Nuevo gerente general de DPS Chile: “Estamos más cercanos a parecer una economía circular que a serlo y ese es el gran desafío en el rubro del packaging”

0
385
  • Durante casi 10 años Walter Kahler se desempeñó como Gerente Comercial de la empresa líder en envases descartables y desde este 2022 será el sucesor de Emilio Saray en la Gerencia General.

Uno de los grandes beneficiados de la pandemia fue el rubro del packaging, que se vio fuertemente demandado por los miles de comercios que necesitaron envases de calidad para llegar a distintos destinos gracias al delivery. En nuestro país, la empresa líder del sector, DPS Chile , tuvo un alza de un 60% en ventas en comparación a 2019 y “tuvimos que duplicar el portafolio agregando una importante cantidad de productos asociados a esta nueva forma de adquirir alimentos producidos fuera de nuestros hogares”, dice Walter Kahler, el recién asumido gerente general.

Haciendo un análisis de los desafíos que vienen para este segundo semestre, Kahler comenta que “tengo la fortuna de hacerme cargo de una empresa que se encuentra consolidada en el mercado y que además al igual que toda la industria ha tenido un buen período asociado a los cambios de consumo”.

“Para DPS la misión es tener productos siempre disponibles, porque la operación de nuestros clientes depende de ellos. Si el cliente vende hamburguesas y se queda sin hamburguesas, palta o pan, podrá abastecerse de alguna forma en un supermercado o almacén, afectando probablemente la calidad o costos pero sin parar su operación. Pero si no tiene el envase para entregar su producto, seguramente tendrá un problema que no podrá solucionar de manera tan fácil”, asevera.

En esta senda, Kahler identifica desafíos tanto internos como externos, como el comportamiento de la demanda, el actual panorama económico y la sustentabilidad. “El principal desafío interno es darle continuidad a una empresa exitosa liderada durante años por su fundador, Emilio Saray, por quien siento un gran respeto y compromiso por mantener y mejorar lo que construyó durante ya más de 30 años”, destaca.

Sobre la industria, a su parecer “giró de manera acelerada y se requiere ser agresivo pero a la vez darse el tiempo para entender los reales cambios. Los consumidores tienden a tomar modas tendencias y novedades, pero no necesariamente eso genera que los mercados giren en 180 grados”. Además, el alza del dólar y de la inflación ha golpeado fuertemente los bolsillos de los consumidores: “Sin duda esto genera que debemos disponer de mayor capital para generar importaciones y como todos sabemos el dinero no es gratis. Por otra parte las personas han perdido poder adquisitivo, lo que los hará tener que seleccionar de una forma más selectiva los bienes en los que quieren gastar su dinero y la comida fuera del hogar es sin duda un bien no necesariamente de primera necesidad.”

Por último, uno de los temas relevantes para el rubro es la economía circular. “Estamos dando una buena señal, esto es realmente una preocupación y el mercado ha estado dispuesto incluso a aceptar un mayor precio por ser parte de este nuevo camino sustentable, pero sin duda las comunicaciones han ensuciado mucho la idea y hoy estamos más cercanos a parecer una economía circular que a serlo y ese es el gran desafío en el rubro del packaging”.

“El desafío es grande y no es sólo preferir una u otra materialidad, esto tiene que ver más bien con que el usuario final piense ¿qué pasara con el producto que descarté? Esto es en todo ámbito, no sólo en el packaging, y para esto falta mucho. Seguramente el camino nos traerá sorpresas con los materiales que serán la mejor solución y nos permitan construir una real economía circular”, agrega.

DPS lleva años dando servicios a empresas dedicadas al expendio de alimentos. “Lo que hacemos es dar disponibilidad en nuestros 12 centros de distribución a lo largo de Chile, de una categoría que normalmente no es el negocio de nuestros clientes, si no más bien un complemento de éste, como lo es el packaging, categoría que tiene la característica de ser un producto de bajo valor y mucho volumen, por lo que la distribución es muy costosa en relación al valor del producto. Si esto lo sumamos a la geografía de Chile con una baja población distribuida en más de cuatro mil kilómetros de largo, creo se puede entender de mejor manera el valor que damos, ya que no sólo tenemos bodegas, sino que desde nuestros centros despachamos a cada uno de nuestros clientes”.

Para saber más, visita: www.dpschile.cl 

Publicidad