Colo Colo el “Rey de los Clásicos”: 18 años venciendo a la U de Chile en el Monumental

0
433

Este sábado, bajo el sol radiante de agosto en el Monumental, Colo-Colo salió a presionar bien arriba a Universidad de Chile. Sabiendo que a los azules les gusta salir jugando desde atrás, Tapia ordenó la presión que complicó inmediatamente al rival. Johnny Herrera nunca pudo afirmarse con el juego de pies y terminaron tanto él como sus defensores recurriendo al pelotazo largo que controlaron muy bien nuestros defensores. Así, perdió nuevamente la Chile y suma una nueva derrota en el clásico nacional y Colo Colo se eleva a la categoría de Rey Absoluto de este encuentro que por 18 años consecutivos ha ganado el Cacique.

En la ofensiva el Cacique siempre tuvo la pelota y la mayoría del tiempo la administró en campo rival. La tarea era entonces buscar espacios donde no los había. Valdivia siempre hacía diferencias, en el control, en el pase hacia adelante, en la búsqueda de Opazo. El Cacique llegó con Barrios y pudo anotar con un tiro libre de Paredes que sacó apenas Herrera, remató potente el Mago y él mismo tuvo un cabezazo que se fue por nada. Es decir, sin espacios, con el rival metido atrás, Colo-Colo tuvo cuatro oportunidades en el primer tiempo para abrir la cuenta. La U, siendo generosos, sólo una: Echeverría se adelantó en la cancha y remató desde 30 metros muy alto.

Sólo había que ajustar algunas piezas en el entretiempo y se sentía que el triunfo no estaba lejos.

Al regreso Colo-Colo siguió en la misma. Barrios probó desde 30 metros y estuvo cerca, Valdivia armó una jugada hermosa y le pegó apenas alto. El gol no quería salir a través del juego asociado. Así que teníamos que encontrar la llave con la pelota detenida. Un tiro de esquina mal pateado por Baeza dio la posibilidad de una segunda jugada que encontró la cabeza de Barrios y el oportunismo del Chaco para aprovechar un rebote y meterla adentro. Tercer gol del central en los últimos tres partidos.

De ahí en más poco fútbol. La U intentó salir, pero le costaba mucho, no estaba preparada para buscar el partido. Colo-Colo en cambio esperó más atrás. Entró Valdés y Pavez en el medio y el partido se controló con relativa facilidad.

Fue 1-0 que terminó con los azules descontrolados en el pasto de Pedrero. Un envión anímico enorme de cara al partido del miércoles. Otra final, otro partido grande, otro partido hecho para nosotros.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí