¿Una hoguera de vanidades la Asamblea General de la ONU? Mucho discurso, mucha arenga y pasión pero nada de soluciones a los problemas del mundo

Si la ONU sirviera realmente para algo no habría guerras, no habría crisis alimentaria, no habría crisis migratoria, si fuera efectiva el mundo sería lo más cercano al mitológico edén.

0
1049
ONU/Cia Pak El Secretario General António Guterres interviene en la apertura del debate general de la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU.

Este martes comenzó la sesión 77 de la Asamblea General de la ONU, un encuentro mundial que año a año reúne a los mandamases del mundo -porque de liderazgo poco y nada- en que cada cual hace tremendos discursos, algunas apologías a toda clase de reivindicaciones, presagios tormentosos, odas a sí mismo; otros muestran narcisismo desbordante, otros desprecian todo, otros que se sienten salvatores mundi, pero lo cierto es que este encuentro mundial solo sirve para eso, mucho blabla y poca acción, porque por ejemplo las resoluciones de la ONU pesan nada y muy pocos las cumplen, el Consejo de Seguridad lo controlan los mismos de siempre, es decir este es un encuentro para hacer valer el viejo dicho que no es más que una “hoguera de vanidades” en que cada cual pone énfasis en sus particulares intereses.

Si la ONU sirviera realmente para algo no habría guerras, no habría crisis alimentaria, no habría crisis migratoria, si fuera efectiva el mundo sería lo más cercano al mitológico edén.

Así los jefe de Estado y de Gobierno del planeta se “lucieron” con sus palabrerías que se resumen así:

Al abrir la Asamblea, el discurso inaugural el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres se enfocó a llamar la atención ante el desastre que vive el mundo, desastre que ha venido alertando hace mucho tiempo pero que ningún país escucha realmente: “Estamos estancados en una disfunción global colosal. La comunidad internacional no está preparada ni dispuesta a afrontar los desafíos enormes y dramáticos de nuestra era. Estas crisis amenazan el futuro mismo de la humanidad y el destino de nuestro planeta (…) Estamos abocados a un desastre climático. Lo vi hace poco con mis propios ojos en el Pakistán, donde un tercio del país ha quedado sumergido por un monzón de una furia desmedida. Lo estamos viendo por doquier“.

El Presidente de las Islas Marshall, David Kabua, arengó: “Hoy, renovamos nuestro llamado al mundo para declarar la guerra total al mayor desafío de este siglo: el monstruo del cambio climático (…) No estamos invirtiendo lo suficiente en la adaptación para salvar vidas, particularmente para los pequeños estados insulares”.

El Presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr., advirtió: “Los efectos del cambio climático son desiguales y reflejan una injusticia histórica: los menos responsables son los que más sufren. Esta injusticia debe corregirse y aquellos que necesitan hacer más deben actuar ahora”. “Nuestros propios estatutos (ONU) están siendo violados en todo el mundo mientras hablamos”.

El Presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, puso el foco en el gran negocio de la tecnología: “En la era de la sofisticación digital, una de las tareas más urgentes para la comunidad global y la ONU es promover la cooperación global para reducir la brecha digital que exacerba la polarización entre las naciones”

El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se enfocó en el conflicto Ucrania-Rusia: “Las consecuencias del conflicto ya se están sintiendo en los precios mundiales de alimentos, combustibles y otros suministros. Este impacto nos pone a todos en contra de los objetivos del desarrollo sostenible”.

El Presidente de Türkiye, Recep Tayyip Erdogan, señaló: “Todos estos desastres que afectan a millones de personas muestran que las Naciones Unidas tendrán que ser mucho más eficaces, mucho más influyentes”.

El Primer Ministro de Japón, Fumio Kishida, advirtió: “Los cimientos del orden internacional están siendo sacudidos violentamente en este momento. Debemos enfrentar la realidad de que la integridad de las Naciones Unidas está en riesgo debido a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, que es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU (…) Lo que necesitamos es acción hacia las reformas, no solo palabras”.

El Presidente de Francia, Emanuel Macron, se centró en la guerra en Ucrania, pero nada dijo de las catástrofes que hay en los países que fueron colonia galas: “La seguridad y la soberanía de todos ya no depende de un equilibrio de fuerzas, de la fuerza de las alianzas, sino de los grupos armados y milicias. ¿Quién aquí puede defender la idea de que la invasión de Ucrania no justifica ninguna sanción? ¿Quién de ustedes aquí puede considerar que el día que les pase algo similar con un vecino más poderoso, habrá silencio de la región, del mundo?”.

El Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, defendió su gobierno señalando: “Lo que no pueden hacer es venir a nuestra casa a dar órdenes”.

El Presidente del Congo, Felix Tshisekedi, se centró en los problemas de su país con Ruanda (excolonia belga): “A pesar de mi buena voluntad y la mano tendida del pueblo congoleño por la paz, algunos de nuestros vecinos no encontraron nada mejor que hacer que agradecernos mediante la agresión y apoyando a los grupos terroristas que están devastando el este (del Congo)”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí