Huenchumilla barre el suelo con carta de ex pdtes. DC pidiendo “libertad de acción”: “Sería decirles a los militantes hagan lo que quieran”

“Esto equivale a decirle a sus militantes y simpatizantes,simplemente: “hagan lo que quieran”; o a decirle al país que la DC, como partido político, no tiene nada que decir, puesto que no tiene opinión sobre el plebiscito”, dijo el senador DC.

0
764

El senador DC, Francisco Huenchumilla, no dejó títere sin cabeza en su cuestionamiento a la carta enviada por nueve ex presidente de la falange que piden “libertad de acción” a los militantes para la votación del plebiscito de salida, afirmando que esto sería decir que cada integrante de la tienda política “hagan lo que quieran”.

Por la presente declaración, vengo en rechazar la insólita declaración de los expresidentes de la DC, que llaman al partido a decretar LIBERTAD DE ACCIÓN en el Plebiscito de Salida del próximo 4 de septiembre”, señala el legislador.

Y agrega que “esto equivale a decirle a sus militantes y simpatizantes,simplemente: hagan lo que quieran”; o a decirle al país que la DC, como partido político, no tiene nada que decir, puesto que no tiene opinión sobre el plebiscito”.

Y a renglón seguido se pregunta que “¿no es acaso insólito que dirigentes que ejercieron el máximo liderazgo interno, en un hito tan clave para los destinos del país como es una propuesta de Nueva Constitución, que deje atrás aquella de la Dictadura, y que por primera vez haya sido bajo la soberanía popular, hagan este llamado al partido que alguna vez presidieron para que renuncie a su razón de ser, y a que mire para el lado, se quede callado y no tenga opinión?”.

El senador también menciona la necesidad de retornar a la esencia de lo que es un partido político, en el sentido de tener opinión respecto a “circunstancias o hechos históricos que resulten cruciales para la sociedad que pretende conducir”, con el objetivo de transparentar su postura y decisión de influir en ella como lo es el plebiscito de salida del 4 de septiembre.

Huenchumilla crítica la misiva de los ex timoneles falangistas, precisando que “busco, y no encuentro en sus palabras, los argumentos o análisis que sustentes esta petición”.

Sin embargo, concede un punto respecto del análisis que hacen los ex líderes DC respecto al temor que tienen que “una definición clara y tajante, produzca entre nosotros una fractura de insospechadas proyecciones”.

También cuestiona a su propio partido al señalar que cuando algunos dirigentes y militantes le propusieron asumir responsabilidades mayores en la colectividad, “sentí que no estaban dadas las condiciones democráticas internas para salir de la crisis que vivíamos; un partido sin ideas y sin debate, empantanado en una lucha encarnizada por el control del poder interno”.

En cuanto a la propuesta planteada por los ex timoneles de la Falange, Huenchumilla sostiene que “los expresidentes nos piden 3 años más, al costo de no tener opinión en el plebiscito; el precio es demasiado alto, porque apunta al corazón y la esencia de un partido. Un partido sin ideas y sin opinión, ¿qué es? Nada”.

Detrás de todo esto, existe el temor de que –dada una definición entre el Apruebo y el Rechazo– el sector que pierda pudiera no aceptar el resultado. Si tal cosa sucediera, significaría que nos habríamos estado haciendo trampas en solitario, y que el partido habría perdido el affectio societatis, sin el cual no es posible una comunidad de ideas de hombres libres, agrupados en un partido político”, afirma.

En ese sentido, el parlamentario menciona que “lo que no es aceptable es que, bajo este supuesto, los expresidentes quieran actuar y llamen a su partido, como si fueran simples ciudadanos de a pie sin responsabilidades públicas; y la Democracia Cristiana una suerte de Junta de Vecinos, que opte por la mudez y el silencio frente a las opciones, simplemente lavándose las manos. Eso sería eludir su responsabilidad y un grave error político”.

No quiero especular, pero es probable como hipótesis, que determinados sectores de la DC estén por rechazar, y una “libertad de acción” les permitiría pasar “colados”, al costo de hipotecar para siempre la poca credibilidad que, supongo, aún nos puede ir quedando. Una cuestión a mi juicio impresentable, pues le estaría haciendo el juego a la derecha. Porque objetivamente, una decisión de libertad de acción de la DC es un punto a favor del Rechazo”, explica.

Al respecto, Huenchumilla plantea que es necesario que cada uno de los ex timoneles de la DC que firmaron la carta “sincerara su opción y dijera públicamente si está por el Apruebo o por el Rechazo; la militancia y la opinión pública lo agradecerían, pues iluminaría su propia decisión”.

Además, el histórico dirigente de la Falange respalda la labor de la Convención y sostiene que “por mi parte, fui crítico de la forma como la Convención condujo este proceso, pues ello generó un clima negativo respecto de su gestión. El proceso le ganó al contenido. Terminado el trabajo, me di el tiempo necesario para estudiar detenidamente el resultado, y no encuentro nada tan grave y delicado para el futuro del país, que me llevara a encender luces rojas o amarillas”.

Finalmente, el legislador repasa a la actual oposición, indicando que “la derecha está en contra, porque está velando por sus intereses, como lo ha hecho siempre en nuestra historia patria; no se da cuenta que está cometiendo un error histórico, pues estamos en un mundo diferente, en que las injusticias y las abusivas desigualdades ya no pueden esconderse, te seguirán persiguiendo, y en cualquier recodo del camino te pasarán la cuenta. Lo sabio y estratégico de un partido político es adelantarse y hacer los cambios que la sociedad necesita. Desde los años 90 la derecha, con todo tipo de promesas falsas y artilugios, usó su poder de veto y se negó a los cambios. ¿Por qué ahora deberíamos creerle? Hay vida, más allá de la Constitución de Pinochet”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí