Recoleta pone fin a los parquímetros: “Vecinos estaban obligados a pagar más de 10 mil pesos diarios por estacionar frente a sus casas”

0
307

El reelecto alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), le puso fin a los polémicos contratos de concesión de parquímetros, culpando de esta situación a la UDI que por décadas “convirtiera en rentables negocios privados, todos los espacios públicos de nuestra comuna.

A través de una columna en radio Cooperativa, el edil explica que pudo cumplir su promesa de campaña al tener una nueva correlación de fuerzas del concejo municipal, el cual está compuesto por 4 comunistas, un DC y un socialista.

La nueva conformación del concejo permitió que la Nueva Mayoría pudiera obtener los votos necesarios para dar por finalizado los contratos, los que no pudo terminar en su mandato anterior por no contar con el respaldo.

El fin de los contratos significa que en “nuestros barrios de Bellavista, Patronato y la Vega Central, además del entorno del Edificio Consistorial, devolviéndole nuestras calles a sus verdaderos dueños”.

Los residentes de esos barrios podrán volver a estacionar frente a sus viviendas sin tener que pagar más de $ 10.000 diarios, como lo hicieron por décadas antes de que la UDI convirtiera en rentables negocios privados, todos los espacios públicos de nuestra comuna”, sostiene el alcalde.

En su columna, Jadue señala que “dicha concesión no generaba nada más que suculentas utilidades para la empresa y en siete años, no realizó ninguna de las inversiones que debía materializar a cambio de las mismas y sus intentos por responsabilizar a la Municipalidad de su incumplimiento se estrellaron contra dos contundentes fallos de la justicia que dio la razón a la Municipalidad”.

El edil explica que la empresa a cargo no cumplió con lo establecido en la concesión, ya que indica que “tenía un impacto importante en la falta de aseo de nuestras calles sin aportar nada a la limpieza de las mismas.  Sus clientes deterioraban nuestros pavimentos, sin que la empresa aportara nada para su mantención o recuperación.  Y como si fuera poco, sus clientes eran víctimas de delitos de robo y fuerza en las cosas, sin que la empresa hiciera ningún aporte al tema de la seguridad de los mismos”.

Además, explica que “sus trabajadores laboraban en pésimas condiciones, sin baños para satisfacer sus necesidades más mínimas y sin lugares apropiados para las necesarias pausas dentro de las jornadas de trabajo, que eran además, extensísimas”.

Jadue concluye su columna, precisando que “diseñaremos con la comunidad la mejor forma de administrar estos recursos, preocupándonos de que la decisión que tomemos, considere todas las visiones, las expectativas y los intereses de nuestra comunidad y no solamente, el lucro desmedido, que tanto mal le ha hecho a nuestro país en las últimas décadas”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí