MEO usó jet de lujo brasileño durante su campaña

0
809

El domingo 21 de julio de 2013, el entonces candidato presidencial del PRO Marco Enriquez Ominami y su brazo derecho, el periodista Cristián Warner, formaron parte de la tripulación del jet Cessna 525, matrícula PR-TAP, aeronave que viajaba rumbo a Brasil.

Junto a ellos, se encontraban dos de los máximos ejecutivos de la empresa constructora brasileña OAS, actualmente investigada por los hechos de corrupción que involucran al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Se trataba de Augusto César Ferreira e Uzeda, director internacional de OAS; su esposa, Sabrina Adami Faria, y el director de Operaciones para el Cono Sur de OAS, Augusto César de Souza Fonseca, acompañado de su hija Silvia.
Todos ellos habían venido a Chile por el fin de semana, a esquiar en las Termas de Chillán, según consigna La Tercera.

Tal como informa el matutino, los pasajeros de este tipo de jet tienen la solvencia suficiente para pagar los cerca de tres mil dólares por hora de vuelo. Eso, sin contar los viáticos de la tripulación, tasas de aeropuerto y parqueo, entre otros costos adicionales.

¿Por qué Ferreira viajó junto a MEO a Brasil? De acuedo al reportaje, “ambos se habían conocido en Chile un par de años antes y se habían reunido varias veces. Como muchos otros representantes de las grandes empresas constructoras brasileñas, Ferreira e Uzeda miraban con recelo la forma en que los gobiernos de la Concertación habían abierto las puertas a las compañías españolas en detrimento del capital brasileño y veían con cierta expectativa lo que podía ocurrir en Chile con el surgimiento de nuevos liderazgos”.

Asimismo, menciona que “el presidente de OAS, Aldemário José Pinhero fue detenido en diciembre del año pasado en Brasil por el caso Lava Jato”.

Es decir: la práctica de los empresarios brasileños de financiar actividades políticas, al parecer, era habitual.

Luego que MEO llegó a Brasil, se tomó las fotografías para la campaña presidencial con los fotógrafos y equipos de trabajo de la agencia del publicista y experto electoral Duda Mendonça, quien antes había trabajado en 2002 en la exitosa campaña presidencial de Lula.

Fue el presidente del PT, Rui Falcao, quien le recomendó el nombre de Mendonça.

Una vez terminada la sesión fotográfica en Sao Paulo, Enríquez-Ominami y Cristián Warner regresaron a Chile, usando el mismo jet. Aeronave que se quedó durante casi cuatro meses a total disponibilidad del candidato presidencial del PRO.

En ese período, MEO realizó tres giras nacionales. Durante ese tiempo se registraron varios vuelos del jet matrícula PR-TAP a Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, Concepción, Valdivia, Temuco y Puerto Montt.

“Como adherente de la campaña de Marco, viajé algunas veces en un jet privado que, como fue público en esa fecha, se utilizó para la grabación de la franja electoral televisiva. De hecho, ese avión aparece en la franja de Marco de ese año”, dijo a La Tercera el periodista Axel Pickett, quien trabajó como asesor en la campaña de MEO.
Gastos no rendidos

El aporte habría constituido una infracción a la ley electoral, que prohíbe expresamente las donaciones de personas naturales o jurídicas extranjeras a campañas políticas chilenas, sin embargo estaría prescrito.

En la declaración presentada por el administrador electoral de la campaña de ME-O, el contador Carlos Muñoz Valle, fijó los gastos incurridos en $745.260.088.

De esta cifra, sólo cinco facturas -por un monto total de $6.010.965- fueron justificadas bajo el ítem de “gastos de desplazamientos”. Sólo aparecen dos facturas por arriendo de vehículos para el uso de transporte de personas durante la campaña, las que suman $739.500.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí