Los mejores tips a la hora de elegir un regalo de Navidad

0
275

Disfrutar del proceso

La filosofía oriental está llena de cuentos que enseñan que dar es siempre más enriquecedor que recibir pero, incluso los alérgicos a este tipo de ideologías deberían prestar más atención a lo que regalan porque es una de las mejores tarjetas de presentación.

No hay que olvidar que para que uno pueda disfrutar confeccionando una lista de personas a las que regalar, apuntando ideas y direcciones de tiendas o recortando páginas en las revistas, hay que disponer de algún tiempo. Si los regalos se dejan para el día antes de su entrega, en el que hay que comprar doce cosas mientras se esquivan las hordas poseídas por la fiebre consumista, la cosa ya no funciona.

Olvidar nuestros gustos y pensar en los de los demás

Mucha gente olvida que la regla básica de hacer regalos es satisfacer los gustos de las personas a las que van dirigidos, no los nuestros. Y aquí pueden plantearse dos problemas. Primero: no conocemos muy bien las preferencias de nuestro amigo/a. En ese caso se puede preguntar a familiares o íntimos sobre sus inquietudes y, si esto no es posible, siempre hay regalos eclécticos que gustan a todo el mundo.Los libros son también una apuesta segura, así como cosas de casa que todos utilizamos como tazas de desayuno u objetos decorativos.

El segundo problema, para muchos, llega cuando conocemos los gustos de la persona a obsequiar y son tan malos que nos resistimos a cultivarlos o a dañar nuestra reputación. En este caso se aconsejan grandes dosis de sentido del humor, tomarse más a la ligera el punto uno de este artículo y centrarse en la parcela menos vergonzosa de la personalidad y las inclinaciones de nuestro amigo/a o familiar.

Pensar en el momento de abrir el regalo

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el contexto en el que el regalo va a ser recibido. ¿Va a estar la persona sola, rodeada de amigos o en un evento familiar? Los lugares públicos pueden resultar también embarazosos para abrir cierto tipos de regalos.

Los regalos prácticos…Depende si es “usable”

Nunca faltan los partidarios de los regalos prácticos, de ir a lo seguro, de comprar cosas que sepamos con certeza que se van a utilizar. La lista es larga: papel higiénico, pinzas para depilar –que una vez me regaló alguien-, pasta de dientes, calcetines de lana para el invierno, toallas, pañales para el bebé, tablas de planchar, robots de cocina, camisetas interiores para el frío, pañuelos de las narices.

No regalar dinero

Los sobres con dinero y, su versión más glamurosa, los cheques regalo deberían estar solo reservados para los más mayores, que ya no pueden dedicarse a callejear en busca de regalos. Dar dinero en Navidad es sinónimo de pereza y poco interés hacia el otro. Siempre es mejor arriesgarse y comprar algo, aunque luego se tenga que cambiar, que entregar un sobre con billetes.

6. Hay que ser ecuánimes y democráticos

Admitámoslo, todos tenemos nuestras preferencias entre hermanos, primos, sobrinos, amigos y compañeros de trabajo. Personas con las que conectamos mejor que otras, pero esas simpatías no deberían reflejarse demasiado a la hora de hacer regalos; especialmente si estos se abren en grupo, a la vista de todos.

Evitar regalos inservibles para los adultos mayores

El frasco de colonia de lavanda, la manta eléctrica, el calentador de pies o las zapatillas de cuadros son clásicos cuando el homenajeado ha pasado ya de los 60. ¿No es hora de que actualicemos el tipo de regalos destinados a la tercera edad, cuando comprobamos cada día que los mayores de ahora ya no son como los de antes?

Regalar experiencias

Se puede también obsequiar actividades al aire libre como, por ejemplo, rafting . Los cursos son otra opción y, en plena fiebre MasterChef, los vegetarianos aficionados a la repostería pueden encontrar todo tipo de talleres.Un día de spa le gusta a cualquiera.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí