Eliminando las paradojas se mejorarían las relaciones entre Irán y Azerbaiyán

0
998
crédito foto: https://azertag.az/es/xeber/Ilham_Aliyev__quotEl_desarrollo_de_las_relaciones_bilaterales_entre_Azerbaiyn_e_Irn_es_motivo_de_satisfaccion_quot-2010152

Por: Cavid Veliyev, Jefe de Departamento en el Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (Centro AIR).

Si Irán quiere normalizar sus lazos con Azerbaiyán, no debería actuar a favor de Armenia, el ahora derrotado invasor de los territorios del primero reconocidos por la ONU.

La nueva realidad geopolítica que surgió después de la Segunda Guerra de Karabaj creó la posibilidad de una mayor normalización y cooperación entre los estados de la región. Azerbaiyán, que está detrás de esta realidad, tuvo en cuenta los intereses de todos los actores regionales, incluido Irán, e invitó a Teherán a la plataforma 3+3. Azerbaiyán también firmó un acuerdo con Irán para una nueva ruta entre el enclave de Nakhchivan de Azerbaiyán y su territorio principal para aliviar las preocupaciones de Teherán sobre el Corredor Zangezur. El presidente Ilham Aliyev, mientras visitaba el puente liberado de Khudaferin el 27 de abril de 2021, reconoció la frontera entre Irán y Azerbaiyán como la “frontera de la amistad”.

Aunque Azerbaiyán ofreció cooperación a Irán en muchos temas en el período de posguerra, el nuevo gobierno iraní pensó que podría lograr mejores resultados presionando a Azerbaiyán. En última instancia, esto condujo a la primera paradoja para Irán, ya que el nuevo gobierno de Irán no pudo evaluar y reconocer correctamente la importancia y el poder de Azerbaiyán.

Aunque Azerbaiyán y Türkiye presentaron el Corredor Zangezur como una oportunidad de cooperación, el Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Amir Abdullahian, visitó Moscú el 31 de agosto de 2021 y se quejó de las acciones de Türkiye y Azerbaiyán. Los expertos progubernamentales iraníes presentaron el Corredor Zangezur como un paso para la idea de “Turan” (que prevé la fundación de un estado común para todos los turcos, compuesto por todos los estados turcos) o el llamado corredor “OTAN”, en un esfuerzo para obtener el apoyo de Rusia y China contra Azerbaiyán y Türkiye.

La siguiente paradoja es que millones de turcos viven en Irán y, después de la Segunda Guerra de Karabaj, Irán se quejó de la creciente influencia turca en la región. Irán, donde la mitad de la población es turca y cuya ciudadanía es mayoritariamente musulmana, se postula como “el defensor de todos los musulmanes”, a pesar de no ver a sus dos vecinos de mayoría musulmana, Azerbaiyán y Türkiye, como su puerta de entrada a los mercados mundiales y, en cambio, Armenia. En los últimos 15 días, mientras la Guardia Revolucionaria iraní realizaba ejercicios militares en la frontera con Azerbaiyán, el ministro de Asuntos Exteriores y el presidente del parlamento iraní visitaron Armenia y el primer ministro de Armenia visitó Irán.

Acuerdo por corredor sur-norte

En 2018 en Bakú, los presidentes de Azerbaiyán, Rusia e Irán firmaron un acuerdo para la construcción de un corredor sur-norte. Según este acuerdo, el corredor partiría del puerto de Bandar Abbas en Irán y se extendería a Rusia y Europa a través de Azerbaiyán. Como parte de este proyecto, se completó una carretera a la frontera entre Azerbaiyán e Irán, y Azerbaiyán asignó $500 millones a Irán para la construcción de la parte iraní de este corredor. Ahora, el nuevo gobierno de Irán está trabajando para incumplir el antiguo acuerdo y construir un corredor sur-norte a través de Armenia. Hay dos paradojas relacionadas con el nuevo camino. Primero, en un momento de problemas económicos, Irán debe encontrar $3.6 mil millones en capital adicional para esta nueva ruta. En segundo lugar, este nuevo corredor pasa por alto a Rusia, que Irán ve como un aliado en su política del sur del Cáucaso, y Rusia no estará contenta con eso.

Irán, cuya ideología se basa en el chiísmo, aumentó la cooperación con Armenia, y no con Azerbaiyán, de mayoría chiíta. Esta política fue recibida no solo con perplejidad sino también con una fuerte reacción en Azerbaiyán. La respuesta de Irán a esta reacción, “Mantenemos el equilibrio en la región”, provocó una reacción adicional en Azerbaiyán, porque significó no reconocer una diferencia entre Armenia, el agresor, y Azerbaiyán, el ocupado. Aunque según la Constitución iraní, el deber principal del estado es proteger a los oprimidos contra sus opresores, Irán finalmente se posicionó del lado del invasor.

Aunque Irán ha declarado que se opone a la llegada de fuerzas extranjeras a la región, no ha logrado presionar a Armenia, que ha traído a esas potencias extranjeras a la región, por ejemplo, la misión de observadores de la Unión Europea. El gobierno iraní reaccionó muy suavemente a la visita de Nancy Pelosi a Armenia, quien también pronunció algunos comentarios negativos contra los estados iraníes en el contexto histórico. Paradójicamente, Irán sintió la mayor cooperación de los dos estados del sur del Cáucaso, Türkiye y Azerbaiyán, como una amenaza. Irán trató de convencer a los otros dos estados de la región, Rusia y Armenia, para formar alianzas contra Türkiye y Azerbaiyán.

Aunque los grupos políticos y los grupos de presión además del gobierno no permiten que el enfoque positivo y las inclinaciones de cooperación de los dos países musulmanes, Irán y Azerbaiyán, se reflejen en la prensa iraní, las noticias contra Azerbaiyán y Turquía se cubren fácilmente. Además, las actividades del agresor, Armenia, son un lugar común en la prensa iraní, en gran parte controlada por el Estado.

Las peticiones de Irán

Mientras que Irán afirmó que Azerbaiyán estaba apoyando a los estados anti-iraníes al cooperar con terceros en la región, Irán trató de crear un régimen pro-iraní en Azerbaiyán apoyando a ciertos grupos azerbaiyanos pro-iraníes. El presidente Ilham Aliyev exigió la extradición de 22 ciudadanos azerbaiyanos que estaban operando oficialmente en Irán contra Azerbaiyán. Luego, en agosto de 2022, el fiscal general de Azerbaiyán visitó Irán con este propósito y presentó a su homólogo en Irán una lista preparada por las fuerzas del orden de Azerbaiyán. Se informa que esta lista incluye personas que amenazan contra la estructura estatal de Azerbaiyán. Pero Irán todavía no ha extraditado a estas personas, y los funcionarios iraníes han hecho saber indirectamente que nunca serán deportados a Azerbaiyán.

Además, en un momento de la década de 2000 cuando la intervención militar de Estados Unidos contra Irán estaba en su apogeo, Azerbaiyán e Irán firmaron un acuerdo para no permitir que sus respectivas tierras sean utilizadas por terceros estados entre sí. Además, en 2006, el presidente de Azerbaiyán, Aliyev, declaró ante la prensa en Washington que Azerbaiyán no será una base militar contra sus vecinos. Pero Irán continúa acusando a Azerbaiyán de colaborar con actores no regionales en su contra, a pesar de no presentar ninguna prueba.

De hecho, todas estas paradojas son el resultado del discurso de legitimación de la política agresiva de Irán. Este problema ha existido en la política de Azerbaiyán de Irán durante muchos años. Con el nuevo gobierno en Irán, las posiciones y paradojas anti-azerbaiyanas que no se habían visto durante muchos años de repente se hicieron más visibles. En este período, los grupos anti-azerbaiyanos lograron hacerse oír durante el mandato del nuevo gobierno e influir en la política exterior del gobierno. Como resultado, hoy, Irán ha perdido su reputación en Azerbaiyán, mayoritariamente poblado por chiítas. Mientras tanto, la Oficina de Musulmanes del Cáucaso condenó la mejora adicional de Irán de la cooperación integral con Armenia. Allahshukur Pashazadeh, jefe de la Oficina de Musulmanes del Cáucaso y clérigo chiíta, declaró que Irán debería disculparse con Azerbaiyán por las amenazas y los ataques verbales.

Sin embargo, todavía existe la posibilidad de establecer relaciones normales entre los dos países. Esta crisis en realidad crea oportunidades para que ambas partes eliminen las paradojas y opten por la cooperación. Si el gobierno iraní quiere normalizar las relaciones, no debe permitir que los grupos anti-azerbaiyanos aumenten su influencia en la política regional de Irán y debe eliminar dichas paradojas de su discurso.

“Las opiniones emitidas por los columnistas e invitados, son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento o la línea editorial de Infogate”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí