Aguas Andinas llama a cuidar el alcantarillado y advierte que mal uso genera graves obstrucciones en la red de aguas residuales

0
101
  • La compañía de servicios medioambientales informó que cada año se extraen más de 2 mil toneladas de basura en la Región Metropolitana, cifra que este 2022 podrían incrementarse de manera importante, pues a la fecha ya se han recolectado en promedio 186 toneladas mensuales de desperdicios.
  • Adicionalmente, advirtió los cuidados que se deben considerar en la red de aguas residuales y los riesgos que representa arrojar basura y elementos ajenos, además de abrir cámaras ubicadas dentro de las propiedades para evacuar las aguas lluvia, así como las tapas públicas en las calles. Esto podría ocasionar rebases, poniendo en riesgo la salud y seguridad de las personas.

Frente a las precipitaciones que se han registrado esta última semana en la Región Metropolitana, y las que se esperan para mañana, Aguas Andinas hizo un llamado a hacer un buen uso a la red de alcantarillado de más 11 mil kilómetros que transporta las aguas servidas de toda la Región Metropolitana para descontaminarlas y limpiarlas en las biofactorías La Farfana y Mapocho Trebal. Los equipos de la compañía retiran anualmente grandes cantidades de elementos ajenos que producen graves colapsos en su funcionamiento, entre ellos mascarillas, pañales, plásticos, y otros elementos que ingresan desde los baños y cocinas de las viviendas y también neumáticos, ladrillos, cemento y palos, que ingresan a través de las tapas ubicadas en la vía pública, desde donde se arroja directamente la basura a la tubería.

Para resaltar la importancia de este problema que afecta a numerosas comunas de la región y hacer un llamado a su cuidado, el director de Clientes de Aguas Andinas, Eugenio Rodríguez, junto al alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, presentó los equipamientos tecnológicos (sistemas acústicos y de televigilancia) que despliega Aguas Andinas para mantener y limpiar el alcantarillado, siendo fundamental contar con el apoyo de la población para su buen uso.

 “Cada año retiramos más de 2 mil toneladas de basura de toda la red. Lo complejo es que como el alcantarillado se encuentra bajo tierra y como no se ve, se olvida que existe y la importancia que tiene en términos sanitarios. Por esta razón, queremos ser enfáticos en que depende de todos velar por el buen funcionamiento de esta red que nos permite enviar todas las aguas servidas de la ciudad a nuestras biofactorías donde se depura el 100% de ellas, convirtiéndonos en uno de los únicos países de Latinoamérica en hacerlo”, detalló Eugenio Rodríguez.

Al respecto, el edil del municipio hizo un llamado a cuidar la red de recolección de aguas residuales: “El alcantarillado no es basurero. Hay personas que ingresan elementos que saturan el sistema como pañales, toallitas, mascarillas, entre otros. Si se mal utiliza el alcantarillado se producen efectos negativos a la comunidad. Por ejemplo, el aceite es un elemento que afecta enormemente y obstruye los ductos, y es común encontrarlo a través de la red. Cualquier mala práctica termina afectando a la ciudadanía, por lo que pedimos, especialmente a los vecinos, que nos avisen si se generan este tipo de problemas -sobre todo ahora que estamos a la espera de precipitaciones-, para continuar trabajando colaborativamente con Aguas Andinas en evitar que este tipo de situaciones termine afectando la vida diaria y la seguridad sanitaria. Nosotros como municipio tenemos la facultad de generar fiscalización para velar por un buen uso del alcantarillado. Por eso, el llamado es a la responsabilidad, el alcantarillado es parte de nuestra vida diaria y es necesario cuidarlo”.

Aumento en la cantidad y variedad de desechos en la red

En la cita, el personal de Aguas Andinas mostró la variedad de desechos que se han encontrado en la red durante las últimas semanas, haciendo un llamado a evitar que estas prácticas continúen repitiéndose.

“Hemos detectado materiales y residuos insólitos en las alcantarillas. Por ejemplo, una tina de guagua o casos como el de personas que, tras limpiar un camión de cemento por dentro, vertieron el agua mezclada con restos del material al alcantarillado y lo bloquearon porque se solidificó. Todos estos elementos que entorpecen y obstruyen enormemente el flujo de las aguas servidas pueden causar colapsos en la red y anegamientos en la vía pública”, detalló Rodríguez.

Según datos de Aguas Andinas, durante 2022 desgraciadamente se espera superar la cantidad de desechos recogidos anualmente, ya que a la fecha se han retirado un promedio de 186 toneladas mensuales. Diariamente los equipos de la compañía trabajan con camiones especiales con aspiradoras y robots para mantener la extensa red de alcantarillado en óptimas condiciones.

Precauciones en los días de precipitaciones

Adicionalmente, aunque las lluvias son cada vez más escasas en la región, la compañía de servicios medioambientales advirtió a los usuarios que en los días de precipitaciones maniobrar las tapas de alcantarillado puede derivar en rebases de aguas lluvias mezcladas con aguas servidas hacia el exterior y, a la vez, representar un riesgo para la salud y la seguridad de las personas.

Por lo mismo, hicieron un llamado a evitar esa mala práctica y así mantener el cuidado de esta infraestructura sanitaria para evitar rebases en la vía pública y -eventualmente- en los domicilios. Cabe recordar que la red de alcantarillado está diseñada y dimensionada solo para recibir aguas servidas y no las aguas lluvias, las que cuentan con una red especial para este fin, la que no es gestionada por Aguas Andinas. Por eso, es relevante el buen uso de la infraestructura y sobre todo en días de lluvias intensas como las que recibimos a principios de esta semana.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí