Warnken critica acuerdo de parte de la DC para segunda vuelta: “Es una estocada por la espalda y un gesto indecente” contra Goic

0
463

El profesor de literatura, poeta y columnista, Cristián Warnken, salió al paso del acuerdo entre un sector díscolo de la DC y parte de la Nueva Mayoría para apoyar al candidato presidencial Alejandro Guillier en segunda vuelta, en desmedro de la abandera de la falange, Carolina Goic, lo cual considera como una “estocada por la espalda” y un gesto “indecente”.

En una carta enviada a El Mercurio, Warnken explica que en estos años los políticos han cruzado “líneas muy peligrosas, como las de la decencia y la rectitud. Y han sido castigados popularmente por ello: su prestigio está en el suelo”.

Sin embargo, advierte que no dejan de sorprender con acciones o actitudes “no solo poco éticas, sino también antiestécticas, como si no hubieran aprendido nada de esta crisis que tiene al país sumido en un clima de desconfianza generalizada. No se ven a sí mismo desde afuera, o simplemente ya se instalaron en un cinismo definitivo, la antesala de la descomposición total (como ha ocurrido en Brasil o Argentina)”.

En ese sentido, el columnista señala que “la carta –impulsada claramente por el comando de Guillier- para asegurar el apoyo mutuo en caso de segunda vuelta de los dos candidatos de la Nueva Mayoría (o ex Nueva Mayoría) y firmada por un grupo de diputados democratacristianos es un acto de deslealtad que claramente debilita la candidatura de su correligionaria Carolina Goic”.

La deslealtad es un disvalor que corroe las relaciones humanas y disuelve nudos centrales del afecto mutuo que deben imperar mínimamente en cualquier comunidad o grupo humano, incluyendo los partidos políticos (si seguimos considerando a estos grupos todavía humanos)”, menciona.

Y agrega que “la estocada por la espalda a su propia candidata a semanas de la primera vuelta es un gesto artero, indecente. Pero Carolina Goic ya ha debido soportar este tipo de canalladas y demostró un coraje poco usual en la junta nacional de su propio partido, un coraje que creíamos extinto en la política chilena. ¿Qué unidad real se puede construir a partir de este tipo de acciones, propias de una montonera aferrada desesperadamente al poder?”.

Porque a lo que se aferran Yas Provoste, Aldo Cornejo, Gabriel Silber y antes Ricardo Rincón y muchos otros “honorables” DC es el poder, a sus pequeñas parcelas de poder. Ellos no están pensando en su partido, en su coalición, ni siquiera en Guillier, y menos en el país; ellos temen perder sus cuotas de poder propias de un caudillismo clientelista que la candidatura de su camarada Carolina Goic pone en peligro”, explica.

En ese sentido, sostiene que “los ‘compañeros’ (que bella pero vacía palabra) del Partido Socialista ya hicieron lo mismo con Ricardo Lagos”.

Warnken sostiene que “para quienes alguna vez creímos en un proyecto de centroizquierda decente, este espectáculo es patético y lamentable, casi ignominioso y nos coloca al borde de la desilusión total si no fuera por figuras nuevas y esperanzadoras, como la de Carolina Goic, que hasta ahora ha demostrado un coraje y serenidad impresionantes”.

Y concluye afirmando que “ojalá florecieran más liderazgos como el de ella y los partidos se limpiaran de operadores y caudillos mezquinos y desleales que tanto daño le han hecho a la política, a la ética, al país”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí