Jorge Burgos le espeta a su partido (DC) mantenerse alejado del nuevo gobierno: “Obliga a actuar con dignidad y decoro” …pero ¿La DC alguna vez ha tenido decoro?

La DC solo podrá recuperar mayor apoyo ciudadano si muestra indubitada autoridad política, lo que está estrechamente unido a la autoridad moral, sostiene Burgos.

0
1157

La Democracia Cristiana disminuida, diezmada en sus bases que arrastra un historial o prontuario -usted elige lo que más le calza a este partido- de devaneos, aciertos, fracasos, traiciones y cocinerías varias, sigue creyendo que es un partido relevante en el (DES) concierto político nacional que atraviesa por la peor de las crisis de confianza desde los 70, cuando se produjo el quiebre institucional en parte alentado por esta misma Democracia o Desgracia Cristiana la principal responsable de los hechos que terminaron en el 11 de septiembre de 1973. Ahora, casi medio siglo después, esta misma DC parece que no ha aprendio nada de sus historia, así lo deja entrever la opinión de uno de los personajes más grises de esa colectividad, el ex minsitro y ex diputado Jorge Burgos, que al igual que otros decé más parecen militantes de patidos de derecha que de un patido de centroizquierda como intenta sostenerse la colectividad que nació de la “costilla” del partido Conservador.

Burgos siempre ha criticado a su colectividad por la cercanía con los “comeguaguas”, asi por ejemplo lo recuerda en declaraciones hechas en septiembre de 2017, en las que criticaba al gobierno de Bachelet, donde él fue su ministro del Interior: “Fue una suma de cosas. A poco andar se demostró que había un giro importante a la izquierda, la presencia del Partido Comunista, una impronta más bien pensada en la distribución, muchas veces olvidando que para distribuir bien hay que crecer. Los conductores del PS decidieron cambiar un eje de coalición con la DC por el Partido Comunista. La conjunción de esas cosas fue produciendo un hecho bastante definitivo”.

Burgos, es de esos personajillos políticos que, por ejemplo, gustaba de ciertos viajes que organizaba una institución y que luego de participar entusitaamente en ellos, salia a criticar con total edsparpajo, lo mismo hizo con la Presidenta Bacheler, a cuyo gobierno criticó como si fuera opositor. Este es el señor Burgos que hoy dice que su colectividad debe apelar a la “autoridad moral”, como sífuera una de esas clases de ética con que se castigó a los dueños de Penta.

Y así este sábado, Burgos escribe una suerte de arenga anti gobierno de Boric asegurando: “No debe pedir nada. No debe esperar nada” o alerta por la posibiliad que que “reparticiones públicas sean capturadas por intereses sectarios“, y parece que no se acuerda que a DC, su decé ha manejado como estanco por ejemplo ENAP o Codelco, por mencionar dos entidades.

Pero para mayor claridad el texto completo escito por burgos y pubicado en el diario favorito de Piñera:

“En un momento en que todo, o casi todo, parece estar en discusión en nuestro país por efecto de las propuestas de la corriente refundacional que parece controlar la Convención, y también por las interrogantes que despierta la llegada del nuevo gobierno, todas las fuerzas políticas están obligadas a tomar posición respecto de los caminos posibles para Chile y definir con dignidad y claridad los valores con los que se identifican. La Democracia Cristiana no puede eludir tal exigencia.

Lo primero que necesita la DC es dejar a un lado los condicionamientos electorales o políticamente subalternos, como la posibilidad de tener o no tener cargos en el nuevo gobierno, para poder reflexionar a fondo sobre el futuro. Una mínima conciencia de lo que ha representado en la historia reciente de Chile la obliga a actuar con dignidad y decoro. No debe pedir nada. No debe esperar nada.

Lo peor sería que el partido se dejara arrastrar por la corriente del momento, ya sin capacidad de autoanálisis ni de juicio independiente sobre los dilemas que vive el país. Tiene que defender los principios con los que surgió en 1957 como opción democrática y de cambio social, en pugna con los autoritarismos de izquierda y de derecha.

La DC debe pronunciarse explícitamente contra aquellas propuestas que ponen en riesgo todo lo avanzado por Chile desde la recuperación de las libertades. Lo primero es defender la unidad de la nación y rechazar la posibilidad de que ella se convierta en un archipiélago de comunidades autónomas. Debe reafirmar su identificación con los fundamentos de la democracia representativa, sostenida en el sufragio universal, que nos iguala como ciudadanos por encima de la raza, la condición social, la religión o cualquier otra diferencia. Debe sostener los ejes de la economía social de mercado, que ha sido fuente de progreso. Debe oponerse a cualquier intento de control estatal sobre los medios de comunicación.

Chile necesita impulsar cambios en muchos ámbitos, entre ellos el de la calidad de las instituciones. Hay que modernizar y racionalizar el funcionamiento del Estado para que favorezca la cohesión social y atienda eficazmente las necesidades más urgentes. Ello supone impedir que los ministerios y demás reparticiones públicas sean capturadas por intereses sectarios.

La DC solo podrá recuperar mayor apoyo ciudadano si muestra indubitada autoridad política, lo que está estrechamente unido a la autoridad moral. Eso implica precisar las señas de identidad con las que quiere presentarse ante la sociedad. Se repitió tanto que el “camino propio” no era una opción para el partido, que se creó la impresión de que la DC carecía de autonomía y renunciaba a defender su propia visión de las cosas. Pues bien, lo ha pagado caro. Tiene que tomar distancia de toda forma de populismo, hablar con la verdad al país y atreverse a cruzar el desierto si fuera necesario para rescatar su razón de ser, sus valores y sus propuestas de progreso. No es una vía fácil, pero es la única que puede inspirar respeto hoy y mañana.

Para lo anterior aún cuenta con un número de diputados y senadores que, si actúan de manera coherente y unitaria, pueden ejercer una influencia relevante en la legislatura que está a la vuelta de la esquina”, remata amagamente Burgos.

Él los “Cucos” de Burgos

Es curioso el antiizquierdismo de Jorge Burgos, porque los datos reales sobre las fuerzas políticas, según el Servel, es que la DC es efectivamente un partidito chiquitito y que como va podría entrar a la categoría de “en riesgo de extinción”. Al 15 de abril de 2017 la DC tenía 29.719 militantes y al cierre de esta nota, cuenta con 31.169 y ocupa el octavo lugar detrás de todos los partidos de derecha y justo atrás de la UPA.

Para pesar de Burgos, el cuco del “PC” -el partido que tanto lo atormenta- los supera por 15.113 militantes, e incluso el otro cuco más PC que el mismo PC, la Unión Patriótica los pasa por 1.661. Es decir los partios de la izquierda que tanto vilipendea tienen más apoyo ciudadano que la DC.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí