penny Wong es ministra de Asuntos Exteriores de Australia

Este lunes se cumplen 50 años desde que Australia ratificó el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares (TNP).

El éxito del TNP para detener la proliferación de armas nucleares ha sido fundamental para la seguridad mundial durante las últimas cinco décadas.

Más de 180 países, incluida Australia, se han comprometido a no buscar y prevenir la propagación de armas nucleares. Y mientras enfrentamos las circunstancias estratégicas más desafiantes en el período de posguerra, el TNP sigue siendo fundamental para garantizar que esta seguridad perdure.

Nuestra región ha visto la acumulación militar más grande en cualquier parte del mundo en ese tiempo, con transparencia y tranquilidad limitadas por parte de algunos estados.

En 2022, Corea del Norte realizó más de 60 lanzamientos de misiles balísticos.

En agosto pasado, se informó que cinco misiles balísticos chinos cayeron en la zona económica exclusiva de Japón.

En Europa y en todo el mundo, las amenazas temerarias y desesperadas de Rusia de desencadenar una guerra nuclear siguen siendo importantes, mientras que Irán se niega a cumplir con sus obligaciones de no proliferación.

En el momento en que el gobierno de Whitlam ratificó el tratado, la competencia desenfrenada entre las grandes potencias de los Estados Unidos y la Unión Soviética amenazaba el futuro de la humanidad. Es por eso que Gough fue un poderoso defensor del TNP.

Desde que se adhirió al TNP, Australia ha sido un ejemplo para el mundo en materia de no proliferación y desarme. Hemos promovido el uso de salvaguardas nucleares (medidas que aseguran que un estado cumpla con sus compromisos de no proliferación) y hemos evitado la proliferación de otras armas de destrucción masiva.

Somos un ejemplo líder para la comunidad internacional en la protección de materiales nucleares, incluso a través del protocolo adicional de nuestro Acuerdo de salvaguardias amplias con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Australia fue el primer país en poner en vigor dicho protocolo. Requiere una mayor verificación para garantizar que los países que compran nuestro uranio no lo utilicen para fabricar armas nucleares.

Como Ministra de Relaciones Exteriores, parte de mi trabajo es proteger y continuar el legado de mi predecesor Gareth Evans, quien impulsó la acción y la defensa de Australia en materia de no proliferación y desarme. Gareth entendió que garantizar la seguridad de Australia requería que miráramos más allá de nuestras fronteras y ayudaramos a otros a cumplir con los mismos altos estándares a los que nos sometemos.

El ambicioso trabajo de Australia en toda la región hasta el día de hoy demuestra nuestro compromiso duradero con este objetivo.

Trabajamos con Indonesia, Japón, la República de Corea y otros para desarrollar capacidades prácticas de salvaguardia a través de la Red de Salvaguardas de Asia-Pacífico.

Seguimos avanzando en los objetivos del TNP a través de la Iniciativa de Desarme y No Proliferación de 12 naciones, establecida por Australia y Japón.

Y en asociación con la familia del Pacífico, seguimos firmemente comprometidos con el Tratado de Zona Libre de Armas Nucleares del Pacífico Sur.

También acogimos con beneplácito el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW) más reciente que entró en vigor hace dos años.

Si bien aún debemos asegurarnos de que el TPNW contenga los arreglos de verificación y logre el apoyo universal que ha sustentado el éxito del TNP y que no socave el TNP, compartimos la ambición del TPNW de un mundo sin armas nucleares.

l gobierno asistió a la Primera Reunión de los Estados Partes del TPNW en Viena en junio como observador, una demostración en la que estamos participando constructivamente para identificar vías realistas para el desarme nuclear.

Algunos han tratado de argumentar que nuestra ambición de adquirir submarinos de propulsión nuclear bajo nuestra asociación trilateral Aukus corre el riesgo de socavar nuestras credenciales ejemplares de no proliferación. Esa afirmación pasa por alto un hecho crucial: los submarinos que proponemos adquirir son de propulsión nuclear, no de armas nucleares.

Los submarinos de propulsión nuclear propuestos por Australia no llevarán armas nucleares.

La propulsión nuclear naval no está prohibida, pero de hecho está contemplada, por el TNP.

Otros países del Indo-Pacífico han estado operando submarinos de propulsión nuclear durante décadas; esta no es una capacidad nueva en la región.

Los tres socios de Aukus se han comprometido a cumplir con nuestras obligaciones legales. Y entendemos que adquirir esta capacidad crítica conlleva la responsabilidad de fortalecer aún más el régimen de no proliferación.

También trabajaremos en conjunto con socios en nuestra región, como lo hemos hecho durante décadas, contribuyendo a la estabilidad regional y el equilibrio estratégico en el Indo-Pacífico.

En nuestros dos esfuerzos, para mejorar la capacidad de defensa de Australia y para apoyar la acción práctica sobre la no proliferación y el desarme, buscamos el mismo objetivo: una región pacífica, estable y próspera.

Nuestra región conoce muy bien las devastadoras consecuencias tanto de las armas nucleares como de los conflictos. La agenda de no proliferación y desarme de Australia es tan relevante para la seguridad mundial ahora como lo era cuando ratificamos el TNP hace 50 años.

El gobierno albanés trata con el mundo tal como es y está comprometido a tomar las medidas prácticas y significativas necesarias para mejorarlo, y continuaremos trabajando por un mundo libre de armas nucleares.

Publicidad