Algo huele mal en Ucrania: Sus autoridades solo piden y piden armas pero no mediación para terminar la guerra

Así las cosas, solo cabe pensar que Rusia -con la complicidad de Ucrania y sus aliados- está forjando un nuevo orden mundial y para ello es necesario sacrificar Ucrania.

0
711
El águila bicéfala símbolo del Imperio ruso...un viejo nuevo anhelo de Rusia que podría surgir tras la guerra en Ucrania

Hace unos días, la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska, llamó a los legisladores estadounidenses a proporcionar a su país la ayuda militar que tanto necesita para defenderse de los ataques rusos: “Estoy pidiendo algo que nunca querría pedir. Estoy pidiendo armas, armas que no se usarían para hacer una guerra en la tierra de otra persona, sino para proteger el hogar de uno y el derecho a despertar con vida en ese hogar”, afirmó Zelenska.

En general, las máximas autoridades ucranianas solo piden armas a Occidente y no piden -con la misma fuerza e insistencia- que las mismas potencias que proporcionan armas, ejerzan su verdadero poder para negociar el fin de la guerra, tampoco lo piden en los foros internacionales.

Lo anterior, hace pensar que detrás de esta guerra hay un perverso fin como es estrangular la economía occidental para que sea la triada Rusia, China e India las potencias neoimperiales que dominen el mundo y terminen con el control que por más de medio siglo ha liderado Estados Unidos y sus aliados. Mientras que para las naciones occidentales, es un escenario ideal para probar nuevos sistemas de armas revalorizando la industria militar y dar de baja arsenales obsoletos.

En esa línea de asistencia solo militar, el 23 de julio el Consejo Europeo anuncio la entrega 500 millones de euros adicionales “destinados a intensificar el apoyo de la UE a las capacidades y resiliencia de las Fuerzas Armadas de Ucrania”. En una nota de prensa, el Consejo informó que “adoptó dos medidas de asistencia en el marco del Fondo Europeo para la Paz (EPF)”, con lo que eleva “la contribución de la UE a Ucrania hasta un total de EUR 2.500 millones”.

Se trata del quinto paquete por el valor 500 millones en apoyo militar que la Unión Europea destina a Ucrania desde el comienzo de la guerra, el 24 de febrero.

Las dudas sobre el verdadero interés de mantener viva la guerra aumentan dado que el costo humano lo paga el pueblo ucraniano y el económico el mundo entero que se ve afectado por un conflicto que claramente es un operación tipo ajedrez que solo afecta la economía de Occidente en su conjunto, con inflación desatada, alza imparable del gas, petróleo y granos, todos insumos en que tanto Rusia como Ucrania tienen las llaves del control de flujos.

Así las cosas, solo cabe pensar que Rusia -con la complicidad de Ucrania y sus aliados- está forjando un nuevo orden mundial y para ello es necesario sacrificar Ucrania. También deja de manifiesto que el rol de la ONU, el Papa y otras instituciones mundiales han perdido totalmente su relevancia.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí