¿Está muerto el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán?

0
1222
Crédito foto: Azertag

Por: Farid Shafiyev, presidente del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales con sede en Bakú y Vasif Huseynov, Jefe de Departamento en el Centro de Análisis de Relaciones Internacionales.

La falta de un acuerdo de paz podría ampliar el escenario de futuras hostilidades entre los dos países y conducir a nuevas tragedias.

El 13 de septiembre, el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán informó que las fuerzas armadas armenias cometieron provocaciones a gran escala en las direcciones Dashkasan, Kalbajar y Lachin de la frontera entre Azerbaiyán y Armenia. La escalada resultó en la pérdida de militares de ambos lados en una de las hostilidades más severas desde el final de la Segunda Guerra de Karabaj.

Los enfrentamientos se produjeron después de difíciles negociaciones en Bruselas mediadas por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el mes pasado. Si bien tres reuniones anteriores generaron esperanzas sobre la posibilidad de firmar un tratado de paz basado en una propuesta de cinco puntos iniciada por Azerbaiyán, que se basa en el reconocimiento mutuo de la integridad territorial de ambos países, Armenia volvió a presentar el tema del llamado estatus de Nagorno-Karabaj, lo que significa volver a una agenda relacionada con el conflicto. Además, más allá de acordar un acuerdo de paz, hay otros tres problemas que deben abordarse. Primero, la delimitación de las fronteras, que estuvo bajo control armenio durante treinta años y, por lo tanto, nunca se definió. Segundo, la apertura de enlaces de transporte, y tercero, la resolución de problemas humanitarios como minas terrestres, detenidos y personas desaparecidas.

Después de la cumbre del 6 de abril en Bruselas, Michel declaró con entusiasmo el comienzo de los preparativos para un tratado de paz que Azerbaiyán había estado pidiendo desde el final de la guerra de 2020. En los días posteriores a la cumbre de abril, Azerbaiyán estableció un grupo de trabajo para negociar un tratado de paz y pidió a Armenia que hiciera lo mismo (Armenia aún no lo ha hecho). La próxima cumbre, que tuvo lugar en mayo, también trajo avances positivos y condujo al establecimiento de una comisión internacional sobre la delimitación y demarcación de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán. La última cumbre del 31 de agosto acordó “intensificar el trabajo sustantivo para avanzar en el tratado de paz que rige las relaciones interestatales entre Armenia y Azerbaiyán”.

Inmediatamente después de la última cumbre, el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, hizo una serie de declaraciones que socavaron estos esfuerzos y exacerbaron significativamente las tensiones a lo largo de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán. Declaró que la cumbre de Bruselas del 31 de agosto no logró ningún acuerdo importante entre las partes, volvió a plantear la cuestión del estatus de Nagorno-Karabaj y básicamente rechazó la integridad territorial de Azerbaiyán.

Pashinyan también cambió su posición sobre la construcción de un ferrocarril entre la parte continental de Azerbaiyán y su enclave de Nakhchivan a través de los territorios armenios del sur, conocido como el corredor Zangezur en Azerbaiyán. Vale la pena recordar que el año pasado había declarado que la construcción del ferrocarril era aceptable y rechazó la idea de pavimentar una carretera a lo largo de esta ruta. Después de la cumbre del 22 de mayo, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, declaró que las partes habían acordado el establecimiento de la ruta de transporte a lo largo de Zangezur (los armenios llaman a esta región Meghri). Aparentemente, el gobierno armenio ahora se ha retirado de este acuerdo.

Los dos años transcurridos desde la Segunda Guerra de Karabaj han demostrado que el derramamiento de sangre no se detendrá si persiste el statu quo. Ambas partes deben llegar a acuerdos sobre una serie de cuestiones urgentes lo antes posible para poner fin a las hostilidades. Es necesario resolver el problema más pendiente: Armenia debe reconocer a Karabaj como parte de Azerbaiyán o continuar con una agenda relacionada con el conflicto. Los intentos anteriores de posponer la resolución del problema de Karabaj para trabajar en otros problemas han fracasado. El nudo gordiano debe cortarse ahora para tener una paz duradera en el futuro.

Además, la delimitación y el reconocimiento mutuo de las fronteras estatales abriría un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales. La comisión internacional sobre la delimitación y demarcación de fronteras debe continuar reuniéndose y trabajando para generar confianza entre los dos países.

Otros temas importantes en la agenda de paz se refieren a la presencia de grupos armados armenios ilegales en la región de Karabaj en Azerbaiyán, la reapertura de los enlaces regionales de transporte y comunicación, así como los problemas humanitarios. Armenia debe cumplir con los acuerdos alcanzados por las partes en las cumbres mediadas por la Unión Europea (UE) y en las tres declaraciones trilaterales Rusia-Armenia-Azerbaiyán. La negativa de Armenia a implementar la cuarta cláusula de la declaración del 10 de noviembre de 2020 que pide la retirada de las fuerzas armenias del territorio azerbaiyano ya ha provocado enfrentamientos entre ambas partes en varias ocasiones y corre el riesgo de una futura escalada.

Debe quedar claro que los últimos enfrentamientos se debieron a la falta de un tratado de paz y la ausencia de avances significativos en otras vías de negociación. Pashinyan no debe emplear las tácticas de sus predecesores que imitaron las negociaciones durante hasta treinta años y bloquearon la solución pacífica del conflicto. Esta táctica finalmente condujo a la guerra en 2020.

La falta de un acuerdo de paz podría ampliar el escenario de futuras hostilidades entre los dos países y conducir a nuevas tragedias. Si bien se produjeron treinta años de acción militar en el territorio de Azerbaiyán, los últimos enfrentamientos han demostrado que Azerbaiyán no tolerará los bombardeos y los ataques con cohetes desde el territorio de Armenia y su respuesta afectará las instalaciones militares armenias allí.

Desafortunadamente, las principales potencias que anteriormente se ocuparon de la resolución del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, a saber, Rusia, Francia y Estados Unidos, tienen intereses opuestos en la región. Además, la política estadounidense se ve afectada ocasionalmente por diversos intereses nacionales, como los grupos de presión armenios. La plataforma de Bruselas, que inicialmente parecía prometedora, ahora está en peligro.

Fuente y traducción desde The National Interest

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí