Estados Unidos y Reino Unido anunciaron la prohibición de importaciones de petróleo ruso

En ese sentido, el Presidente Joe Biden sostuvo este martes, al anunciar la sanción, que los europeos “pueden no estar en una posición de sumarse”. Aun más, advirtió de que el castigo tampoco saldría gratis a los estadounidenses, que viven la peor escalada inflacionista en 40 años.

0
639

El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció que prohibirá las importaciones de petróleo ruso “para infligir más dolor” a Vladimir Putin, pero advirtió que los consumidores estadounidenses también tendrían que asumir los costos de “defender la libertad”.

El Reino Unido ha secundado la medida, pero el resto de aliados europeos, mucho más dependientes de la energía rusa, la ha rechazado por el momento.

Se trata de una de las más duras medidas tomadas en contra de Rusia a raíz de su invasión de Ucrania, guerra que ya ha provocado miles de víctimas.

En su anuncio, el Mandatario estadounidense admitió este martes, al anunciar la sanción, que los europeos “pueden no estar en una posición de sumarse”. Aun más, advirtió de que el castigo tampoco saldría gratis a los estadounidenses, que viven la peor escalada inflacionista en 40 años.

“Dije que me sinceraría con el pueblo estadounidense desde el principio. Cuando hablé de esto por primera vez al principio, dije que defender la libertad también nos va a costar en los Estados Unidos“, apuntó.

Asimismo, recalcó que había actuado en “estrecha consulta con nuestros aliados, especialmente en Europa”. En ese sentido, subrayó “que el pueblo estadounidense debe entender que muchos de nuestros socios europeos no podrán unirse a los EE.UU., un exportador neto de energía, en esta prohibición”.

Podemos dar este paso cuando otros no pueden, pero estamos trabajando en estrecha colaboración con Europa y nuestros socios para desarrollar una estrategia a largo plazo para reducir también su dependencia de la energía rusa“, concluyó.

Para Estados Unidos, Rusia representa el 8% de las importaciones de crudo, lo cual no resulta inocuo, y las repercusiones globales dañan a sus empresas. El índice selectivo S&P de la Bolsa de Nueva York bajó el lunes un 3%, la peor caída desde octubre de 2020, lastrado por las perspectivas de un embargo. El barril de petróleo Texas (WTI), de referencia en Estados Unidos, escalaba un 4% al inicio de la sesión este martes y el precio medio de la gasolina ha tocado este año los cuatro dólares por galón (3,7 litros), una cota no vista desde 2008. Los datos añaden dificultades al Gobierno con las elecciones legislativas a la vuelta de la esquina, en noviembre.

Respaldo británico

“El Reino Unido reducirá de modo gradual, hasta eliminarlas, las importaciones de crudo y productos derivados del crudo, a finales de 2022″, anunció en Twitter Kwasi Kwarteng, ministro británico de Energía y Empresas.

Esta transición dará a los mercados, las empresas y las cadenas de suministro tiempo más que suficiente para reemplazar las importaciones de Rusia, que suponen un 8% de nuestra demanda”, añadió Kwarteng.

Boris Johnson ha intentado en todo momento acompasar sus decisiones con las de la Casa Blanca, a pesar de las reticencias expresadas hasta última hora. “No puedes simplemente cortar de la noche a la mañana el suministro de gas o de petróleo procedente de Rusia”, había dicho el lunes el primer ministro británico.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí