Siches endurece el discurso y asegura que perseguirán a quienes no entienden que la ciudadanía quiere vivir en paz

“En torno al orden público, sin duda tenemos el desafío de ser muy claros en que el derecho a la legítima manifestación y protesta lo vamos a respetar, pero eso está muy alejado de la violencia, de los saqueos o del uso de los espacios comunitarios y cívicos que hoy atentan con la convivencia ciudadana. Y en eso hemos estado trabajando. Recuperar los barrios y volver a recuperar el tejido social”, señala la jefa de la cartera del Interior.

0
58

La ministra del Interior, Izkia Siches, hace un balance de sus tres meses a cargo de la cartera dedicada al orden público, endureciendo su discurso al afirmar que perseguirán a todas las personas que no entienden que la ciudadanía quiere vivir en paz y tranquilidad.

No vamos a tropezar en perseguir activamente a aquellas personas que no entienden que la ciudadanía quiere vivir en paz y tranquilidad, y que hay hechos que no pueden ser concebidos dentro de una sociedad”, explicó la jefa de gabinete en una entrevista con La Tercera.

Además, Siches admite que “este cargo iba a ser difícil y que iba a tener que poner todo de mí, en mis capacidades y también mi resiliencia al momento de ir soportando los embates que íbamos a enfrentar. Y hoy lo hago con más compromiso y convicción que nunca”.

La secretaria de Estado aclara que “en torno al orden público, sin duda tenemos el desafío de ser muy claros en que el derecho a la legítima manifestación y protesta lo vamos a respetar, pero eso está muy alejado de la violencia, de los saqueos o del uso de los espacios comunitarios y cívicos que hoy atentan con la convivencia ciudadana. Y en eso hemos estado trabajando. Recuperar los barrios y volver a recuperar el tejido social”.

En cuanto a los saqueos que se han registrado en el último tiempo, la ministra señala tajante que “no van a ser tolerados dentro de nuestra administración y hemos estado trabajando en distintos protocolos con Carabineros, justamente para no propiciar enfrentamientos innecesarios, pero cautelar los espacios públicos”.

Asimismo, admite no estar sorprendida con la violencia que se registra en las calles bajo la administración de Gabriel Boric, afirmando que “en general, hasta los movimientos de izquierda se agudizan un poco dentro de los gobiernos progresistas. No sé si ustedes se acuerdan, en los gobiernos de la Nueva Mayoría, de la Concertación, muchos fenómenos de los sindicatos y de protestas estudiantiles se suelen ver reactivados porque todos los grupos buscan un nicho. Obviamente, en este caso también podía ocurrir así. Así que no esperábamos que solamente por ser electos íbamos a poder tener paz”.

Violencia en La Araucanía

Respecto a la violencia en La Araucanía, Siches precisa que nunca pensaron que al asumir el Gobierno se iban a terminar estos hechos en la macrozona sur, ya que “siempre supimos que el tema de La Araucanía era muy, muy complejo, que teníamos distintos grupos que estaban operando en la zona y que se requería una respuesta de fondo”.

Tenemos que hacernos cargo de las demandas indígenas en materia territorial, porque si no hay restitución territorial, no hay mucho que conversar. Pero también necesitamos separar cómo operan los grupos en la zona. Y ahí hay grupos que utilizan fuentes de ilícitos para su financiamiento, otros que también se articulan en torno a ellos y son bandas de crimen organizado que requieren ser perseguidos. Y en eso hemos estado trabajando, fortaleciendo las capacidades policiales. Y como tampoco se puede llevar el Estado sin seguridad, hemos contado con el apoyo de las Fuerzas Armadas para cautelar y prevenir acciones delictuales en torno a rutas que están atacando a los trabajadores, a civiles y a las mismas Fuerzas Armadas y Carabineros”, menciona.

En cuanto a la aplicación de un estado de excepción más acotado, Siches precisa que “creo que ahí hubo una sobreinterpretación de nuestro gobierno en particular, de que íbamos a encontrar mayor refractariedad al uso del estado de excepción. Nos pusimos el parche antes de la herida, pensando que para los parlamentarios iba a ser muy complejo. Pero al conversar con ellos, rápidamente se despejó y se puso sobre la mesa que el gobierno debía usar todas las herramientas que estaban, y si ya existía una, no era necesario inventar una nueva, si es que se entendía que iba a ser con todos los resguardos”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí