La tormenta perfecta para la inversiones

0
543

Por Cristián Martínez, fundador de Crece Inmobiliario

Desde la crisis generada por el Covid 19, el escenario económico ha enfrentado diferentes vaivenes que se ven reflejados hoy en las cifras inflacionarias que no solo afectan a los países de medianía de tabla, sino que también a grandes potencias que están sobrellevando números históricos, como es el caso de Estados Unidos, ni más ni menos.

Sumado a esto, la incertidumbre socio política global, con los conflictos entre Rusia y Ucrania, así como también la tensión entre China, Taiwán y el mismo Estados Unidos, no hacen más que seguir ensombreciendo el ambiente para recuperar el dinamismo económico. En este punto, Chile tampoco lo está haciendo bien, con un proceso que ha generado más incertidumbre en un período en el que se necesitan certezas.

Los escenarios antes descritos se configuran como una tormenta perfecta para las inversiones en general y para los inversionistas inmobiliarios en particular, quienes han debido enfrentar las alzas en las tasas de interés y las nuevas condiciones -cada vez más restrictivas- que los bancos han ido implementando. Pero, sumado a esto, hay una medida que viene a ser la guinda de la torta, especialmente para los llamados pequeños inversionistas: la reforma tributaria.

Hoy en día, los inversionistas pueden adquirir hasta dos propiedades DFL2 como persona natural y otra como persona jurídica, sin tener que pagar impuestos. Esta medida nació en primera instancia en el gobierno del ex presidente Eduardo Frei, como una forma de incentivar a la industria de la construcción. La nueva reforma, busca que todas las propiedades paguen impuestos, independientes si son DFL2.

Hay dos tipos de inversionistas en el mundo inmobiliario: los grandes, quienes cuentan con un modelo de negocio que está capacitado para absorber los vaivenes del mercado y que se verá mínimamente golpeado, puesto que logra tener más control respecto a sus inversiones; y está el llamado “inversionista hormiga”, quienes tendrán que exigirle un mayor retorno a su inversión, lo que se verá traspasado, directa o indirectamente, al arrendatario, lo que llevará a elevar el costo de la vida en general.

La reforma tributaria pronta a discutirse, vendría a coronar un escenario que globalmente ha puesto cuesta arriba la inversión inmobiliaria. Justo cuando tendría que ser todo lo contrario, generar las condiciones para no frenar a ese segmento medio que, mediante este tipo de inversiones, puede ayudar a empujar la economía del país.

No obstante, dentro de las opciones disponibles para invertir, la inversión inmobiliaria sigue siendo la alternativa con riesgo más acotado y mayor certidumbre a mediano y largo plazo, dada una alta demanda por vivienda no cubierta, por la plusvalía de los bienes inmuebles y que es heredable. El suelo es un activo escaso y valioso.

Por el momento, la tormenta parece no dar pie atrás, por lo que cobra mayor relevancia el invertir asesorado por especialistas en el rubro.

Para saber más, visita: https://creceinmobiliario.com/

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí