Derecha a Bachelet: “No llore tanto y dígale a su hijo que devuelva el dinero” pero guardan silencio por los $730 millones vinculados a Longueira

0
857

Como todos los lunes, la oposición se reúne con algún fin. La cita de este lunes fue para proteger a Longueira, a la UDI y atacar a la Presidenta Bachelet por el caso Caval.
En esta lógica la vocera de turno del Chile Vamos, Alejandra Bravo (PRI) se refirió al caso Caval y a la reacción de la jefa de Estado el viernes pasado.

Bravo, con sarcasmo dijo: “Presidenta, no llore tanto y dígale a su hijo que devuelva el dinero. lo concreto sería que el hijo de Bachelet devuelva los dineros que ganó no producto de su trabajo”, y exigió “acciones concretas” como la salida del administrador de La Moneda, Cristián Riquelme, vinculado al caso.

“Le pedimos que haga uso de sus facultades y saque de La Moneda al señor Cristián Riquelme, se lo están pidiendo de todos los sectores (…) ella tiene que hacerlo, porque de lo contrario sus lágrimas que hicieron que todo este país se conmoviera, van a ser solo lágrimas de cocodrilo, no es verdad, las cosas se demuestran con hechos concretos”, espetó la dirigenta del pequeño partido opositor.

A la hora de referirse a la situación de Pablo Longueira de la UDI, la vocera de la derecha cambió el tono y evitando criticar cómo la UDI se ha convertido en el partido que más financiamiento irregular ha recibido se limitó a decir que es una operación de La Moneda para enfrentar el caso Caval y “atacar a Pablo Longueira” y dijo lamentar el desprestigio de la actividad política.

Apoyo a Longueira
En tanto, la relación Longueira –Royalty-Contesse-SQM, es vista más bien casi como un “acto heroico” por parte de sus correligionarios: “Valoro el planteamiento profundo de Longueira (…) el sentido del Parlamento, en cuanto a que parlamentar es ser capaz de escuchar, de compartir y aprender; es algo que no se puede perder”, dijo el senador gremialista Juan Antonio Coloma.

En tanto para la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, “Esto era una práctica relativamente usual; que se intercambiaran opiniones entre las partes involucradas. No era una práctica ni siquiera mal vista. Todo lo que tiene que ver con el financiamiento irregular de las campañas, efectivamente tiene que ser investigado, pero a mí me encantaría que fuera investigada con la misma acuciosidad en las dos partes”.

Lo curioso es que nadie de la oposición se toma un segundo para preguntarse cómo es posible que el ex senador, logró de SQM nada más y nada menos que $730 millones a través de 62 facturas, 24 proveedores. Sólo el columnista de El Mercurio, Carlos Peña, en su carta publicada hoy deja establecida una razón por lo que SQM apoyaba a los políticos: influencia y control.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí