¿Por qué necesitamos una trayectoria para la transición energética?

0
2354

Por: Juan Manuel Contreras Sepúlveda, Gerente CT Energía y ex Secretario Ejecutivo CNE

Diversos estudios nos muestran la viabilidad de descarbonizar la matriz eléctrica en una década y eliminar completamente la generación diésel y a gas natural en dos décadas. Todas definen el conjunto de activos de generación, transmisión y almacenamiento eléctrico que deben estar instalados, haciendo especial énfasis en algunas restricciones sobre en qué lugares, cuánta potencia y qué tecnología se requiere de manera especial.

No obstante, tan importante como definir cómo queremos estar en diez o veinte años, es preocuparnos cómo estaremos los veinte años de esa trayectoria.

Debemos tener presente, que la generación eléctrica y por extensión los sistemas de almacenamiento son un segmento libre y competitivo, donde los distintos actores ingresan nuevas instalaciones siguiendo las señales regulatorias y respetando la normativa del sector.

De dónde venimos: Para apreciar la magnitud del desafío y la necesidad de definir una trayectoria, a lo menos organizada, que no provoque alteraciones significativas en el mercado de energía eléctrica, debemos comprender que el cambio en el país tiene dos componentes:

  • Cambio tecnológico: de un conjunto de generación hidrotérmico a uno hidráulico más ERNC.
  • Cambio topológico: Se modifica la distribución geográfica desde los actuales centros de generación distribuidos en el país a nuevos centros de generación concentrados, en especial en el norte. Esto obliga a que el sistema de transmisión deba adecuarse para permitir la evacuación de las energías verdes sin limitaciones. La próxima gran línea definida para este propósito es Kimal – Lo Aguirre, que estará en servicio en unos ocho años, aumentando la transferencia desde el norte en unos 3.000MW.

El éxito en la trayectoria de la transición, “el peso de la prueba”, lo tendrá la regulación del sector. Revisemos algunos de las principales distorsiones y desafíos en este camino

Por qué se han instalado tantas centrales solares en la zona norte del país: La ley de transmisión dejó a los generadores libres de pago por la transmisión, (antes pagaban según las instalaciones que usaba la energía generada para llegar a los centros de consumo), eliminando la señal de localización para centrales. La mayoría de los nuevos proyectos solares se han instalado en la zona norte del país, donde la radiación solar es mayor y los terrenos son más económicos (la mayoría son bienes públicos).

Por qué la transmisión se atrasa a las necesidades de la generación. La transmisión es planificada por la autoridad central a través de los planes de expansión anual. Para que una nueva línea o subestación sea licitada, no basta que sea una obra razonable para los planes de desarrollo del sector, debe demostrar su eficiencia económica, para lo cual debe disminuir el costo total de abastecimiento para el período de evaluación, a lo menos, en su valor de inversión.

Esto obliga a que deban existir previamente una cantidad importante de proyectos de generación ya construidos o con su desarrollo a firme para justificar la línea. Si a esto se agregan los tiempos de licitación, desarrollo y construcción, se explica que, en la trayectoria, la transmisión vaya en atraso a las instalaciones de generación, con el consecuente vertimiento.

El almacenamiento será necesario para una matriz renovable. Las centrales eólicas y fotovoltaicas no son gestionables, generan según la disponibilidad del viento y del sol. Para tener una disponibilidad de energía las 24 horas sin centrales térmicas, se requiere incorporar almacenamiento que acumule en las horas de máxima generación y que devuelvan a la red en las horas de baja generación.

La ley recientemente aprobada, permite a los sistemas de almacenamiento participar del negocio eléctrico, recibiendo pago por capacidad como centrales y arbitrando precios para la energía, recibiendo como ingreso principal la diferencia entre el costo marginal de la energía a la hora de descarga y el costo marginal a la hora de carga.

Por costo de inversión y facilidad de instalación, la solución más probable serán baterías de ion litio. No obstante, para ser viables económicamente requerirán un precio de carga cercano a cero y precio de descarga superior al Gas Natural. Esto podría limitar su instalación a lugares con alta congestión permanente, y a una cantidad limitada de horas de almacenamiento, que no correspondan en localización ni magnitud a las soluciones que se definen en los estudios de descarbonización.

Se requiere revisar o complementar la regulación de los sistemas de almacenamiento, para permitir su instalación mediante licitaciones en la medida que sean requeridas y obtener un sistema que opere seguro y eficiente.

Conclusiones: La regulación debe guiar la transición a una matriz limpia. No obstante, no solo es importante el objetivo final, también lo es la trayectoria, que durará un período extenso de tiempo, donde se debe evitar que ocurran distorsiones no deseadas, como ha sido el abandono obligado de contratos licitados para empresas distribuidoras, o la subida importante de costos marginales por el retiro anticipado de centrales importantes en alguna zona geográfica.

Para este período de transición debe definirse un plan especial, donde probablemente los combustibles fósiles más limpios, como el Gas Natural, tendrán un rol especial, para que la transición no resulte un proceso traumático. No debe olvidarse que los actores no son solo los generadores, sino también los clientes, quienes son fuertemente afectados por las decisiones regulatorias.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí