Comandante en Jefe del Ejército apuesta por medidas de probidad más agresivas para prevenir delitos

0
877

No ha sido un año fácil para el Comandante en Jefe del Ejército, general Ricardo Martínez.

Tal y como lo afirmó en entrevista concedida a El Mercurio, el general reconoce que ha sido un período especialmente difícil, vinculado a los procesos judiciales que viven ex comandantes en jefe de la institución castrense, irregularidades en el  pago de viáticos y pasajes, escuchas telefónicas y la crisis tras el discurso del hijo del coronel Krassnoff en la Escuela Militar.

En ese sentido, el general Martínez resaltó que “durante este año hemos trabajado en un sistema de prevención de delitos que es inédito en las organizaciones públicas, para tener un mejor control y prevención de los recursos financieros que el Estado le entrega a Chile”.

En detalle, dicho sistema consiste primero de:

– Un canal de denuncia anónimo, que profundiza el dispuesto por el Ministerio de Defensa a través de denuncias por reserva de identidad.

– Un  programa integrado de gestión y control institucional usando inteligencia artificial.

– Creación de unidad de auditoría especial dependiente de la Contraloría del Ejército.

Plan de Reforzamiento Conductual, a través de una cartilla, en la formación de los oficiales y de los suboficiales en la Escuela Militar y en la Escuela de Suboficiales.

El general Martínez también señala lo doloroso que fue para él el tema de corrupción que afecta a ex comandantes en jefe de la institución, indicando que “si me pregunta si previamente a ser comandante en jefe imaginé una cosa como esta, no. No pensé que iba a vivir lo que estoy viviendo, pero al final del día tengo la convicción de que la institución prepara a los oficiales y a los suboficiales para enfrentar grandes desafíos como los de hoy”.

En cuanto a la situación procesal que enfrentan los ex comandantes en jefe Juan Miguel Fuente-Alba y Humberto Oviedo, el general Martínez sostiene que “como comandante en jefe activo no me puedo referir a situaciones que están siendo investigadas por la justicia”.

Sin embargo, admite que de todas formas se generó un efecto interno, porque “cuando hay un cabo, un capitán, coronel, general, que son requeridos por la justicia, afecta al Ejército. Obviamente que con mayor razón cuando se trata de los dos últimos excomandantes en jefe”.

A pesar de su juicio, el alto oficial explica que en cada situación “cada persona debe hacerse responsable de las decisiones que tomó, de las órdenes que dio, porque es tremendamente injusto que por diez personas, veinte o cincuenta, uno pueda decir que es el Ejército”.

Asimismo, el Comandante en Jefe del Ejército menciona que en el caso de Pasajes y Fletes el informe en derecho realizado por el abogado Jean Pierre Matus indicaba que no era delito, sino que una falta administrativa si es que se cumplen ciertos requisitos.

El Ejército hizo una investigación interna y en mayo se indica que, a juicio nuestro, aquellos que habían seguido las instrucciones de Pasajes y Fletes no tenían responsabilidad. Pero llamábamos, por el honor militar, a que se hicieran los reintegros en aquellos oficiales y suboficiales que tuvieran un descalce con respecto a lo que habían recibido y lo que habían gastado”, precisó.

Incluso aseguró que hasta ahora más de una treintena de reingresos y que más de US$41.000 han ingresado a la cuenta del BancoEstado, lo cual “denota que el llamado del comandante en jefe ha sido escuchado y espero que esto siga siendo parte de una conducta”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí