El Grupo de Minsk de la OSCE debe ser disuelto o reformado

Por: Dr. Vasif Huseynov, asesor principal del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (Centro AIR) y profesor adjunto de la Universidad Khazar en Bakú, Azerbaiyán.

Es hora de que la comunidad internacional reconsidere el papel del Grupo de Minsk en el proceso de paz de posguerra entre Bakú y Ereván y debería disolver la institución por completo o reformarla / reestructurarla para abordar de manera efectiva el proceso de negociación, escribe Vasif Huseynov en este artículo de opinión.

Se programó que los ministros de Relaciones Exteriores de Armenia y Azerbaiyán se reunieran a iniciativa de los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE al margen de la 28ª reunión del Consejo de Ministros de Ministros de Relaciones Exteriores de los países de la OSCE en Estocolmo el 3 de diciembre. A pocas horas antes del nombramiento, la parte azerbaiyana se negó a reunirse con el Ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, decisión que estaba relacionada con la visita ilegal de una delegación parlamentaria armenia a la región de Karabaj en Azerbaiyán. La cancelación de la reunión fue interpretada por algunos observadores de la región como un testimonio más de la pérdida de relevancia del Grupo de Minsk en las negociaciones de paz de la posguerra entre Bakú y Ereván.

El Grupo de Minsk desempeñó el papel de principal mediador en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán durante hasta tres décadas, desde mediados de la década de 1990 hasta el estallido de la Guerra de 44 días en Karabaj a fines de 2020. La institución ha estado dirigida por una presidencia tripartita, establecida en 1995-1997 y confiado a los Estados Unidos, Rusia y Francia. Vale la pena señalar que los tres países tienen una diáspora armenia influyente y sus respectivos parlamentos en varias ocasiones expresaron su apoyo a la parte armenia, aunque de diferentes formas, desde visitas ilegales de parlamentarios a los territorios ocupados de Azerbaiyán hasta restringir la ayuda a Azerbaiyán (p. Ej. , la notoria Sección 907 (1992) de la Ley de Apoyo a la Libertad del Congreso de los Estados Unidos).

Desde su establecimiento, el Grupo de Minsk presentó una serie de propuestas para la solución del conflicto, pero sistemáticamente no logró que las partes llegaran a un acuerdo. El último gran golpe a la institución antes de la Guerra de los 44 Días lo asestó el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinyan, cuyo gobierno rechazó todas las fórmulas de arreglo propuestas por los mediadores y exigió la reestructuración del formato de negociación incluyendo a los representantes del régimen separatista (el tan -denominada “República de Nagorno-Karabaj”) instalada en los territorios ocupados de Azerbaiyán.

La imagen y la eficacia del Grupo de Minsk se vieron aún más socavadas durante y después de la última guerra cuando Francia ignoró el principio de neutralidad como mediador y se puso abiertamente del lado de Armenia. En unas pocas semanas después de la guerra, ambas cámaras del parlamento francés adoptaron resoluciones casi unánimemente reconociendo la llamada “República de Nagorno-Karabaj” a pesar de que la propia Armenia no la ha reconocido como un actor estatal independiente. Esto se suma al hecho de que Francia había desempeñado un papel notablemente pro-armenio también en las negociaciones de 1993 en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuando la institución sostuvo discusiones sobre la agresión de Armenia contra Azerbaiyán. Ante la insistencia de Francia, los autores de la invasión fueron mencionados como “fuerzas armenias locales” (es decir, no Armenia como Estado) y el conflicto fue tratado “no bajo el Capítulo VII de la Carta de la ONU como un” acto de agresión, “Pero bajo el Capítulo VI más débil como una disputa que debe resolverse pacíficamente”.

Es debido a estas y otras realidades que el pueblo azerbaiyano perdió la confianza en la mediación del Grupo de Minsk y nunca lo vio como un intermediario honesto que lograría una solución justa del conflicto. En este contexto, el resurgimiento de Rusia como actor mediador dominante entre las partes en conflicto a raíz de la Guerra de los 44 Días marcó por completo la misión mediadora de la OSCE en el proceso de paz. Desde entonces, el grupo no ha tenido un papel significativo en las negociaciones de posguerra sobre el desbloqueo de los canales regionales de transporte y comunicación y los esfuerzos para un arreglo duradero y un acuerdo de paz integral.

Antes de la reunión prevista de Estocolmo, Rusia ya había celebrado una cumbre trilateral de los líderes armenios y azerbaiyanos en Sochi el 26 de noviembre y anunció acuerdos sobre algunos temas críticos. Los viceprimeros ministros de los tres países se reunieron el 1 de diciembre en Moscú para dialogar sobre los corredores regionales de transporte, como anunció previamente el presidente Vladimir Putin después de la cumbre de Sochi. El 4 de diciembre, gracias a la mediación del Ministerio de Defensa de Rusia, las partes mantuvieron la siguiente ronda de intercambios de los armenios detenidos en Azerbaiyán con los mapas de las minas que Armenia había plantado en la región de Karabaj durante el período de ocupación. Se pueden esperar desarrollos más positivos en los próximos meses, relacionados con el desbloqueo de los corredores de transporte, la delimitación y demarcación de la frontera estatal entre Armenia y Azerbaiyán, etc.

Sin embargo, esto no significa que este formato trilateral de negociaciones sea ideal para el proceso de paz. Un gran inconveniente de este formato es el hecho de que Rusia, el único mediador, tiene su propia agenda e intereses con respecto al futuro de la región y, por lo tanto, no puede actuar completamente como una parte desinteresada. Moscú tiene una alianza militar con Armenia y actuó, aunque clandestinamente, para apoyar militarmente a Ereván, mientras mantiene buenos lazos políticos con Bakú. Podría beneficiar tanto a Bakú como a Ereván si las negociaciones se llevaran a cabo de forma bilateral o si, además de Moscú, estuvieran mediadas por un partido o partidos más equilibrados. La historia postsoviética del conflicto, la postura sesgada de Francia y los acontecimientos desde el estallido de la Guerra de los 44 Días han confirmado, no obstante, que el Grupo de Minsk en su formato actual se adapta a esta posición de mediación.

La persistencia del grupo en la estructura actual y su adhesión a la agenda de la preguerra llena engañosamente el papel de un mediador internacional, impide el lanzamiento de conversaciones sobre la formación de una nueva misión internacional y, por lo tanto, se ha convertido en parte del problema. en lugar de solución. Ya es hora de que la comunidad internacional reconsidere el papel del Grupo de Minsk en el proceso de paz de posguerra entre Bakú y Ereván y debería disolver la institución por completo o reformarla / reestructurarla para abordar de manera eficaz el proceso de negociación.

Fuente: Este artículo de opinión fue preparado para KarabakhSpace.eu

Las opiniones expresadas en artículos de opinión y comentarios no reflejan necesariamente la posición de infogate.cl y sus representantes.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí