Economía chilena crece un 5,4% en el segundo trimestre, pero menos de lo esperado

Desde la perspectiva del origen, el Banco Central señala que las actividades presentaron resultados disímiles, siendo las mayores incidencias las actividades de servicios –en particular, personales, transporte y empresariales–. En contraste, entre las actividades que presentaron caídas destacaron la minería y el sector agropecuario-silvícola.

0
653

El Banco Central dio a conocer este jueves su informe de Cuentas Nacionales, el cual indica que en el segundo trimestre del 2022, el Producto Interno Bruto (PIB) creció un 5,4% respecto de igual periodo del año anterior, cifra que es menor a la esperada, mientras que la demanda interna aumentó 8,7%, impulsada principalmente por el consumo de los hogares.

Hay que señalar que el segundo trimestre presentó un día hábil más que el mismo período del año anterior, registrando un efecto calendario de 0,2 puntos porcentuales.

Desde la perspectiva del origen, las actividades presentaron resultados disímiles, siendo las mayores incidencias las actividades de servicios –en particular, personales, transporte y empresariales–. En contraste, entre las actividades que presentaron caídas destacaron la minería y el sector agropecuario-silvícola.

En términos desestacionalizados, la actividad económica no presentó variación respecto del trimestre anterior, destacando por su contribución a la baja el comercio y los servicios personales; efecto compensando por un aumento trimestral en la minería.

En tanto, el PIB no minero presentó un crecimiento de 7,0% respecto al mismo trimestre del año anterior, mientras que en términos desestacionalizados cayó 0,5%.

Desde la perspectiva del gasto, la mayor demanda interna fue compensada en parte por una caída de las exportaciones netas.

El crecimiento del gasto interno fue liderado por el consumo y, en menor medida, por la inversión. El aumento del consumo fue reflejo de un mayor gasto de los hogares (7,7%), particularmente en servicios y, en menor medida, de bienes no durables; en contraste, el gasto en bienes durables se redujo.

En tanto, la mayor inversión se sustentó en la formación bruta de capital fijo (FBCF), la cual registró una expansión de 7,3%, incidida mayormente por la inversión en maquinaria y equipo. Por su parte, la acumulación de existencias también contribuyó al crecimiento, alcanzando un ratio acumulado en doce meses de 1,9% del PIB, a precios del año anterior.

Respecto del comercio exterior de bienes y servicios, las exportaciones cayeron 0,3% y las importaciones aumentaron 10,9%. En el primer caso, el resultado se explicó principalmente por menores envíos de cobre; en el segundo, destacaron las mayores internaciones de químicos, combustibles y vestuario.

En términos desestacionalizados, la demanda interna fue menor respecto al primer trimestre, resultado explicado por el consumo tanto de los hogares como del gobierno. En contraste, la variación de existencias incidió al alza, compensando en parte el efecto anterior.

El ingreso nacional bruto disponible real (INBDR) presentó un crecimiento de 5,4% al igual que el PIB. En este resultado se compensó el efecto de mayores transferencias y rentas del exterior, con un deterioro en los términos de intercambio.

El ahorro bruto total ascendió a 26,5% del PIB en términos nominales, compuesto de un ahorro nacional de 18,0% del PIB y un ahorro externo de 8,5% del PIB, correspondiente al déficit en cuenta corriente de la Balanza de Pagos.

En línea con la política de revisiones de las cuentas nacionales, la tasa de crecimiento del PIB del primer trimestre se revisó al alza, de 7,2 a 7,4%. En tanto, el crecimiento de la actividad económica del segundo trimestre fue menor en 0,3 décimas respecto al cierre preliminar del Imacec (de 5,7% a 5,4%).

Lo anterior se explicó, principalmente, por la incorporación de información actualizada para la elaboración de los indicadores de coyuntura.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí