Nuevos horizontes para inversionistas

0
488

Por Cristián Martínez, fundador de Crece Inmobiliario

El escenario económico global ha impactado con fuerza a todo el mundo, pero ha sido particularmente fuerte con naciones como Chile, debido a que estos embates han significado acumulaciones dentro de un escenario de inestabilidad desde hace ya casi tres años, donde las pugnas internas a nivel socio político, sumado a la crisis sanitaria, han dejado a nuestro país en una situación de incertidumbre.

Si bien el Gobierno ha redoblado los esfuerzos para mostrarle al mundo que Chile sigue siendo una plaza fértil para invertir, el presente y futuro a corto plazo no se ve tan auspicioso considerando cómo la inflación ha impactado a Chile.

De acuerdo a los últimos datos entregados por el Banco Central, en agosto, el IPC anual alcanzó un 14,1%, la mayor alza registrada desde septiembre de 1992, dejando a nuestro país en el tercer lugar de entre 18 naciones en América Latina, con peor inflación, siendo superados solo por Venezuela y Argentina, dos estados con problemas inflacionarios que se arrastran de años.

Este escenario ha consolidado un fenómeno que, si bien, había iniciado hace unos años, durante el último período ha incrementado, donde muchos empresarios han comenzado a mover sus capitales hacia otros países, ya sea de forma parcial o completamente. Dentro de este escenario, una de las opciones que ha ganado terreno es la de no solo invertir en otros países, sino que también explorar las alternativas que brindan algunos para poder optar a visas para poder residir allí.

Estados Unidos es uno de estos casos, ya que, gracias a su estabilidad política y económica, a pesar de también sufrir por los efectos de la inflación, continúa fuerte al contar con una de las monedas más poderosas del mundo: el dólar. En esto es importante saber que no por contar con una propiedad en ese país (que es el caso de muchos inversionistas), se adquiere un derecho a una visa.

Para esto existen otros mecanismos, como en el caso de la visa E2, instrumento al que se puede acceder como ciudadano extranjero que busca invertir en el país, desde aproximadamente 70 mil dólares en adelante, puesto que se configura como una alternativa para aquellos migrantes que llegan al país con planes para generar empleos y pagar impuestos, mediante negocios como franquicias, en su mayoría.

Asimismo, la visa L1, está pensada para quienes tienen empresas en Chile y buscan abrir una sucursal en Estados Unidos. Para esto, hay que presentar planes de trabajo y los lineamientos dentro de la documentación requerida por el servicio de migraciones. Lo positivo: esta visa permite que todo el núcleo familiar pueda viajar.

Por último, la EB-5 es una visa que permite a las personas que invierten en un proyecto inmobiliario en desarrollo, puedan postular a este beneficio, al ser su capital una pieza fundamental en la realización efectiva del proyecto en cuestión.

Mudarse a otro lugar es una decisión importante, por eso siempre es importante contar con profesionales que puedan analizar la situación particular de la persona o familia, para guiarlos a tomar la mejor decisión, para no sufrir contratiempos en un proceso tan delicado.

Migrar es un derecho humano, y en estos tiempos globalizados, mirar nuevos horizontes es cada vez más posible.

Para saber más, visita: https://creceinmobiliario.com/

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí