Descubre 4 materiales sostenibles para minimizar el impacto en el medio ambiente 

0
291

Según la página de naciones unidas, la extracción de recursos ha aumentado desde 1970 en un 45%, con el uso de combustibles fósiles; el procesamiento de materiales, e incluso la comida ha provocado la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales totales y más del 90% de biodiversidad se ha perdido y se encuentra en estrés hídrico, por lo cual vivir en esta era se ha vuelto insostenible.

De acuerdo con expertos de la Universitat Carlemany, el modo en que los materiales afectan al medio ambiente inicia desde su producción, y en la actualidad existen 3 tipos que han generado grandes impactos en el mundo:

  1. El plástico: a nadie deja indiferente ver imágenes que nos muestran la contaminación por plásticos en los océanos. La forma en que afecta al ecosistema marino. Además, cabe señalar que el BPA o bisfenol A, presente en algunos objetos fabricados con plástico es muy perjudicial para el ser humano. Medidas para reducir estos efectos devastadores se llevan poniendo en práctica hace años. Del mismo modo, se han creado materiales procedentes de los restos de plástico con el fin de aumentar su reutilización.
  2. Materiales pesados:  son sin duda el conjunto de materiales que más contamina y cuya gestión más preocupa a los defensores del planeta. Por señalar algunos presentes en nuestros objetos cotidianos: aluminio, cobre y zinc. De nuevo, es esencial el control en su fabricación y aprovechamiento, buscando materiales alternativos menos dañinos.
  3. Amianto: este material empleado durante décadas en la construcción de edificios y techos de uralita ha sido prohibido debido a su impacto en la salud de las personas. El contacto continuado con él puede provocar enfermedades cancerígenas. Se trata de uno de los materiales más dañinos para la salud que sigue aún presente en gran cantidad de edificios.

La Universitat Carlemany destaca que el objetivo desde hace algunos años es evitar que este tipo de materiales se sigan replicando, es por ello, que se han buscado alternativas más sostenibles tanto para la producción de materiales, como para la gestión de los residuos. “La concientización es un punto clave en esta búsqueda, pues se vuelve crucial priorizar aspectos como la sostenibilidad sobre otros como el dinero o la facilidad de obtención”.

Así que si su objetivo en contribuir a reducir los altos nivel de contaminación y cuidar el planeta, tome atenta nota a los 4 materiales que no son contaminantes y que empiezan a ser empleados por industrias como la construcción y el sector textil:

  1. Algodón orgánico: es importante diferenciar el orgánico de otro tipo de algodón sintético. Algunas características de este material son: se produce de manera ecológica en tierra fértil, sin emplear herbicidas, fertilizantes ni pesticidas, no tiene residuos químicos y eso hace que el consumidor pueda llevarlo sin miedo a reacciones alérgicas en su piel, respeta el medio ambiente, la biodiversidad y se garantizan las condiciones de quienes lo fabrican.
  2. Lino de bambú: las plantaciones en las que se cultivan no afectan al entorno. Los motivos principales para escoger este material y no otros son: no requiere el uso de pesticidas ni fertilizantes, no se aplican plaguicidas, ya que poseen un protector natural llamado kun de bambú, contribuye a la reducción de emisiones de gases que provocan el efecto invernadero, se crea deshaciendo la planta de manera mecánica con enzimas naturales, tiene propiedades antibacterianas y anti alérgicas, por lo que no afecta a la piel. Incluso protege de la radiación ultravioleta.
  3. Madera natural: este material además de sostenible, al emplearse en la construcción de viviendas logra un aislamiento que puede llegar al 60%, con el ahorro energético que conlleva. Otros aspectos relevantes para fomentar su uso: 100% natural. Por ello es importante asegurar la reforestación para minimizar el impacto negativo en zonas naturales, en construcción ayuda a reducir la huella de carbono respecto a otros materiales como el hormigón, es reciclable y altamente perdurable con un buen cuidado.
  4. Pizarra natural: uno de los materiales con menor impacto ambiental, perfecto para la construcción de viviendas sostenibles. El porqué de su elección como material de referencia: su producción es simple, se basa en un proceso de extracción y otro de labrado. No recibe tratamientos extras, consumo de energía y agua por debajo de los asociados a la producción de otros materiales sustitutivos como el zinc, no precisa de altos hornos con lo que se reducen las emisiones de CO₂ en su fabricación, alta durabilidad y resistencia. Además de la baja conductividad térmica.

Así que el llamado es para que más industrias comiencen a utilizar estos materiales, garantizando el bienestar del mundo y ayudar al medio ambiente; instituciones educativas como la Universitat Carlemany ha diseñado un plan de acción para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible, en el cuál presentan un claro compromiso con la sostenibilidad y con la sociedad.

Publicidad