Deporte de alto rendimiento e institucionalidad pública: La mano que mece al IND

0
2158

Jacqueline Andalaft, jefa del Departamento de Alto Rendimiento, mantiene un grado 3º como funcionaria pública con una liquidación mensual de $3.831.236, a pesar de los dos sumarios en su contra y las constantes críticas a su labor. Por más de 15 años ha pertenecido al Instituto Nacional del Deporte. Con el gobierno de Sebastián Piñera, contra todo pronóstico, mantuvo su cargo. Como funcionaria pública, pertenece al sindicato Asociación de Funcionarios del IND (Asofind), del que ha sido presidenta. Es militante del Partido Por la Democracia (PPD).

El 15 de mayo de 2017, se encuentra en las dependencias del Instituto Nacional de Deporte, pues es el primer día de reingreso a sus funciones como jefa del Departamento de Alto Rendimiento, tras concluir un periodo de suspensión por causa de uno de los sumarios que ha enfrentado dentro de la institución. Jacqueline responde preguntas sobre su administración en su amplia oficina en Providencia, en Santiago. La acompaña la periodista que trabaja para ella.

– ¿Es normal que el jefe de un servicio esté suspendido de sus funciones por causa de sumarios administrativos?

– ¡Obvio! Porque nos regimos por un estatuto. Como funcionarios públicos estamos expuestos.

Los datos, sin embargo, indican que algún problema de gestión existe, pues pese al aumento del presupuesto anual para la institución de $87.967.062 en 2013 a $115.618.574 en 2017, no hay un incremento en los resultados de los deportistas.

Andalaft ha tenido problemas, por ejemplo, con la ejecución y entregas de la Beca Proddar -que para muchos deportistas de alto rendimiento es un ingreso fundamental- de las que estuvo a cargo entre 2013 al 2016. Los deportistas quejaban de que tomó decisiones sin justificación ni aviso a la mesa directiva que conversa y decide qué deportistas obtienen la beca, o a quienes se les aumenta, disminuye o elimina el apoyo.

Uno de los mayores conflictos y cuestionamientos al IND -del cual depende el Departamento de Alto Rendimiento que dirige Andalaft- ha sido el constante cambio de directores. Desde el 2010 a la fecha han pasado 9 directores nacionales, ninguno de los cuales ha durado más de 15 meses. Dante Gil, actual presidente de la Asociación de Funcionarios de Chile Deportes, y director de la Comisión Nacional de Control de Dopaje, un hombre cercano a Andalaft, afirma en una entrevista para esta investigación que no cree que la alta rotación de directores afecte el funcionamiento interno, ni tampoco a los deportistas. “Pueden llegar diez directores más y no va a incidir en absolutamente en nada, ya está programado”, asegura.

Plan Olímpico

En 2010, el IND, el Coch y ADO Chile crearon en conjunto la Comisión Bicentenario que luego pasó a llamarse Plan Olímpico, una alianza estratégica que intentaba aunar todos los recursos que destina el Estado al alto rendimiento con los que aporta la empresa privada.

Sin embargo, Jacqueline Andalaft cree que esa entidad público-privada no debiese tener intervenciones externas. El 19 de enero de 2015, diez días después de su llegada como jefa del Departamento de Alto Rendimiento, presentó un oficio pidiéndole a Rodrigo Grimalt, jefe de la División de Actividad Física en ese momento, el término del Plan Olímpico, para “insertar todas las funciones asignadas al Plan Olímpico al Departamento de Alto Rendimiento (al mando suyo) respecto de sus obligaciones como organismo público”.

De eso han pasado dos años y al preguntarle si el Plan es necesario actualmente para el desarrollo de los deportistas responde: “Obvio, pero dentro de una vinculación de cooperación con las entidades público-privada. El desarrollo del alto rendimiento, necesariamente requiere de la empresa privada para ejecutar. La vinculación público-privada debe existir…¿Dónde puede funcionar mal? Cuando se toman los acuerdos en esta mesa, y se tienen que traducir en operarlos a la interna de la organización deportiva como es el IND. Ahí hay problemas”.

Una fuente cercana a dichas instituciones, a condición de anonimato, menciona que Jacqueline sí está de acuerdo con el Plan, pero siempre y cuando lo maneje ella. Además expone que su resquemor con el programa es tener que ponerse de acuerdo con su secretario ejecutivo, Marcelo Ubal.

Jacqueline Andalaft.
Jacqueline Andalaft.

 

Pugnas de poder

Jacqueline Andalaft, militante PPD y profesora de Educación Física de la Universidad de Chile, trabajó durante 15 años en municipalidades y tuvo su primer acercamiento con el deporte en 1991, mientras trabajaba como directora de la Municipalidad de Pedro Aguirre Cerda (PAC), donde era responsable de la creación de la Dirección de Deportes. Desde el gobierno de Ricardo Lagos trabajó en el IND y, a pesar del cambio de signo, no tuvo problemas en continuar tras la llegada de Sebastián Piñera al gobierno. De hecho, es bajo esa administración que logra su nominación como jefa del Departamento de Alto Rendimiento, en 2013.

Quienes trabajan en su entorno consideran que es una mujer inteligente, con carácter fuerte que le ayuda a posicionar bien sus ideas y a ejercer poder.  En el IND fue por años la presidenta del sindicato de la entidad, Asofind, del que aún forma parte y que, según observadores, la provee de un fuerte blindaje.

“Es hábil y sabe manejarse. Es una persona terca que va adelante con sus ideas”, dice un funcionario del Comité Olímpico.

“Es PPD, tiene respaldos políticos y se maneja en ese mundo de salir en la foto. Ella no se va a quedar tranquila siendo jefa de un departamento. Siempre está buscando la forma de sacar beneficio y no me refiero a lucas, sino que a tener poder”, afirma una ex funcionaria del IND.

Frente a dichas críticas, Andalaft responde que “se me ha expuesto públicamente, sin tener derecho a defenderme. Todo ha sido insostenible argumentalmente en el tiempo y yo voy a demostrar eso dentro de los mecanismos que corresponden… a mí se me ha enlodado constantemente, este servicio no me dejó defenderme”.

Poder del MAS

El partido Movimiento Amplio Social (MAS), a pesar de ser uno de los grupos políticos más pequeños de la Nueva Mayoría, es fuerte en el IND. Fuentes consultadas aseguran, a condición de anonimato, que el actuar del IND lo determina esa agrupación política. “Hay una alianza entre el MAS y el Ministerio de Deporte. Una alianza de orden político”, afirman desde el interior.

En noviembre de 2016 asumió como Ministro de Deporte Pablo Squella. Desde el IND lo acusan de estar cooptado por el MAS y el Asofind. Pertenece al mismo sindicato que Jacqueline Andalaft y en su entorno hay quienes afirman que “tiene su planta y grado guardados”, para cuando deje de ser ministro, de modo que “no puede hacer un sumario pensando en que después tal vez ella (Andalaft) queda de jefa suya, porque tienes menos grado (…) Hay una relación entre el MAS y Andalaft que tienen al ministro cooptado. Él es funcionario del IND, entonces qué va a hacer el próximo 12 de marzo cuando lo saquen de ministro, va a volver a la planta. Por supuesto que no puede liderar algo”.

En tanto, el ministro confirma que volverá a sus labores si “resiste” los diez meses que le quedan: “Voy a volver a trabajar al ministerio”, dice.

Desde la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados, se afirma que Squella “es un deportista, ¿Quién podría decir que no tiene pasión por el deporte?, pero carece de las competencias, a mí juicio, para ser el que lidera el deporte en Chile”. También se habla de su cercanía con Andalaft, a quien la esposa de Squella  llamaría “tía”.

Jacqueline Andalaft se refiere al ministro como “Pablo” y lo describe como “una persona transparente, que ha demostrado que tiene interés en seguir adelante. Para nosotros es favorable que haya llegado un ministro que haya salido de adentro. Eso es maravilloso, es un oportunidad única”.

Jacqueline Andalaft, Jefa del de Departamento Alto Rendimiento del IND expone sobre la relación que existe entre EDI, Nuevos Talentos y el Sistema Nacional de competencias en la reunión Macrozonal sobre Formación Deportiva en nuestros niños y niñas (25 de agosto de 2016)
Jacqueline Andalaft, Jefa del de Departamento Alto Rendimiento del IND expone sobre la relación que existe entre EDI, Nuevos Talentos y el Sistema Nacional de competencias en la reunión Macrozonal sobre Formación Deportiva en nuestros niños y niñas (25 de agosto de 2016)

El dominio actual de Jacqueline Andalaft

El 31 de marzo de 2017, Manuel Díaz llegó hasta la oficina de Jacqueline Andalaft y le pidió se retirara del lugar, pues en ese momento se iniciaba un sumario en su contra.

“A mí se me llamó…El jefe de la División de Actividad Física me dice: ‘Hay un papel’. Me presentó un papel yo le digo ‘¿Qué es esto?’, y él me dice: ‘Estás suspendida. Tienes que sacar tus cosas’. Yo dije: ‘¡Pero por qué, díganme por qué!’ Un sumario es un secreto, pero no para la persona afectada que era yo, y yo nunca supe por qué me habían suspendido”.

El 4 de noviembre de 2016 Jacqueline Andalaft comenzó con la organización de un seminario en Santiago, en el que convocó a directores regionales y funcionarios de actividad física. Para su realización, los convocados alojarían en el Hotel Panamericano en la comuna de Providencia. El Director Nacional, entonces Juan Carlos Cabezas, suspendió la actividad porque constató que “habían 20 pedidos de seminarios, algunos se topaban con otros”, justo en el momento en que la institución estaba exigida para demostrar que tenía un alto cumplimiento del presupuesto para ese año. Cabezas rechazó el seminario propuesto por Andalaft, pero ella había pagado por adelantado servicios que finalmente no se prestaron, para que el gasto quedara asignado en la ejecución presupuestaria de ese año.

Como parte del rendimiento contable, Andalaft tuvo que rellenar un cuestionario sobre el nivel  de satisfacción con los servicios supuestamente recibidos y ella calificó con nota 5 (el máximo de satisfacción) todos los ítemes, como si el seminario se hubiese realizado y autorizó así el pago de las facturas. Esto constituiría falsificación ideológica, de acuerdo con las normas que rigen a la administración pública. Por esa razón, se inició un sumario en su contra por la contratación de servicios para el seminario que no se hizo, por la suma de $5.221.915.

El fiscal asignado para este sumario inicialmente fue Manuel Díaz, pero tras el último cambio de mando en el IND lo reemplazó Julio Muñoz, militante del MAS. Según fuentes internas del instituto, “el nuevo fiscal lo primero que hizo fue reintegrar a Jacqueline a sus funciones por los acuerdos entre los sindicatos y los militantes de esa colectividad”.

El reingreso

El primer día del reintegro de Andalaft como jefa del Departamento de Alto Rendimiento, cuando se realizó esta entrevista, respondió a las consultas acerca de los dos sumarios que tenía en  curso:

– Usted tiene dos sumarios…

– No sé de lo que estás hablando. Yo no tengo idea de dónde sacas eso tú.

– Los sumarios iniciados por Juan Carlos Cabezas

-¿Qué sumarios?

– Mal usos de recursos públicos y falta de probidad

– Es que no sé a qué se refiere él con eso.

– Existen dos sumarios…

– Yo puedo estar expuesta a 20 mil sumarios si quieren, porque basta con que una federación venga a decir que el funcionario analista de tal lado le negó la posibilidad de la modificación de un proyecto, para que se genere una investigación y el funcionario tenga que dar cuenta de esa denuncia. Está bien que se haga, nadie puede evitar que eso pase.

Al terminar la entrevista, se levanta de la mesa y se despide. Avanzamos unos pasos y nos detiene abruptamente en medio del pasillo, para decirnos “a modo de consejo”, que lo mejor sería que centráramos este reportaje en hablar de la política pública que ejerce el Instituto Nacional de Deporte. “Es súper interesante, un bonito material, y se podría hacer una buena investigación periodística…Es un nicho que no se ha tocado y que aporta a cualquier programa de gobierno”, sugiere.

Para el ex director del IND, Juan Carlos Cabezas, a los sindicatos les preocupa que se ejerza poder y eso les reste capacidad de operar políticamente. “Ellos trabajan permanentemente para tener el poder en sus manos y tomar las decisiones. Ocurre que cuando tienes la rotación que tiene hoy en día la institución, en dos años ocho directores, significa que cada menos de seis meses estás cambiando. Si es así, el director de turno no manda y manda la gente que está permanentemente ahí, que son los sindicatos”.

 

(*)Este reportaje es un extracto del proyecto de título presentado por las autoras, Macarena Pérez y Valentina Silva, a la Escuela de Periodismo de la Universidad Diego Portales.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí