Docencia con investigación

    0
    352

    Hay conceptos que en educación son inseparables, simultáneos e indisolubles. Docencia e investigación es una de estas relaciones simbióticas. Equidad y calidad es otra que no se puede desvincular.

    Y qué duda cabe, porque no tiene sentido dar acceso a estudiantes desfavorecidos a instituciones o programas de baja calidad. Es por eso que fue nefasta la idea de “primero cantidad y después calidad” que se aplicó con el propósito (loable pero de resultado inefectivo e injusto) de aumentar la cobertura en educación superior.

    Por otro lado, el concepto mismo de calidad en educación superior ha sido despojado de su contenido al ser utilizado con excesiva liviandad para justificar situaciones que ya son insostenibles.

    Cuando hablamos de calidad de una universidad, el elemento fundamental es la simultaneidad de sus tres funciones primordiales relacionadas con el conocimiento: generarlo (investigación y creación), transmitirlo (docencia) y que sea pertinente (vinculación con el medio). Estas tres funciones deben hacerse coordinada y articuladamente y sólo así podemos hablar de una universidad que aspira a tener alta calidad. La pretensión que puedan existir universidades dedicadas exclusivamente a la docencia es un acomodo forzado a una práctica de abaratamiento de costos que no contribuye a superar la crisis de la educación superior chilena.

    La crisis que enfrentamos es de financiamiento y es también de calidad, es de acceso y es de segregación. Es una crisis de pérdida de confianza de la sociedad con su sistema educativo.

    La Universidad de Aysén avanza con este concepto de calidad: la docencia se vincula a la investigación y debe ser pertinente.

    La próxima semana tendremos sesiones de trabajo intenso para consolidar la reflexión, iniciada hace un tiempo con los diálogos sociales y con la Comisión Regional, que nos conduzca a definir las carreras que iremos impartiendo en los próximos tres años, organizadas según el modelo educativo flexible que ya hemos diseñado. Y no solo eso. También esa reflexión irá de la mano con las líneas de investigación que la región requiere.

    Nos preparamos para abordar los problemas de medio ambiente, el apoyo al PER Turismo, la cultura local y el patrimonio regional, las investigaciones relacionadas con las áreas productivas, los brotes de marea roja, el cultivo, la pesca y su recuperación, la salud de la población y su envejecimiento, las características sociales y educativas de una región extrema y con aislamiento, etc.

    Pertinencia regional nos obliga a definir nuestras carreras de esta forma, relacionadas a la investigación básica y a la investigación aplicada, con proyección internacional pero también nacional y, más importante aún, con impacto local inmediato.

    Publicidad