Las claves para la semana que se inicia: Se reordena el tablero político

Tarea para todos: descifrar por qué no vota la mayoría. ¿Por rechazo a la institucionalidad? ¿Por individualismo? ¿Por hastío con los partidos?

0
1020
close up messy chess pieces on the dark black table close up

Cayó el telón.  Profunda derrota del oficialismo, adiós a la generación de la transición, recomposición de la hegemonía en la oposición, presencia de los pueblos originarios, irrupción de independientes, son entre otros, los rasgos más distintivos de la votación.

Lo más preocupante es la elevada abstención, que supera a los participantes.  También preocupa la soledad de La Moneda, en especial, porque aún quedan 10 meses de este gobierno y cruciales para la vida del país. 

Los efectos más inmediatos se verán en las candidaturas para las presidenciales de noviembre próximo.  En la derecha todo se derrumbó, tanto para los presidenciables como para muchos parlamentarios.  En la oposición se afirma una candidatura FA-PC hasta el final, en los partidos de la ex Concertación se impone una revisión: la caballada quedó más flaca.  La farándula mostro sus límites.  También emergerán nuevos centros de poder: la Constituyente cuando se instale, y los comandos presidenciales pos tsunami.

Se vienen novedades: partidos que se replantearan sus candidaturas presidenciales, un cambio de gabinete más, resolución de las medidas de apoyo a las familias mientras se supera la crisis –eso puede proyectar a Yasna- .  Prospectiva chilena atrae a politólogos pero también a economistas.  La “salida chilena a la crisis” es vista con interés en varios países, especialmente de la región. 

Sensación térmica

Oposición celebra, algunos enfatizan los resultados en constituyentes, otros los de gobernadores.  La derecha se aleja más del Presidente, emerge el “efecto Piñera” como factor de su derrota.  Presidencia sin imperio, ¿cómo podrá seguir gobernando?, especialmente cuando canchereando persiste en nula autocritica.  Si la salida a la crisis en Chile es institucional y con democracia, no es precisamente por obra de un Gobierno que en su momento habló de guerra, lo que fue desautorizado por las FFAA.

Días vertiginosos se vienen, resultados fueron categóricos.  No hubo necesidad de acudir al VAR.  Tarea para todos: descifrar por qué no vota la mayoría. ¿Por rechazo a la institucionalidad?  ¿Por individualismo?  ¿Por hastío con los partidos?  Más de un millón de chilenos que votaron por aprobar el plebiscito, esta vez no acudieron a elegir a sus representantes.  La vida continúa, la pandemia no ha sido superada, la mayoría  de las familias requiere ayuda, más allá de cálculos electorales.  El debate constituyente que se viene, necesario y esperanzador, no resolverá automáticamente el presente vergonzante.  Quien encarne  la esperanza y proponga respuesta concreta a las urgencias, ese líder o lideresa, la llevará.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí