Gobierno minimiza “impasse diplomático” de Piñera tras reclamo de Israel y Palestina… ¿Y dónde está el Canciller?

0
525

El Gobierno minimizó el fuerte “impasse diplomático” que provocó la visita del Presidente Sebastián Piñera a la Explanada de las Mezquitas, luego de los reclamos de los Estados de Israel y Palestina ante la presencia de funcionarios de ambos países en la actividad que desarrolló el Mandatario en ese lugar en el marco de su visita oficial a esas naciones, evidenciando -una vez más- que la relaciones exteriores no puedes ser improvisaciones y llevadas como una cuestión personal del Presidente, dejando en muy mal al Canciller.

También hay que decir que el tono y la forma del reclamo judío también es una falta de respeto al Presiente de Chile y al país, cuestión que pareciera no importarle ni al propio Presidente y menos a los hebreos acostumbrados ningunear a los países tercermundistas. Por cierto la respuesta chilena fue penosa, entreguista y tercermundista.

Hay que mencionar que en un duro comunicado firmado por el ministro de Exteriores judío, Israel Katz, el gobierno israelí asegura que “Israel reprendió al embajador de Chile y altos cargos que acompañaban al Presidente de Chile en su visita a Israel”.

Incluso el canciller hebreo consideró “grave” la visita del mandatario chileno
, calificando como “infracción de la soberanía israelí en el Monte del Templo. Debemos distinguir entre la libertad absoluta de culto y el mantenimiento y prevención del daño a nuestra soberanía sobre el Monte del Templo”.

Al reclamo judío también se suma la molestia de Palestina, puesto que el secrrtario general de la OLP, Saeb Erekat, también expresó su enojo por la presencia del embajador israelí Eldad Hayet, en la visita de Piñera en el Monte de los Olivos, tierra que fue Paletina y que sigue siendo reclamada por la nación árabe.

A través de una carta envida al embajador de Chile en Palestina, Ricardo Alen, Erekat reconoce como lamentable el episodio vivido por el mandatario chileno, admitiendo que no fue una decisión política de Chile, pero que “sugiere el reconocimiento de los actos ilegales de Israel y, por tanto, es inaceptable”.

La misiva señala que “las acciones del embajador israelí en Chile violan los códigos básicos de la ética y las relaciones diplomáticas”.

Ante este episodio vivido por el jefe de Estado chileno, el Gobierno en voz del vicepresidente Andrés Chadwick salió a minimizar el hecho y blindar el periplo que Piñera realiza en el medio Oriente, sin asumir que este es otro error grave de la Presidencia que le pasará la cuenta a la aportillada Cancillería que intenta reponerse tras el paso del inexperto Roberto Ampuero.

El Presidente Piñera tomo la decisión, como correspondía, de visitar sin la compañía de autoridades ni de Israel ni de Palestina el sector que se llama la parte vieja de la ciudad de Jerusalén y, lamentablemente, sin ningún tipo de conocimiento ni menos consentimiento del Presidente había presencia de autoridades de ambos países”, explicó el titular del Interior, lo que es sin duda revela la falta de experiencia de quienes organizaron la visita.

Al respecto, dijo que el embajador de Chile en Israel hizo una declaración pública y una presentación a la cancillería israelí, indicando que “no existió ni conocimiento ni consentimiento de la participación ni de autoridades israelitas ni de autoridades palestinas, porque el deseo y la voluntad del Presidente era visitarlo como Presidente de Chile y como ciudadano chileno y no generar ningún tipo de situaciones de controversia”.

Afirmó que no hubo una desprolijidad diplomática, debido a que “el Presidente lo que busca  y lo que ha sido su intención y voluntad es precisamente llevar desde Chile un mensaje y una representación de paz, de unidad”.

Y reiteró que este hecho escapó por completo a la voluntad del Mandatario, “porque fueron personas que se sumaron ahí, son lugares públicos, sin que hubiese conocimiento ni consentimiento por parte de la delegación presidencial”.

A su vez, la vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, consideró que la controversia fue un “hecho puntual”, pero pidió no quitar el foco de lo importante de la visita de Piñera al Medio Oriente que es la firma de acuerdos “importantes para Chile” con Israel y Palestina.

Sostuvo que tales acuerdos con Israel versan sobre el uso del recurso hídrico como es el riego ante sequías, puesto que Israel posee tecnología muy avanzada para este tema, mientras que con Palestina se firmará un acuerdo de colaboración para el desarrollo en beneficio de ese país.

Sin embargo, al ser consultada sobre las explicaciones entregadas por el embajador chileno en Israel está en lo correcto, ya que “la autoridad palestina estaba en el lugar al que estaba accediendo el Presidente Sebastián Piñera, por lo tanto nosotros nos quedamos con la declaración que ha dado el embajador de Chile en Israel  y que es la correcta”.

Claramente cuando el Presidente de la República de nuestro país llega a cualquier país, incluso en nuestro país y es saludado y le piden fotografías, él muchas veces no tiene por qué saber con quien está al lado”, remató.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí