El debate de Chile Vamos marcado por golpes bajos, tensión y poca presencia de propuestas de gobierno

0
390

Los tres candidatos de Chile Vamos para las primarias del próximo domingo, Sebastián Piñera, Felipe Kast y Manuel José Ossandón, tuvieron la oportunidad para mostrar sus diferencias en lo que se refiere a sus programas de gobierno. Sin embargo, el debate televisivo de la noche del lunes entre estos aspirantes a La Moneda se transformó en una especie de “circo romano”, donde los “gladiadores” buscaron la forma de “eliminar” a su contrincante a través de ataques personales que apuntaron a lo ético y no a las ideas.

El debate comenzó con un fuerte golpe entre Ossandón y Piñera, marcado por la acusación que hizo el ex alcalde de Puente Alto contra el comando del ex mandatario, en el sentido de haber realizado una operación política para imputarle la presentación de boletas falsas en sus tiempos cuando era edil de Pirque.

Ante este ataque frontal, Piñera negó cualquier tipo de participación de su comando en la denuncia que hizo la periodista Pilar Molina.

En forma clara y categórica, ni mi persona, ni ningún miembro de mi comando ha tenido participación, ni información ni participación o en la denuncia que hizo periodista Pilar Molina. No sé si tiene fundamento, creo que en esa materia el senador Ossandón está faltando a la verdad. Sobre la denuncia, me enteré igual que muchos chilenos, en un programa de radio“, explicó.

Y añadió que “no tengo ninguna participación, ni ninguna información, ni ningún miembro de mi comando tiene información. Eso es totalmente falso. Igual como al senador Ossandón le molesta que le hagan denuncias que él cree que son falsas. A mí también me molesta que el senador Ossandón haga con otros, lo que no le gusta que hagan con él“.

En ese sentido, el ex mandatario le enrostró a Ossandón que “si usted quiere seguir en el barro, dividiendo, mintiendo, haciéndole el juego a la Nueva Mayoría, siga usted solo, yo no lo voy a seguir en ese camino”.

Sin embargo, la respuesta de Ossandón fue inmediata y le señaló que “el dos de julio ustedes dirán a quién le creen más, porque este episodio tiene cuerpo de gato, oreja de gato, cara de gato y cola de gato, pero todavía nos dicen que es un caballo”.

Otro de los puntos altos de la “pelea” entre Piñera y Ossandón fue el emplazamiento del senador respecto al quiebre del Banco de Talca y las implicancias del ex jefe de Estado en toda esa situación, precisando que “no lo declararon reo por lindo“.

Piñera también tuvo que hacer frente a las recriminaciones sobre funcionarios de su administración que están vinculados a casos de irregulares como lo ocurrido con su ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner, quien está implicado en el caso Penta.

En Chile existe la presunción de inocencia (…) Todos tienen el derecho a la presunción de inocencia mientras no sea condenado, ninguno de ellos ha sido condenado y yo espero, y confío en que son inocentes“, sostuvo Piñera en relación al tema.

Ante este planteamiento, se le aclaró al ex Presidente que Wagner había admitido haber recibido pagos mensuales de Penta mientras ejercía el cargo de subsecretario.

Esto obligó a Piñera a intentar explicar la situación, señalando que “un subsecretario de Minería se reúna con las personas que están desarrollando proyectos mineros es habitual y normal. Respecto del pago mensual, cosa que yo desconocía total y absolutamente, él ha sostenido que era una deuda anterior y eso está en manos de la Justicia“.

En cuanto a la Ley de Pesca, Ossandón la calificó como “corrupta y le entregó a siete familias a perpetuidad”, a lo que Piñera le respondió que “es una ley perfectible, y en nuestro programas tenemos propuestas de perfeccionamiento. Sin ella, no habría ni pescadores artesanales ni industriales, porque el recurso estaría agotado”.

El ex edil siguió disparando contra Piñera, ya que al ser consultado sobre sus declaraciones en las que dijo que el ex mandatario no puede caminar tranquilo por la calle, a lo que precisó que “no sé, pregúntele a Piñera por qué anda con 60 carabineros”.

Y añadió que “la prepotencia de la ignorancia y la capacidad de ser un mentiroso profesional, del señor Ossandón, nos sorprende todos los días y yo lo voy a dejar ahí, quédese en el barro señor Ossandón, le quedan muy pocos días de candidato”.

Otra pregunta sorpresiva de Ossandón a Piñera fue cuando le señaló si “¿rechazaría si hubiera sabido que las empresas reguladas por el Estado le daban plata a su campaña”, a lo que el ex jefe de Estado respondió que “ninguna empresa regulada por el Estado dio plata a mi campaña”.

A mí me extraña, porque yo me acabo de encontrar con un señor aquí, que trabaja en Televisión Nacional, que le pagaron un bono sobre 100 millones de pesos con una factura de una empresa suya, y él trabajaba para Chilevisión. Pero bueno yo sé que uno a veces tiene mala memoria”, insistió el senador.

Ante este nuevo ataque, Piñera contraatacó: “Y usted no tiene problemas con recibir aportes de familiares suyos que están involucrados en uno de los fraudes más grandes de nuestro país”.

Un golpe bajo que acuso Osssandón y que buscó salir lo más airoso posible del entuerto dejado por el ex mandatario. “Mi tío Gabriel me dio 20 millones de pesos de una sociedad, no de fondos reservados, de fondos abiertos con todos sus impuestos pagados. Me parece un absurdo poder comparar, porque además también me pillé con otro ejecutivo que también recibió un bono de Aguas Andinas”, agregó.

Ossandón  no solo tuvo que enfrentarse a Piñera, ya que el abanderado de Evópoli también se lanzó en picada en contra del ex alcalde a quien cuestión acusándolo de populista por haberse sumado al tema de la gratuidad en la educación.

Sin embargo, Kast no solo se trenzó en una discusión con Ossandón, ya que también aprovechó de criticar a su ex jefe, ya que consideró que era un error que Piñera lo sacara de su gabinete.

A pesar de ese tema, Kast se fue más en picada contra el ex mandatario, luego que lo recriminara por lo que consideró un “error gravísimo” haber interrumpido el proyecto Barrancones de la forma en que lo hizo, es decir, saltándose la institucionalidad y llamar directamente al gerente de la empresa para pedirle que se trasladara a otro lugar.

Le hizo un daño a la institucionalidad ambiental. Creemos en un país serio, es muy delicado cuando un Presidente de la República levanta el teléfono e impide que se haga algo que él no quiere“, arremetió Kast.

En su derecho a réplica, Piñera le dijo directo que “estoy en desacuerdo con lo que dice Felipe tal vez porque no tiene la experiencia de haber sido presidente (…) no me arrepiento de haber salvado un santuario de la naturaleza hermoso como Isla Damas“.

En ese sentido, el diputado de Evópoli fue requerido sobre si le habría manifestado su preocupación al entonces Presidente Piñera, ante lo cual admitió que no lo había hecho, lo cual fue usado por el ex mandatario para enrostrarle que “nunca me dijo nada“. La respuesta de Kast fue un tanto dudosa: “No, no se lo dije a usted (…) lo comenté a mi entorno, con mi círculo cercano. A todo Chile Vamos le pareció una mala decisión”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí